Cuestionarios

Experiencias de la Vía Podiense

Selecciona un cuestionario

Puedes elegir entre cinco cuestionarios diferentes.

Vía de la PlataExperiencias (134 entradas)Localidades (320 entradas)
Vía PodienseExperiencias (25 entradas)Localidades (80 entradas)
Godesalco.comValoración (413 entradas)

Rellena el cuestionario

Si ya has recorrido la Vía Podiense y quieres resumir tus impresiones de la ruta, puedes hacerlo a través del siguiente cuestionario.

Procura contar todo lo que pueda ser de utilidad para los futuros peregrinos y ten en cuenta que puedes aportar tu información de dos formas distintas: contestando algunas de las cuatro preguntas que se presentan, o escribiendo libremente sobre lo que quieras: utiliza el botón de más abajo para alternar entre ambas posibilidades.

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios. Gracias por tu participación.

Respuestas publicadas

En estos momentos hay veinticinco comentarios de peregrinos que han recorrido la Vía Podiense.

25Mònica16 septiembre 2015

Mònica, de Barcelona, recorrió la Vía Podiense a pie del 29 de agosto al 8 de septiembre entre Le Puy-en-Velay y Figeac. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el cuidado paisaje de los campos y de los pueblos, el ambiente del camino. Pocos peregrinos pero agradables. Tuve ocasión de visitar la capilla de la Madeleine, cerca de Monistrol d'Allier, que sólo abre el dia de la onomástica. Muchas fuentes y lavabos públicos. Variedad de alojamientos. Me pareció interesante poder alojarme en casas particulares de vecinos que acogen a peregrinos. Se trata principalmente de gente que también ha hecho el camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "cargar con la mochila, la falta de tiendas/bares donde reponer fuerzas. Horario restringido del comercio". De este Camino piensa que es "duro por el desnivel en las primeras etapas, que coinciden con las de adaptación al camino. También hay tramos con poca sombra donde se sufre los dias soleados de finales de agosto. Recuerdo especialmente dura la segunda etapa por el tramo de bajada desde St Privat d'Allier hasta Monistrol d'Allier y el interminable camino bajo el sol hasta Saugues. A pesar de eso, el camino podiense es muy agradable, bien señalizado y muy recomendable". Por último, aconseja lo siguiente: "cerca de Prayssac hay un señor que prepara 'potajes' para los peregrinos a pie del camino. Es Lou Camin de Miejorn, una delicia de lugar. La Hospitalite de St Jacques de Estaing publica lista interesante de alojamientos más económicos o que sólo piden donativo, desde Le Puy a Rocamadour. Paso enlace: Liste+hébergements+économiques.pdf".

24José-Carlos Anta25 enero 2014

José-Carlos Anta, de Collado-Villalba (Madrid), recorrió la Vía Podiense en bicicleta en septiembre de 2013 entre Le-Puy-en-Velay y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "es muy rural y no pasa por casi ninguna gran ciudad. Los bosques atravesados, la región del Aubrac y sobre todo los caminos de robledales por la región del Quercy. La basura en el camino es prácticamente inexistente comparada con algunos tramos en España. Dormir en la Abadía de de Saint Foy de Conques después de un día de lluvia, frío y viento fue una de las experiencias más puras de mi vida, rematada por el canto entre todos a la hora de la cena y posteriormente en el interior de la abadía (me puso los pelos de punta y sentí la enorme fortuna de vivir esa experiencia en primera persona). El trato de los hospitaleros y de los franceses en general. No paraban de elogiarme cuando les decía que iba solo por el trazado oficial y haciendo una media de 80 km al día. El encanto natural, el 'mimo' con el que tratan los franceses a su tierra cultivando en cada región lo más apropiado y los pequeños pueblos anclados en el tiempo al margen del frenético ritmo de la vida moderna me causó sensación y me llegó al alma. Me llamó muchísimo la atención la gran cantidad de gente mayor (de 60 años en adelante) que hace el Camino soportando la dureza del mismo, muchos en solitario. El respeto con el que comparten el camino con el ciclista y los gestos de ánimo y admiración hacia mí (tampoco estaba haciendo algo épico...). El ambiente de camaradería en las gites, su limpieza y confort, sensiblemente mejor que en España, eso sí se paga más (de media unos 30 € por la media pensión, pero creo que bien justificados). La calidad y cantidad de las cenas, con queso incluido antes del postre, un manjar para mí". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "quizás fue la 'necesidad' de reservar el alojamiento con antelación, condicionando el desarrollo de cada etapa. Es cierto que me podía haber arriesgado a ir a la aventura, pero en ciertos pueblos me encontré que la gite estaba llena y que yo tenía plaza gracias a haberla reservado con antelación. Si sois un poco aventureros no hace falta que reservéis plaza con antelación, sobre todo si vais fuera de temporada: la bici te da más autonomía. El hecho de ir solo prevaleció y preferí reservar, pero si repito el camino (cosa muy probable para saborearlo con más tranquilidad) iré a la aventura, porque a mi juicio el alojamiento no debería condicionar el final de cada etapa". Respecto del trazado del Camino nos explica que "me resultaron muy duros algunos tramos entre Le Puy y pasado Conques, pues obligaban a echar pie a tierra por lo empinado del trazado, unido a las piedras y el barro. En algunos momentos lo pasé ciertamente mal, aunque en seco seguro que no es para tanto. Pillé mal tiempo en esas etapas y añadió dureza al camino. No se os ocurra ir por el camino marcado tras cruzar el Pont Valentré de Cahors. Es un tramo peligroso si se va con una bici cargada, creía que me iba para abajo... y me agotó físicamente. Buscad la alternativa por carretera hasta el siguiente pueblo. Hay que estar muy en forma: es un camino a mi juicio mucho más duro que el Francés. Continuos rompepiernas que al final de la jornada se pagan como no estés preparado. La peor sensación del Camino fue sin embargo la llegada a Saint-Jean-Pied-de-Port. La alegría de llegar desde Le Puy en solitario se me desvaneció de golpe al sentir la masificación y explotación comercial que hace este pueblo del Camino. Pero es lógico, se juntan muchos peregrinos aquí. Dormí fatal en un albergue viejo y destartalado (L'etoile du Chemin). Para rematar, la jornada siguiente con la subida al Collado Lepoeder es la más dura de todas las que he hecho en mis caminos: subir el Cebreiro es una 'tachuela' comparada con este collado... tremendo. Pero la bajada a Roncesvalles compensa el enorme esfuerzo". Por último, aconseja lo siguiente: "disfrutadlo en calma. Tomaros vuestro tiempo y sentid la Francia profunda y rural en vuestras carnes. Parad en medio de un bosque o campo labrado y apreciad ese olor a pura naturaleza y a tierra fértil: es gratis e ilimitada. Apreciad el sabor de sus productos: el vino, queso, pan y pastelería son placeres al alcance de cualquiera. Entablad conversación con los franceses, nos tienen más aprecio del que creemos y agradecen mucho que intentes hablar su idioma. Más que 'chovinismo' a mi juicio lo que tienen es un enorme orgullo y respeto hacia su país y a su patrimonio cultural, histórico y natural, y eso se nota mucho. Si en España hiciéramos por cuidar y respetar lo nuestro igual que hacen ellos, quizá nos fuera de otra manera. Tuve la suerte de no tener ninguna avería, ni siquiera un pinchazo, y tengo que decir que no ví ninguna tienda de bicis por el camino, si exceptuamos las ciudades. Me pareció ver una en Aire sur L'Adour. Si tenéis ocasión, dormid en la Gite 'La Chapelle des Ursullines', en esta última localidad. Gerard y Sophie os acogerán como a uno de la familia. Han recuperado una antigua capilla caída en el abandono y la han convertido en gite. Dormiréis en un ambiente monacal dentro de la capilla y saborearéis una riquísima y abundante cena. Mi felicitación desde aquí a ellos dos. ¡¡Y no lo dudéis: os animo a hacerlo!!".

23Patxi8 octubre 2013

Patxi, de Navarra, recorrió la Vía Podiense a pie en dos ocasiones (2000 y 2002) entre Le Puy en Velay y Finisterre. Y nos cuenta lo siguiente:
"Por lo que sé las cosas han cambiado bastante desde que fui. En la primera ocasión, en el 2000, nunca tuve problemas para alojarme. Fui acogido como peregrino la mayor parte de los días. Dos años más tarde el número tanto de peregrinos como de randonneurs había aumentado considerablemente y todo el mundo iba reservando. Fue más difícil alojarse pues muchos albergues estaban reservados en ocasiones desde hacía meses. Experiencias de fuerte espiritualidad y de peregrinación genuina. Las personas con las que caminé peregrinaban por motivos espirituales o directamente religiosos; me chocó mucho la vivencia religiosa de los peregrinos en la Francia descreída. Junto a los peregrinos había muchos caminantes tanto en el propio camino como en paralelos o en distintos sentidos pues en Francia hay gran cultura de senderismo. Me llamó profundamente la atención el respeto con el que fui tratado en mi condición de peregrino. En varias ocasiones algunas personas me mostraron asombro al no entender que siendo español hubiera decidido peregrinar desde Francia y no directamente desde mi casa. En la segunda ocasión me desvié a Rocamadour, lugar que me impactó mucho. Aunque en este desvío la infraestructura era escasa y fui el único peregrino a pie, considero que vale mucho la pena. La zona más bella que recorrí es el tramo entre le Puy y Conques. Hay lugares de acogida cristiana de alto nivel y, como en todas partes, también hay personas que han decidido vivir de la oportunidad que tanto peregrinos como randonneurs ofrecen."

22Juan Pedro12 diciembre 2010

Juan Pedro, de Barcelona, recorrió la Vía Podiense en bicicleta en mayo de 2010 entre Le Puy-en-Velay y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los pequeños pueblos medievales, tan limpios, tan bien conservados. El fantástico contraste de los paisajes del páramo del Macizo Central con los valles fluviales, la campiña francesa y los campos próximos a los Pirineos. La ascensión desde SJPdP". De las dificultades piensa que "hasta la dureza extrema del clima no hizo sino amenizar la ruta". De este Camino piensa que "el paisaje, nunca monótono, y la sucesión de pequeñas poblaciones, todas encantadoras, hizo muy agradable la ruta. Merece la pena volver más despacio para saborear cada rincón". Por último, aconseja lo siguiente: "si podéis, arrancad la ruta desde Le Puy: precioso. No dejéis de deteneros en Conques, desviaos por la variante para visitar Sant-Cirq-Lapopie y ascended desde Sant-Jean-Pied-de-Port por la "route Napoleon" hasta Roncesvalles".

21Jaime Figueras Riba15 julio 2010

Jaime Figueras Riba, de Barcelona, recorrió la Vía Podiense a pie en mayo de 2008 y en mayo de 2010 entre Le Puy en Velay y Roncesvalles. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el tramo de Le Puy a Conques, Rocamadour, Moissac, ciertos albergues, los puertos de Cize". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la gran nevada entre St. Privat d'Allier y St. Alban. Peor, pero muy divertido por lo anormal en Mayo de 2010". De este Camino piensa que es "siempre agradable. En los casi 7000 km que llevo caminados hacia Santiago nunca tuve ningún momento verdaderamente malo ni inconveniente no superado". Por último, aconseja lo siguiente: "disponer de las topoguides correspondientes y de la guía de albergues y alimentación Miam Miam Dodo. Escoger bien los albergues: hay algunos extraordinarios actualmente y con gran Espíritu del Camino".

20Eloisa11 junio 2010

Eloisa, de Asturias, recorrió Vía Podiense a pie en junio de 2008 entre Le Puy y Figeac. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la belleza de sus pueblos, paisajes y sus gentes, a pesar de no saber frances; y el no estar masificado, como pasa en el Camino Francés". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el viaje de ida, demasido lejos desde Asturias. Y no tener guias en español". De este Camino piensa que es "muy agradable: el dia 17 empiezo de nuevo. De Figeac a Montreal-du-Gers. Ya tengo la mochila preparada". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar poco peso y una guía".

19Juan Pedro5 junio 2010

Juan Pedro, de Madrid, recorrió la Vía Podiense a pie en mayo de 2010 entre Navarrenx y Roncesvalles. Y nos cuenta lo siguiente:
"He hecho este tramo del Camino con mi mujer y mi cuñada, nuestra experiencia ha sido maravillosa, los paisajes y pueblecitos son muy bonitos, y el trato con los encargados de los albergues y con los demas peregrinos ha sido muy enriquecedor. Conocimos e intimamos durante estos dias con varios grupos de franceses y su trato fue especial para con nosotros, nos hicieron sentir como en nuestra propia casa. Ojalá vieran esta página y pudieramos contactar con ellos (somos los tres españoles). Un abrazo muy grande y un saludo a todos los que hagáis esta ruta, que aconsejamos fervientemente."

18Jurema8 noviembre 2009

Jurema, de São Paulo- Brasil, recorrió la Vía Podiense a pé en maio / junho entre Le Puy-en-Velay y Zubiri - (Caminho Frances). Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "gostei do todo o caminho, mas o que mais me encantou foi a paz e a tranquilidade de caminhar pelos bosques e florestas. É um caminho inóspito, selvagem e solitário, o que te leva a uma reflexão mais intensa. Os primeiros dias são os mais duros, mas também os mais lindos, e os lugares de Sauvage, Aumont Aubrac, são lugares cheios de mistérios e magia. Conques, Saint Chèly Aubrac, St.Come d'Olt, Estaing, Espalion, Vaylats, são lugares especialicimos, e pernoitar nas casas de familias cristãs, e sentar à mesa e jantar com a familia, é maravilhoso. Uma experiência inexplicável". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "não gostei dos muitos turistas fazendo outras rotas, que utilizam os albergues de peregrinos. É preciso fazer reservas nos albergues mas nem sempre conseguimos caminhar todo o trecho onde devemos pernoitar. O peregrino não tem a preferência. Esta é de quem faz a reserva". De este Camino piensa que es "um caminho muito dificil nos primeiros 12 a 15 dias, com muitas subidas com grau de dificuldade intenso, porém um caminho muito lindo, com muita floresta todos os dias. Os albergues são pequenos porém muito limpos e confortáveis, e oferecem uma farta alimentação muito bem feita". Por último, aconseja lo siguiente: "levem um guia, pois eu não tinha um, e me perdi várias vezes. É necessário se abastecer de água e alimentação, porque há trechos onde não tem como comprar provisões".

17Pepe Arlote26 agosto 2009

Pepe Arlote, de Castro Urdiales, recorrió la Vía Podiense a pie en agosto de 2008 y 2009 entre Le Puy en Velay y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue que "muchos de los pueblos por donde se pasa son preciosos. La primera parte la hicimos en agosto de 2008 hasta Condom, cruzando por lugares de un estilo medieval increíble, a pesar de los turistas que te podías encontrar. Villas medievales como Conques, Estaing, Aubrac, Saint Côme d'Olt, Figeac, Cahors o Moissac son de una belleza y fotogenia impresionante. La segunda parte la hemos hecho en agosto 2009 desde Condom hasta Pamplona y también ha resultado muy agradable por los paisajes y la naturaleza que hemos visto. Este agosto de 2009 hemos encontrado más peregrinos que el año anterior porque muchos franceses hacen el Camino por tramos, pensando en volver el próximo año 2010 y llegar a Santiago". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "los gastos son altos. Hay que ir a albergues o gites generalmente privadas y, normalmente, vienen a costar entre 25 y 30 euros por persona, a veces con cena y desayuno incluidos. También hay gites municipales, que solo por dormir cobran unos 12/15 euros. Hay de todo, según el plan que lleves, pero en general resulta caro y en algunos lugares se aprovechan un poco de los peregrinos. Pero esto ya lo sabíamos". De este Camino piensa que es "es un camino para vivirlo día a día, sin ponerse metas de llegar hasta el final. Hay que divertirse en cada etapa, sin correr, viendo cada rincón, disfrutando de la compañía de los peregrinos franceses, que cuando hablas con ellos resultan muy agradables. Si tuviéramos que resumir el trazado, un 60% es camino, camino y el restante 40% es carretera o asfalto, aunque en este caso siempre por carreteras sin apenas circulación. En general es un camino muy natural. Hasta Figeac resulta un poco duro por la montaña que es necesario pasar, pero de una gran belleza y muy rural. Luego, la segunda parte es más llevadera, aunque hay etapas realmente rompepiernas. Al final, el Bearn, según te vas acercando al Pirineo, es precioso. Lo que nos ha parecido muy bien ha sido que casi todas las iglesias estaban abiertas y se podían visitar". Por último, aconseja lo siguiente: "la señalización es buena y no tiene pérdida. El GR-65 se encuentra bien marcado y no te puedes despistar. Llevar una guía con los lugares por donde es necesario pasar puede resultar imprescindible aunque en internet existe información suficiente. Si alguien quiere información más concreta, que me escriba. Hemos colocado fotos en Panoramio y Picasa, que se pueden ver haciendo una búsqueda por Vía Podense". Nota del webmaster: he puesto un enlace a la galería de Picasa más abajo (sección "Enlaces"). La de Panoramio no soy capaz de encontrarla, pero quizás sean las mismas fotos.

16Jordi, Núria y Mireia27 junio 2009

Jordi, Núria y Mireia, de Andorra, recorrieron la Vía Podiense en bici del 16 al 26 de mayo de 2009 entre Le Puy en Velay y Roncesvalles. Y nos cuentan lo siguiente:
"Mi mujer iba con alforjas y yo arrastrando un remolque para bebés con nuestra hija Mireia de 9 meses dentro y un monton de equipaje (el 70% de la niña)... Lo recorrimos todo por carreteras lo mas fiel posible al trazado, ¡no podíamos meter a la niña en caminos! Pedaleamos entre 5 y 7 horas diarias con una media de 75 km por dia, suficiente para la peque y mis piernas (bici + remolque + niña + equipaje = ¡50kg!). El paisaje es muy bonito y variado con constantes subidas y bajadas y en 776 km solo 20 km seguidos de llano absoluto. La gente muy simpática, ya que casi siempre dormimos en chambres d'hôtes y el hecho de ir con la peque impresionaba a todo el mundo. Hizo muy buen tiempo durante 10 días y el ultimo llovió toda la subida hasta llegar a Roncesvalles. Temperaturas de 4º o 5º por la mañana en las montañas de las primeras etapas y de 30º o 35º al mediodia de la mayoria de las etapas. Hablamos frances perfectamente y nos adaptamos muy bien al horario de Francia. En resumen, todo fue muy bien, la niña se portó de maravilla porque dormía bastante, jugaba y miraba el paisaje alucinada. ¡El año que viene haremos otra ruta seguro!"

15Fernando Huguet17 mayo 2009

Fernando Huguet, de Sabadell, recorrió la Vía Podiense en bicicleta del 6 al 16 de julio de 2008 entre Le Puy y Saint-Jean Pied de Port. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la cena compartida en Moissac. Un alemán, dos suizos, una francesa, la hospitalera holandesa y nosotros, dos españoles. Le pusimos nombre al grupo: 'La Torre de Babel'". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la lluvia durante cinco días y algunos tramos imposibles para la bicicleta". De este Camino piensa lo siguiente: "he hecho el Camino Francés, el del Norte, La Vía de la Plata y la Via Podiensis. Si tuviera que ordenarlas me resultaría difícil. Cada una tiene su encanto paisajístico y vivencial. Si hago un conjunto de todo pondría, con dudas, este camino en primer lugar. Duro para la bicicleta la primera parte, pero muy agradable por la tranquilidad y el paisaje". Por último, aconseja lo siguiente: "os vais a encontrar aquí con un Camino de Santiago más auténtico que el Francés. Cuando conoces a personas que vienen de Alemania, Austria, Suiza... con idea de llegar a Santiago, te das cuenta de que no se trata de una guerra por llegar primero al albergue. Hay que conocer el Camino Francés por España para entender de lo que estoy hablando".

14José González11 septiembre 2008

José González, de León, recorrió la Vía Podiense a pie en agosto 2008 entre Le Puy-en Velay y Figeac. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes, muy bonitos y muchos pueblos de postal. No encontré mucha aglomeración. El ambiente en los alberges, agradable". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "cuando el camino coincide con la carretera. Encontrar agua en algunas etapas. Algunos lugares muy turísticos". De este Camino piensa que es "en general muy agradable. Por el paisaje, el ambiente, la poca aglomeración. Hay partes del camino en que se hace muy duro, pero en general, va descendiendo". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar siempre suficiente cantidad de agua. Hay costumbre de hacer reserva de plaza; aunque yo no tuve problemas sin hacerla. Llevar una guia del camino".

13Inma y Mar18 agosto 2008

Inma y Mar, de Barcelona, recorrieron la Vía Podiense a pie en agosto de 2008 entre Le Puy-en-Velay y Aumont-Aubrac. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje del camino, que es espectacular. Caminamos en las montañas suaves de Francia y entre pueblos llenos de encanto. Muy, muy recomendable". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "que se tiene que reservar en todas las gites d'etape (que se llenan rápido ya que los franceses están habituados a reservar). Otro punto que me disgustó es el poco ambiente de peregrinación, ya que hay muchos grupos que funcionan como randonneurs y no como peregrinos". De este Camino piensan que "está muy bien indicado y nos fue muy útil el planificador de esta web". Por último, aconsejan lo siguiente: "tres consejos básicos: (1) Para volver a Le Puy, donde dejamos el coche en un parking (1 semana = 17 €), fue muy complicado, pero existe una empresa de transporte de personas y equipajes (Transbagages) que os puede transportar desde cualquier punto del camino a otro o al origen (a vosotros y a vuestras mochilas). El precio aproximado era 25 € de Aumont-Aubrac a Le Puy. El transporte de las mochilas entre etapas es de 8 €. (2) Reservar lugar para dormir, aunque esto rompa un poco la magia del camino. (3) Disfrutad de cada paso. Ultreia".

12Hono13 mayo 2008

Hono, de Vigo, recorrió la Vía Podense a pie desde el 3 de abril de 2008 entre Le Puy y Roncesvalles. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue que "es un camino que aun se mantiene un poco virgen de las masas de gente y por lo tanto auténtico. La gente de los pueblos aún no está quemada de los peregrinos, como ya ocurre en España. Me gustó dormir 2 dias en casas de familias cristianas y siempre que pude en monasterios o albergues religiosos, le da un toque diferente al Camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la llegada a Saint-Jean-Pied-de-Port y Roncesvalles, que estaba tremendamente masificada, parecia "Disneylandia", decían algunos peregrinos". De este Camino piensa que "si se hace todo por camino, la zona de Le Puy a Conques tiene muchas subidas y bajadas empinadas y llenas de barro. En Aubrac encontre nieve por la rodilla y estaba nevando, por un momento temi perderme si empeoraba un poco la situación". Por último, aconseja lo siguiente: "si se hace el camino en Abril o antes estar pendientes de si hay nieve o no en Aubrac y Roncesvalles para evitar sustos y situaciones desagradables".

11Xalba13 diciembre 2007

Xalba, de Euskal Herria, recorrió la Vía Podense a pie, con mis queridas botas peregrinas, entre mediados de abril y finales de mayo, desde Le Puy en Velay a Burgos. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisaje naturales, sobre todo en las cercanías de Aubrac, y los paisajes no tan naturales creados por las manos del hombre; ¿cómo poder olvidar Conques, Figeac, Cahors, la estela de Gibraltar? También el ambiente natural entre los peregrinos, las acogidas en las distintas comunidades, religiosas o no, y las vivencias dentro de cada una de ellas". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la gastroenteritis que me pillé en Burgos, obligándome a retornar a casa sin poder llegar a Santiago, lo cual no me decepcionó porque todo lo demás fue impresionante". De este Camino piensa que "tuvo un poco de todo en cuanto a la climatología, haciendo que a veces resultase duro (subiendo desde Donibane-Garazi a Roncesvalles con niebla, lluvia, granizo e incluso nieve). Como he dicho duro, pero a su vez gratificante y reconfortante". Por último, aconseja lo siguiente: "que se olviden de llegar hasta cierto punto y que disfruten de la magia de este magnífico Camino, ya que ofrece de todo a quien sepa buscar, encontrar y esperar, porque todos nos merecemos encontrar lo mejor del Camino, dejando a un lado 'la explotación' a la que a veces se somete al peregrino en el tradicional Camino Francés".

10Montse24 noviembre 2007

Montse, de Barcelona, recorrió la Vía Podense a pie del 13 al 20 de octubre de 2007 entre Le Puy en Velay y Saint Come d'Olt. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje del Aubrac y las gîtes municipales". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "en temporada baja no hay minibús ni transporte público para regresar al punto de inicio". De este Camino dice que "me resultó muy agradable; a principios de octubre no hace calor, no hay aglomeraciones de peregrinos, no hay problemas de alojamiento". Por último, aconseja lo siguiente: "que se animen a descubrir la Vía Podense y sobre todo que eviten los meses de verano. El Aubrac es un altiplano espectacular pero con pocas sombras. Recomiendo dormir en las gîtes municipales; en general limpias, acogedoras, con cocina y económicas".

9Antonio Campos Gimenez8 marzo 2007

Antonio Campos Gimenez, de Santa Susanna (Costa del Maresme) Barcelona, recorrió la Vía Podense en bicicleta del 4 al 10 agosto de 2002 entre Carcassonne y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las carreteras con poco tránsito (creo que en la primera semana de agosto todo el mundo estaba de vacaciones) y los alojamientos bien preparados (Moissac, Nogaro, Saint Palais)". De este Camino dice que es "muy agradable, aunque hicimos las etapas un poco largas, de entre 100 y 165 km". Por último, aconseja lo siguiente: "según la época hay que reservar el alojamiento antes de emprender el viaje".

8Constantino Ares Durruti22 septiembre 2006

Constantino Ares Durruti, de Lugo y residente en Suiza desde hace 35 años, recorrió la Vía Podense en bici del 22-7-06 al 12-8-06 entre Walenstadt (Suiza) y Finisterre. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo lo que te rodea: la naturaleza, los pueblos de Francia con sus iglesias y muchas casas de piedra como las abadias, en España cambia totalmente todo, como en Suiza". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor y en Francia la falta de alberges y poco indicado. Ellos se basan en el GR 65, pero es una ruta de senderismo. El libro que compré, 'Outdoor. Frankreich: Jakobsweg GR 65. Via Gebennensis - Via Podiensis' es mas para hacerlo andando, pero con buena voluntad puedes seguir la misma ruta pero carreteras comarcales; falta de agua: no he visto casi fuentes y bastate caro para dormir, entre 30-50 € con media pension. En España es todo mucho mas fácil". De este Camino piensa que "En Suiza es muy bonito y es bastante caro, pero en 4-5 días la atraviesas, pero es terreno duro, sobre todo la parte alemana, está muy bien para las bicis y el camino se busca bien. Francia es terreno bastante duro sobre todo hasa Le Puy, después mejora, pero los ultimos 300 km son muy rompepiernas y cansa bastante, agradable la gente: me ayudaron bastate sin tener ni idea de frances cuando me perdía". Por último, aconseja lo siguiente: "el menor peso posible, por el camino puedes comprar algo si lo necesitas, agua de reserva 0,5 l, pan, frutos secos; Julio y Agosto no lo hace mucha gente, si duermes en pensiones hotel te pudes dejar el saco en casa, o uno ligerito para los alberges en España; mapas de Suiza, de Francia necesitas Michelin regional (523 rhone-alpes, 522 auvergne-limousin, 525 midi-pyrenees, 524 aquitaine) estos son los usados, son casi unos 1000 km + Suiza unos 380 km. En España no te pierdes, está como una autopista, indicadores por todos los sitios. Mi viaje fueron 2496 km con unos 28.890 m de desnivel. Si no tienes buen entrenamiento anímate lo mismo, tardarás unos dias más pero esto no es una carrera, disfruta, te aseguro que no olvidarás nunca, es precioso aparte de cultural y si quieres espiritual. Animo".

7Ana Rosa y Juan Fernando27 mayo 2006

Ana Rosa y Juan Fernando, de Madrid, recorrieron la Vía Podense en mayo de 2006 desde Le-Puy-en-Velay en bicicleta. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "todo: naturaleza, paisaje, trato con paisanos y paregrinos, monumentos, historia, la zona medieval de casi todas las ciudades, catedrales, abadias e iglesias; fue magnífico cruzar el puente de Valentré como peregrinos". Lo que menos les agradó, en cambio, fueron "los precios elevados, las comidas demasiado elaboradas con mantequilla y queso, la necesidad de comprar agua por falta de fuentes, el horario comercial... pero todo facil de subsanar con un poco de previsión". De este Camino piensan que es "muy agradable, las dos primeras etapas son duras, con fuertes pendientes; en las restantes se rueda muy fácil, se avanza rápido y te permite pararte en todos los lugares de interés, lo recorrimos con facilidad". Por último, aconsejan lo siguiente: "no tener prisa, hay lugares de ensueño; si dudas en un cruce paras, y esperas a que venga un coche, si no sabes francés, lleva escritas frases hechas, papel y lápiz, te dibujarán un plano; de verdad, no es difícil".

6Naia4 mayo 2006

Naia, de Bizkaia, recorrió la Vía Podense a pie en abril 2006 entre Le Puy en Velay y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "Los paisajes increibles. Los pueblos, las casas. La gente acogedora de los pueblos. El Aubrac nevado. Las colinas femeninas del Gers. El Pais Vasco Frances". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "lo extremadamente caro que es todo". De este Camino piensa que es "Precioso. Supongo que debió de ser duro a menudo, por la cantidad de gente que se ha ido retirando con problemas". Por último, aconseja lo siguiente: "afila la visa, deja los prejuicios fuera de la mochila y empieza ya".

5Luis Cabeza y Mercedes Coladas10 noviembre 2005

Luis Cabeza y Mercedes Coladas, de Toronto, Ontario, Canadá, recorrieron la Vía Podense andando entre el 24 de septiembre y el 9 de octubre de 2005 entre Le Puy-en-Velay y Moissac. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue que "el paisaje entre Le Puy y Moissac es muy pintoresco, y abundan las aldeas con antiguas casas de labranza de piedra, incluso en el tejado. Los franceses en general muy amables (pero hablamos su idioma más o menos). En este trayecto la mayoría de los caminantes eran franceses, seguidos de canadienses, suizos y alemanes, asi como de otros países europeos. No encontramos ningún español (ni tampoco en el trayecto Ginebra - Le Puy que habíamos hecho inmediatamente antes). Tampoco encontramos ciclistas, ni en el camino ni donde pasamos las noches. El tiempo fue excepcionalmente bueno, con solamente alguna llovizna ligera, un par de días con niebla, y poco calor que nos sirvió para transportar menos agua. En este trayecto dormimos en albergues municipales, alberques privados, chambres d'hote y hoteles de diversas categorías. Todos los alojamientos fueron aceptables en relación a sus precios". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "tal vez por la dificultad del camino (ver más abajo) o por la duración de algunas etapas (más de 30 km), uno de nosotros sufrió varias ampollas, a pesar de que llevábamos el mismo calzado y calcetines y tomábamos las mismas precauciones antes de empezar a caminar. La señalización entre Le Puy y Moissac es relativamente escasa y, a veces, confusa, pero estábamos mal acostumbrados porque habíamos hecho antes la ruta de Ginebra (Suiza) a Le Puy donde la señalización es excelente". De este Camino piensan que "desde Le Puy hasta Moissac tiene algunos tramos muy duros, algunos por las largas cuestas (arriba y abajo), otros por la calzada pedregosa, y a veces por ambas cosas. Excepto en los pueblos más importantes, no es fácil encontrar agua potable, ni cafés, restaurantes, o tiendas". Por último, aconsejan lo siguiente: "la oferta de camas fue adecuada para la época 'baja', pero probablemente no lo sea tanto en meses más populares. Es conveniente, aunque no absolutamente necesario, llevar un teléfono móvil y reservar plazas por la mañana o el día anterior (ojo, en algunos alberques los encargados solo hablan francés). Las topoguías GR65 son muy útiles para hacer el camino, pero para encontrar alojamiento es mejor la miam-miam-dodo. En cuanto a las comidas, teniendo en cuenta los precios, pensamos que se come mejor en España (o en el Canadá...)".

4Angel Morán16 junio 2005

Angel Morán, de Cigales (Valladolid), recorrió la Vía Podense andando en el verano de 2003 entre Aire-sur-l'Adour y Pamplona. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la gente sin duda alguna. En los pueblos te acogían como uno de los suyos, te daban comida si lo necesitabas y eran muy amables. La gente que encontré por el camino fue encantadora conmigo. La comida está muy bien. El paisaje, sobre todo cuando entras en el pais vasco francés, es precioso". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las carreteras, los campos de maiz y el calor: una combinación de lo más desagradable". De este Camino piensa que es "durillo, porque no tenías posibilidad de acortar o alargar las etapas. Tienes que ceñirte a terminar en pueblos grandes porque los otros no tenían tiendas o bares donde comer". Por último, aconseja lo siguiente: "Intenta hablar en francés aunque tengas poca idea. Los franceses adoran a los extranjeros que hablan su idioma".

3Alberto Cruzado Dueñas20 noviembre 2004

Alberto Cruzado Dueñas, de España, recorrió la Vía Podense en bicicleta del 17-05-04 al 10-06-04 entre Le Puy-en-Velay y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los albergues de Conques y de Moissac, la amabilidad de los franceses en general, el paisaje de Aubrac, el clima que se vive en Le Puy y, lo que más, los peregrinos que hacen el camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el horario de los franceses, a las 9 de la noche, no hay nadie en la calle ni nada abierto". De este Camino piensa que es "muy agradable y muy duro, por los caminos muchas veces veces nos teníamos que bajar de la bici, por escalones, barro, sendas que se pierden...". Por último, aconseja lo siguiente: "reservar en los albergues y gîtes con antelación, sobre todo los fines de semana. Los menús son excelentes, la garbure de Navarrenx, excepcional".

2Joan Rossinyol29 junio 2004

Joan Rossinyol, de Terrassa, recorrió la Vía Podense a pie en junio de 2004 entre Le Puy y Roncesvalles. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los magníficos paisajes y la riquísima cultura. El pueblo de Conques y su abadía de Sainte-Foy, la catedral de Cahors, el puente Valentré y el claustro de la abadía de Saint-Pierre de Moissac son los elementos más significativos en el aspecto cultural, amplio y numeroso. De los paisajes destaco la región del Aubrac, de sorprendente belleza. También me ha gustado que sea un camino vivo, con buen ambiente y para nada solitario, con numerosos peregrinos y senderistas de todo el mundo, aunque de españoles no encontré ninguno. La señalización es impecable y los caminos muy agradables de andar, pues casi nunca va por carreteras con tráfico, aunque si hay bastantes pistas asfaltadas. Aunque no sea mi caso, el aspecto gastronómico también es valorado por muchos caminantes, pues a veces ofrecen los platos típicos de cada región. Las Gites son limpias y bien acondicionadas, hay muchas y también muchas 'chambres d'hotes' y pequeños hoteles (bastante caros). El precio de las Gites oscila entre los 7-12 euros por dormir y los 22-28 si incluye cena y desayuno (en algunas dan opción a ello)". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "lo caro que resulta andar por Francia, mucho más que aquí. Y también la falta de fuentes con agua potable, algo que me sorprendió". De este Camino piensa que es "agradable por la excelente señalización, los caminos bonitos de andar y las pocas zonas urbanizadas que atraviesa. No es un camino duro, aunque hasta Conques hay bastantes desniveles y en algunas etapas hay que cargar con agua y comida por falta de pueblos con servicios". Por último, aconseja lo siguiente: "que es conveniente saber o bien francés o bien inglés. Con uno de las dos es suficiente. De hecho no sé francés (aprendí algunas frases hechas que me fueron muy útiles), y no tuve demasiados problemas. Ahora bien, sin saber ni inglés ni francés las dificultades sí serán graves, sobre todo a nivel de comunicación con los otros caminantes. También aconsejo que se adapten al sistema de reservas en las Gites, y que usen las guías de la FFRP: son 3 que cubren todo el recorrido, tienen mapas topográficos y sin ninguna duda son las mejores; muy fáciles de conseguir en Francia (no hay que cargar con las 3). Explican muy bien las variantes, y son fáciles de usar aunque estén en francés".

1Rafael4 noviembre 2003

Rafael nos cuenta que "después de haber hecho el Camino Francés, y el Camino Auténtico desde casa (Madrid), incluyendo la extensión a Fisterra y Muxía, siguiendo los consejos de varios peregrinos franceses, me animé a hacer el camino desde Le Puy. No sé hablar francés, y en inglés me entiendo aceptablemente (dependiendo del interlocutor), y a pesar de que muy pocos franceses saben otro idioma, no tuve grandes problemas de comunicación, al menos me resultó mucho mas fácil que mi anterior peregrinación al Fujiyama en Japón.
No está tan masificado. En septiembre-octubre la media de peregrinos por día era 3 - 15. La mayoría son franceses, alemanes, suizos, que hacen el camino completo hasta Santiago, muchos saliendo desde su casa. Hay muy pocos españoles. Aproximadamente 2 al mes (curiosamente durante varias etapas esos 2 coincidimos, y además éramos tocayos).
En Conques me alojé en la abadía (recomendado), y me dieron una hoja informativa con horario y programa de actividades en la catedral, en francés, inglés y alemán.
- Por qué no lo ponen en español? - pregunto.
- Porque casi no pasan españoles por aquí.
- Pues si añaden la versíon española, en próximas ediciones me comprometo a que pasen más.
Y les traduje dicho programa, aprovechando una línea en blanco que había en cada párrafo. Por ello, os animo a hacer Le Chemin de Saint Jacques depuis Le Puy. Está en juego mi compromiso."