Cuestionarios

Experiencias de la Vía de la Plata

Selecciona un cuestionario

Puedes elegir entre cinco cuestionarios diferentes.

Vía de la PlataExperiencias (134 entradas)Localidades (320 entradas)
Vía PodienseExperiencias (25 entradas)Localidades (80 entradas)
Godesalco.comValoración (415 entradas)

Rellena el cuestionario

Si ya has recorrido la Vía de la Plata y quieres resumir tus impresiones de la ruta, puedes hacerlo a través del siguiente cuestionario.

Procura contar todo lo que pueda ser de utilidad para los futuros peregrinos y ten en cuenta que puedes aportar tu información de dos formas distintas: contestando algunas de las cuatro preguntas que se presentan, o escribiendo libremente sobre lo que quieras: utiliza el botón de más abajo para alternar entre ambas posibilidades.

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios. Gracias por tu participación.

Respuestas publicadas

En estos momentos hay ciento treinta y cuatro comentarios de peregrinos que han recorrido la Vía de la Plata.

134Albert Zamora Rovira16 mayo 2015

Albert Zamora Rovira, de Navàs, Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie en septiembre de 2010 entre Saint-Jean y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "reencontrarme con sensaciones olvidadas, con momentos de silencio y reflexión intensos. Con las personas anónimas que encuentras durante dias y que finalmente vas incorporando en tu vida. Los paisajes, la arquitectura... Hay tanto". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la masificación y muchas veces el espiritu competitivo, la prisa, la tecnologia, el afán de negocio de muchos". De este Camino piensa que es "muy agradable, duro al principio pero después el cuerpo se va acostumbrado a ' su trabajo'. Hacia el final me volvi a sentir cansado, pero un buen peregrino me dijo que la hinchazón de mis piernas era por falta de hidratación, y walaaaa!!! Era verdad. Se debe beber cada poco tiempo aunque no tengamos sensación de sed: las articulaciones lo agradecen". Por último, aconseja lo siguiente: "que no se passen con el peso, que en el Camino hay de todo y no hace falta llevar la casa a cuestas. Y buen camino. Yo quiero ahora hacer el de Le Puy".

133Cayetano Martínez14 mayo 2015

Cayetano Martínez, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie en mayo de 2015 entre Cáparra (Oliva de Plasencia) y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "los parajes naturales, su tranquilidad, las buenas gentes del Camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "las malas comunicaciones e infraestructuras hosteleras tanto para llegar y alojarse lo más cercano a Cáparra como para continuar a Calzada de Valdunciel y luego regresar a mi casa". De este Camino piensa que es "agradable por el buen ambiente y de una dureza asumida y prevista". Por último, aconseja lo siguiente: "hay que formarse más en lo que es el mundo jacobeo. No se puede salir al camino como el que va a una ruta de senderismo, o nos perderemos muchas cosas".

132Cayetano Martínez Rodríguez17 noviembre 2013

Cayetano Martínez Rodríguez, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata andando del 5 al 11 de noviembre entre Alcuescar y Cáparra. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo...sus paisajes, sus gentes, su dureza y pureza jacobea". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que cuando aun muchas instancias y ciudadanos extremeños no se han enterado de la riqueza que tienen al contar con este Camino, ya los hay que pretenden aprovecharse de ello a su antojo". De este Camino piensa que es "como digo, ha sido duro por la soledad (iban peregrinos delante y detras, pero no coincidí con ellos), pero siempre es una experiencia enriquecedora, y el hacerlo en este tiempo le da un plus de intimismo que te llena el alma". Por último, aconseja lo siguiente: "el Camino hay que disfrutarlo no solo recorrerlo: hacer etapas de mas de 30km sólo por presumir no tiene sentido, en cualquier rincon nos sorprende la historia, la hospitalidad, o una experiencia inolvidable".

131Elma de Jong3 julio 2013

Elma de Jong, de Olvera (Cádiz), recorrió la Vía de la Plata andando en 2013 entre 25 de abril y 1 de mayo. Y nos cuenta lo siguiente:
"He tomado mi tiempo para andar y sentirme a gusto, disfrutando de todo lo bonito que se me ofrecía alrededor, empezando en Cáceres y acabando en Aldea del Camino. La Vía de la Plata me ha encantado, y ahora quiero dejar algunos cosas por escrito.
La temporada para andar ha sido perfecta, con temperaturas moderadas, algunas veces haciendo más calor, otras veces más frío. Así que hacía falta tanto crema solar y un sombrero que un buen abrigo, y hasta que algo para protegerme a mí y a mi mochila de la lluvia. Pero el paísaje ha sido de lo más precioso: las cigüeñas anidando en las iglesias o sobrevolando la dehesa con sus encinas y todo todavía tan verde, flores, retama, lavanda etc. por todas partes, los pueblos pequeños con sus encantadores habitantes, las iglesias y ermitas antiguas, los arroyos abundantes, los ríos, los puentes y demás cosas romanas, bueno, me faltan palabras para describirlo todo.
El ganado se suele encontrar al otro lado de la verja, pero no siempre. Hay que intentar a mantener su distancia y no molestar a los animales. El único susto que me he llevado ha sido un toro de unos 2 o 3 años que quería jugar conmigo, y pegando saltos se acercaba. Lo que llevaba a su rebaño de vacas a correr hacia donde me encontraba. Como no me gustaba demasiado ese tipo de juego, llegué a cruzar todo el barro y una cancela muy rápida y de todavía no sé qué manera.
Las obras para el AVE, justamente antes de llegar al Embalse de Alcántara y durante un buen trecho desde el Embalse a Cañaveral, han estropeado mucho del encanto. Encima han dado orígen a un montón de desvíos, que por suerte han indicado muy bien para que los peregrinos no se pierdan. Y espero que, una vez que hayan acabado las obras, la naturaleza se recupere pronto.
Como me gusta demasiado mi privacidad, he dormido en hostales, salvo en el Embalse de Alcántara donde no había otra cosa que el albergue. Estaba bien, se encuentra en un lugar precioso, y Andrés es una persona muy amable y siempre dispuesto a ayudar en lo que sea, pero sigue siendo que prefiero los hostales. Aparte de tener que renunciar a mi privacidad encontré a 'peregrinos' que más parecían 'deportistas', solo pensando en hacer el camino lo más rápido posible, intentando a destacar estableciendo algún que otro record. No me imagino que se ve mucho de esa manera, ni que haya oportunidad para disfrutar de lo que se encuentre en el camino. Pero bueno, a todo el mundo lo suyo. También he encontrado a muchas personas muy interesantes con quienes me ha gustado mucho hablar e intercambiar ideas.
Todos los hostales, básicos pero limpios y hospitalarios, han sido muy bien. Con que una habitación individual sale a más o menos 25 euros por noche no está nada mal.
Hay que puntualizar que Hostal Las Encinas en Casar de Cáceres se encuentra a más o menos 2 kilómetros fuera del pueblo de Casar de Cáceres y nada cerca del camino: llegando al pueblo hay que andar 2 kilómetros antes de llegar al hostal y la mañana después hay que deshacer esos 2 kilómetros para retomar el camino en la salida del pueblo, al otro lado de la Ermita de Santiago.
El alojamiento a destacar, y que sin duda recomiendo a todo el mundo: Abuela Maxi en Ríolobos. Es una casa preciosa donde se siente como en su propia casa, confortable, bonita, una decoración preciosa y, muy importante, unos dueños (Caridad y Lorenzo) muy amables y hospitalarios, dispuestos a ayudar en lo que haga falta. Y no hay que olvidar su tortilla de bienvenida, acompañada de una ensalada, todo preparado con cariño con los productos de su propio campo. Hay precios especiales para los peregrinos. Es muy fácil llegar a Ríolobos, ya que (lo que antes ha sido un punto negro antes de llegar a la Finca Larios) ahora está indicado claramente.
Y, para acabar, quiero añadir que una mujer andando sola no tiene porqué preocuparse. Bueno, así al menos ha sido para mi. Repito que los toros son lo que me ha preocupado más que nada."

130Mikel Azkorra Larrondo15 octubre 2012

Mikel Azkorra Larrondo, de Getxo - Bizkaia, recorrió la Vía de la Plata bicicleta en julio de 2.010 entre Salamanca y Sevilla. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la zona del norte de Cáceres". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "como iba en sentido contrario al normal, me perdí demasiadas veces, pero espero que el próximo verano no me pase". De este Camino piensa que es "como la ruta que hice fue desde Getxo (Bizkaia) a Rota (Cádiz), para cuando comencé a pedalear por la Ruta de la Plata, ya estaba bastante en forma, pero sin duda el tramo más duro fue la subida al alto de Béjar, pero como no había prisa lo hice en tres tramos.
También fue duro el calor que pasé algunos días al mediodía y la falta de fuentes públicas". Por último, aconseja lo siguiente: "no tener prisa y disfrutar pedaleando".

129J. Alberto Quintana13 abril 2012

J.Alberto Quintana, de San Sebastián, recorrió la Vía de la Plata andando del 31 de marzo al 6 de abril entre Zamora y Rionegro del Puente. Y nos quiere advertir de algunas de las dificultades que aparecen en el Camino:
- Al salir de Zamora por la carretera de la Hiniesta y pasar de la cruz del rey Don Sancho y la estela de los 377 km a Santiago, tras un kilómetro hay que desviarse a la derecha por una pista. Hay peregrinos que se quejan de la mala señalización, pero hay unas flechas amarillas pintadas sobre fondo azul que se ven perfectamente. Hay que ir dormido para no verlas.
- Tras Roales del Pan vienen unos 10 km de camino recto entre campos planos, sin sombra alguna ni piedras donde sentarse hasta llegar a un cruce unos 2 km antes de Montamarta, donde hay un arbolito a cuya sombra un vecino ha hecho un banco con unos ladrillos y una traviesa de madera. Parada casi obligatoria, como en un oasis del desierto.
- Tras Montamarta, el recorrido por el embalse de Ricobayo no lo hagáis por el fondo seco. Tras unos chalés, el mojón sigue el camino que baja a la orilla del embalse, pero unas flechas muy visibles indican torcer a la derecha tras el último chalé y llevan a la carretera, que se sigue durante unos 350 m antes de describir un bucle a su derecha y volver a ella. Aquí es donde las señales son pésimas: mandan cruzar la carretera (bien) y allí una señal nos envía (mal) a la izquierda carretera abajo unos 100 m hacia un camino que sale a la derecha. Pero al llegar a él, las señales indican regresar carretera arriba hacia el lugar del que venimos. Por tanto, al cruzar la carretera no hagáis caso de las señales: seguid a la derecha, carretera arriba unos 150 m, hasta un camino que sale a la izquierda, muy bien señalizado.
- Al salir de Granja de Moreruela a kilómetro y medio hay un monolito que indica coger en el cruce el camino de la derecha, pero no hay que seguirla. Hacer caso al mojón que hay en el cruce y que indica seguir de frente (Nota del webmaster: yo seguí de frente, y es lo recomendable si quieres acercarte al Monasterio de Moreruela, pero juraría que no hay problema en tomar la alternativa de la derecha: es la que se usaba hasta hace poco, algo más corta y más ondulada).
- Al llegar a Tábara, a unos 30 m de la iglesia, justo antes de llegar a la carretera, hay un mojón cuya flecha marca la dirección contraria al pueblo. No está mal puesta: es la dirección para salir de Tábara cuando nos vayamos.
- Llegando a Calzadilla de Tera, tras pasar la fuente de 'La Ribera' se llega al canal. OJO. El mojón y una flecha en el puente indican cruzar el canal, que es lo que hay que hacer para llegar a Calzadilla. Pero han borrado la flecha del mojón con pintura gris y hay dos flechas en el puente que indican no cruzar y seguir hacia la derecha junto al canal. ¿A donde llevan? No lo sé. Tal vez rodean Calzadilla para no entrar en el pueblo, pero no lo sé.
- Si se entra en Calzadilla, tras pasar la iglesia se cruza el canal y allí las flechas indican seguir junto al canal, pero el mojón nos manda por un camino que avanza por el campo. Ambas opciones se unen de nuevo en el canal, a la entrada de Olleros de Tera. Nosotros seguimos el mojón. ¿Es más corto o mejor camino que seguir el canal? No lo sé.
- Saliendo de Olleros de Tera, si se va por el Santuario del Agavanzal, se sigue desde el Santuario por una pista muy ancha y bien señalizada. Se llega a un punto en el que las flechas indican seguir de frente por un camino estrecho entre jaras y bosque, y un cartel donde la flecha dice 'Bicis', invitando a seguir por la pista que traemos. Como habíamos leido de más de un peregrino que se había perdido por el bosque, nosotros seguimos por la pista, como las bicis. No sé si es algo más largo, pero no tiene pérdida y está bien señalizado, acabando en la presa del embalse, que hay que atravesar.

128Maria Virtudes30 julio 2011

Maria Virtudes, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata a pie en 2004 entre Alcuéscar y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el compañerismo y buen ambiente. Yo tuve de compi a un zamorano/salmantino que me acompaño hasta Zamora. Es por él por quien escribo, por si lee esta página, ya que en el albergue de Alcuéscar, una noche de brujas en que contábamos historias como las caras de Bélmez, dijo algo sobre esa cruz del mundo de la que habla el catalán Roz. La verdad es que la buscamos y no la encontramos. Pero ahora creo que tengo una pista, pues leo que cerca de Salamanca hay unas tierras que se llaman así en el pueblo de Mozodiel del Camino - ojo con lo de camino pues no está en este camino. Yo voy a ir estas vacaciones a Salamanca y lo buscaré para enviaros una foto. Además pienso dormir junto a ella para salir de dudas ja, ja... Yo no creo en brujas aunque mentas haberles hailas. Por lo demás el Camino fue una experiencia estupenda que recomiendo a los que estén en paro, tengan soledad o estrés. Seguro que se curan. Falso lo de que se hace ejercicio y se adelgaza, yo pillé 3 kilotes. Verdadero lo de que se aprende más que en una clase de Historia. Sobresaliente a la mayoría de los albergues, sobre todo al de Alcuéscar y al de Salamanca". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la dureza de las etapas extremeñas con calor y muy largas". De este Camino piensa que es "agradabe, ameno e interesante por todo lo que aprendí, pues hasta los idiomas se mejoran". Por último, aconseja lo siguiente: "cargar la mochila con lo menos posible".

127Roc17 julio 2011

Roc, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie en marzo de 2009 entre Sevilla y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el buen ambiente en los albergues, sobre todo en Salamanca". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la dureza de algunas etapas, quizá demasiado largas para el ritmo de mis pies y el peso de mi mochila". De este Camino piensa que es "muy agradable aunque duro". Por último, aconseja lo siguiente: "hubo un tema que me entretuvo un día en Calzada de Valdunciel y fue por una leyenda sobre una cruz de pizarra que había en Mozodiel (Castellanos de Villiquera). La llamaban la 'Cruz del Mundo' y se decía que quien dormía una siesta a su vera podía ver en sueños a sus seres queridos ya fallecidos. La busqué porque me confirmaron su existencia, pero no pude verla".

126José-Antonio Domínguez24 junio 2011

José-Antonio Domínguez, de Estepona (Málaga), recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 22 de mayo al 2 de junio entre Cáceres y Santiago de Compostela. En el lado positivo nos dice que "hoy, que hace 20 dias que lo termine, descansado y recuperado despues de 716 kms, destaco la experiencia. Aunque terminé un poco mosqueado y cabreado, volveria a repetirlo mañana mismo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor de Extremadura, las pocas fuentes, la señalización muy confusa tambien de Extremadura, nos perdimos varias veces jugandonos el físico ya que tuvimos que cruzar manadas de toros y vacas (después nos han dicho que no hacen nada... pero imponen). Este camino es ideal para ir a pie, imposible para bicicletas, por lo que tuvimos que hacer la mayor parte por carretera, no nos fiábamos. Estuvimos en cuatro albergues: hostal Malaga en Cañaveral, albergue de Valverde de Valdelacasa (horrible), Mombuey (insuficiente para 11 camas, una cueva), Oseira (en el fin del mundo). En general los albergues dejan mucho que desear". De este Camino piensa que tiene "calor al principio, muchas cuestas (Extremadura, el Padornelo, la Canda, la salida de Laza, la salida de Allariz... el culete se resiente)". Por último, aconseja lo siguiente: "incluyan Allariz en su camino. Desde Lalin, directos a Allariz y de alli a Orense. Por algo le dieron el premio al pueblo mas bonito de Galicia hace años".

125Cayetano Martínez13 mayo 2011

Cayetano Martínez, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie del 4 al 10 de mayo de 2011 entre Fuente de Cantos y Alcuescar. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "que poco a poco va cogiendo un 'sabor jacobeo' que nada tiene que envidiar a otros". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que algunos caminantes tienen una actitud más de senderista que de peregrino y pretenden aplicar dinámicas que traen del Camino Francés, como el andar de noche para coger sitio en el albergue, o algunos que, como afortunadamente no hay un albergue cada 5 km, se ve que les viene grande y, con tal de llegar a Santiago, se saltan etapas que hacen en algún vehículo a motor". También piensa que "el Camino está impresionante de bonito, gracias a las lluvias tan constantes y tardías. Hasta los páramos más desarbolados están repletos de flores; inolvidables los campos de cereal repletos de amapolas. El Camino es duro por las distancias y el calor de esta tierra, pero en ello reside gran parte de su encanto: que siempre siga así". Por último, aconseja lo siguiente: "sopesar bien las fuerzas y, si no se puede hacer completo de una sóla vez por causas ajenas a la voluntad del peregrino, hacer lo que se pueda, pero no perderse ninguna etapa, pues todas tienen su encanto".

124Sergi6 enero 2011

Sergi, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie en junio-julio de 2010 entre Sevilla y Fisterra. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue que "es CAMINO en mayúsculas... todo, absolutamente todo!!! No sé, lo escribo al recordar y me emociono... Despues de hacer el Camino Francés 3 veces hace 10 años, la Vía ha sido un regalo. Hay tramos donde durante horas hay tal ausencia de impacto humano (visual y acústico) que sientes que estas solo en el mundo... impagable. Jornadas en absoluta soledad, sólo los ciclistas; las grandes distancias, la dureza, la ausencia de servicios en muchos pueblos y el volumen bajo de peregrinos (y ausencia de turigrinos) hace que no se pueda masificar... ¡perfecto! Los peregrinos que hay son la mayoria repetidores del Camino Francés. Coincidí con 3 alemanes y dos suecos a partir de Salamanca: Friends for Life :-)". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "no sé, lo que para algunos es lo peor (sólo en dos puntos donde dormí es albergue con hospitaleros propiamente dicho: convento de Alcuéscar y Fuenterroble de Salvatierra con el padre Blas... no os lo perdáis) a mí no me desagradó, es una forma de hacer tu propio camino. Vas de extremo a extremo: duermes en albergues de la Alba Plata, que parecen Paradores Nacionales (Fuente de Cantos, Zafra y Torremejía) a dormir en casas desballestadas (Cañaveral, Aldeanueva del Camino) pero todo es Camino, así que mucho que agradecer y nada que exigir. La señalizacion en Extremadura confunde ¡tantos pilones de granito! A veces coincide con el camino nuestro y a veces no (la salida de Fuente de Cantos...). En Andalucía, Castilla y Galicia, sin problemas". De este Camino piensa que "es bastante duro, no solamente por la variabilidad del tiempo, con oscilaciones térmicas importantes (pasé de los 45ºC de Guillena a los 13ºC de Zafra), sino por las grandes distancias, etapas en autosuficiencia de agua y comida, porque no hay nada, ni una fuente. También con mucha soledad (anduve solo hasta Mérida) y eso es más duro para unos que para otros, ¡pero he disfrutado cada paso! ¡Mañana mismo empezaría a andar de nuevo!". Por último, aconseja lo siguiente: "Varía mucho en funcion de la época del año. Si se hace en junio, ademas de la cantimplora o recipiente de rigor, llevar un camelback o similar; si no se utiliza, se puede doblar y no pesa. Hubo dias que salí con 4 litros de agua a la espalda porque en 30 km nada de nada. No lo dudéis: como he dicho, haced coincidir las etapas para dormir en Alcuéscar y Fuenterroble de Salvatierra: hospitalidad, cariño, Camino. Ves la obra social que hacen, ademas de que hay hospitaleros-peregrinos, que les miras a los ojos y sabes que te entienden, que saben que a veces no sabemos por qué seguimos andando, pero ahi estamos. No sé que deciros... ¡simplemente hacedlo! Es muy duro pero vale la pena, vaya que si vale la pena". Y finalmente: "Arturo, ya te lo puse en un mail pero... ¡Felicidades por la web! El Planificador es perfecto, ademas evitas tener que llevar las pesadas guias. ¡Eres un crack! Sólo un tema más, la variante en las etapas Galisteo-Carcaboso-Aldeanueva del Camino. Para mi gusto están demasiado descompensadas y no entiendo como en algunas guias aún plantan Cáparra como final de etapa... ¡allí no se puede dormir! Yo hice Galisteo-Oliva de Plasencia (FR) y de allí a Aldeanueva. El albergue de Oliva está muy bien (Alba-Plata), pagas 15 euros por dormir más desayuno. La unica pega que tiene es que el pueblo no tiene nada y el amo del bar es, digámoslo finamente, anti-forasteros (lease peregrinos) pero el albergue te da de cenar por 8 euros, incluyendo pescado en el menú. Esta alternativa es la que plantea la guía alemana (menuda pasada comparada con la de El País-Aguilar...). Compensas mejor las etapas. Os lo recomiendo.".

123José Antonio Ortega24 noviembre 2010

José Antonio Ortega, de Granada, recorrió la Vía de la Plata caminando entre el 12 abril y el 4 de mayo de 2010 entre Córdoba y Santiago de Compostela. Y nos cuenta lo siguiente:
"Este año Jacobeo, como los dos anteriores, he emprendido el Camino de Santiago desde mi casa en Córdoba hasta la catedral de Santiago de Compostela, pero he modificado el itinerario y no he seguido el camino señalizado por la Guía del Camino Mozárabe desde Magacela a Aldeanueva del Camino. Así, si trazamos una recta imaginaria desde Santiago de Compostela a Córdoba, comprobaremos que la misma pasa por Trujillo, que se sitúa en dirección Noroeste. La ciudad de Mérida está en la dirección Oeste. El Camino desde las provincias andaluzas de Córdoba, Granada, Málaga y Jaén es demasiado largo y por este nuevo itinerario la distancia se reduce en 85 kilómetros (o 3 días menos) comparado con el que pasa por la ciudad emeritense. Por supuesto que hay que respetar al peregrino que por motivación o consejo emprenda el camino por donde crea oportuno, pero considero que es necesario informar de este itinerario, que para mí ha resultado ser más cómodo, enriquecedor y por supuesto más corto que los dos anteriores. Este camino confluye desde la provincia de Córdoba hasta la localidad de Rena con el Camino de Nuestra Señora de Guadalupe, por lo que se constituye en punto de encuentro entre dos peregrinaciones. A continuación detallo los trazados de este itinerario empleado.
1.- Seguir el Camino Mozárabe indicado en la Guía hasta la localidad de Magacela.
2.- Desde Magacela continuar por el camino que nos dirige a Villanueva de la Serena, que se inicia en la zona de La Charca y continua por el cementerio de la localidad hasta Villanueva. Es un camino por donde, en verano, los habitantes de estas localidades suelen realizar una marcha nocturna. La distancia es de 9 kilómetros.
3.- Desde Villanueva de la Serena continuar por la Vía Natural de las Vegas del Guadiana, antigua vía de ferrocarril, habilitada como camino hasta el municipio de Logrosán, a 56 kilómetros. Salir de este camino sobre el kilómetro 8 en la confluencia de la carretera que se dirige a la población de Rena a la izquierda.
4.- En las inmediaciones de Rena seguir por el camino paralelo a la acequia de regadío A-XVII que continua por los municipios de Villar de Rena, Puebla de Alcollarín, Pizarro y Campo Lugar, pueblos de colonización. Son 17 kilómetros de distancia.
5.- Desde Campo Lugar dirigirse por el arcén de la carretera local que va a Abertura con escaso tráfico. Son 7 kilómetros.
6.- En Abertura continuar por la Cañada Leonesa que se dirige hacia Trujillo, muy amplia, con paneles informativos de todo su trazado y en perfecto estado, con fincas de reses bravas y de carne. A mitad del itinerario se encuentra la población de Santa Cruz de la Sierra que puede servirnos para avituallamiento e incluso para descanso. Es el mejor tramo que he realizado hasta Santiago.
7.- Desde Trujillo dirigirse por caminos que parten al Oeste del pueblo (dispongo de planos de los mismos) o bien dirigirse por el buen arcén con escaso tráfico de la carretera local que nos lleva hacia Torrejón el Rubio; el recorrido está cubierto de extensas dehesas. A unos 12 kilómetros nos encontramos con el núcleo de población de Aldea del Obispo y hasta Torrejón el Rubio, que dispone de albergue, hay 37 kilómetros.
8.- Desde Torrejón el Rubio continuar por los caminos señalizados del Parque Nacional de Monfragüe -que nos permiten contemplar las excelencias de esta privilegiada zona de la Naturaleza-, El puente del Cardenal, Villarreal de San Carlos y El Salto del Gitano, entre otros lugares de interés. Este camino nos lleva hasta el Cámping de Monfragüe, a unos 29 kilómetros. Desde el Cámping hay que continuar por el arcén de carretera hasta la ciudad emblemática de Plasencia.
9.- Desde Plasencia tomar el arcén de la antigüa N-630, exenta de tráfico por la presencia de la Autovía que va hacia Salamanca próxima a ésta. Abundan los lugares de descanso y avituallamiento. A 8 kilómetros de Aldeanueva del Camino nos encontramos con la confluencia de la Vía de la Plata. Hasta Aldeanueva del Camino son 34 kilómetros.
Por las poblaciones y lugares de interés por donde discurre puede constituir una alternativa muy válida para los peregrinos que pretendan conocer estos lugares, aparte de planificar sus etapas con más tiempo.
En cuanto a los lugares de acogida, con establecer contacto con las autoridades locales o parroquiales, se puede dar con algún sitio que estos pueblos ofrecen con generosidad y entusiasmo, como he podido constatar por mi experiencia.
Saludos y Buen Camino."

122Emilio Martínez19 agosto 2010

Emilio Martínez, de Barcarrota (Badajoz), recorrió la Vía de la Plata a pie del 4 al 8 de agosto de 2010 entre Zafra y Zamora. Y nos cuenta lo siguiente:
"Mi proyecto inicial era volver a hacer la Vía hasta Santiago, tal como hice el año pasado, aunque por problemas de agenda tuve que empezar en Zafra. Posteriormente, y tras caminar en uno de los peores veranos de los últimos años, tuve que abandonar (o, mejor, hacer un paréntesis hasta el próximo año), en Zamora. Lo que sí que me gustaría es contar la mala experiencia que yo y otros peregrinos tuvimos con un personaje que se hacía pasar por peregrino, un auténtico estafador. Pasó lo siguiente:
En Casar de Cáceres me encontré con un grupo de tres peregrinos, uno de Sevilla, una chica italiana y un peregrino de Badalona. Por la noche estuve cenando con ambos, salvo con la italiana, y el catalán contaba que nada más llegar a Mérida le habían robado la cartera, y que había interpuesto una denuncia, la cual ni siquiera vimos. Sin embargo, y pese a eso, continuó su camino.
Al día siguiente fuimos hasta Carcaboso, y posteriormente hicimos la dura etapa hasta Aldeanueva del Camino (yo solo por un lado, y ellos tres juntos). Hasta ahí todo normal, hasta que al llegar a Aldeanueva me comentan que se habían perdido, haciendo más kms, y el sevillano me dice que tenga cuidado, que el catalán está "tieso", es decir, que no lleva nada, y que hasta ese momento todo se lo había pagado la italiana, pues aquél le prometía día a día que su novia empezaría el camino al día siguiente, y le devolvería lo que le iba dejando... Sin embargo, la novia nunca aparecía...
En esa etapa de Aldeanueva la dejó tirada en Cáparra, para quitársela del medio, a sabiendas de que la italiana lo dejaba en esa etapa, y ya no le tendría que dar el dinero. A partir de ese momento ya me empecé a fijar y, en efecto, contaba historias de todo tipo, dejando de comer incluso -estuvo dos días sin probar bocado-, pues no tenía un duro, diciendo que si comía le sentaba mal por las pastillas que tomaba, y que lo devolvía todo (cuando estaba la italiana, incluso se pedía menús completos, con postre...).
El caso es que estuvo con nosotros hasta Morille, donde dejó de pagar el albergue, contando la misma historia a la hospitalera, la cual se fió de él, al decirle que al día siguiente iría un primo suyo a recogerle. Cuando le pregunté, dijo que iría sobre las 10, y luego, más tarde, que sobre las 4, y que tenía que hacer gestiones con su banco (había tenido Mérida, Cáceres, Salamanca... y nunca había hecho gestiones). En definitiva, mentiras de todo tipo.
Posteriormente, y pese a haberme dicho que había pagado el albergue, me pidió que le dejara 6 €, y que me los devolvería, a lo que contesté que no. Decía que ya se había acabado su camino, que lo dejaba, que estaba roto. La sorpresa nuestra es que continuó, se nos quitó del medio, y posteriormente hizo lo mismo con otros dos peregrinos, los cuales le pagaron todo hasta Zamora (supuestamente su camino era hasta Zamora).
Como dije, tuve que abandonar en Zamora, pero el peregrino sevillano continuó, viendo las huellas de este estafador por delante, por lo que me temo que continuó el camino, y seguiría haciendo lo mismo con otros peregrinos. Mucho ojo con este tipo de personajes que pretenden hacer el Camino a costa de los demás, y que te los encuentras en todos los caminos!"

121Santiago Cebrián1 junio 2010

Santiago Cebrián, de Badalona, recorrió Vía de la Plata a pie del 17 al 31 de mayo de 2010 entre Sevilla y Cáceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la Sierra Norte de Sevilla, las dehesas extremeñas, la basílica visigótica de Alcuéscar". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la incertidumbre de saber si los albergues estaba abiertos o no y el calor". De este Camino piensa que es "agradable". Por último, comenta lo siguiente: "a Dios lo que es de Dios y al César... En Mérida el albergue es espartano, pero suficiente; no hay donde cocinar. Los albergues Alba-Plata son todo un lujo para los peregrinos, !muy bien!".

120Felipe Barberá Cerdá y Ramón Rico Perez29 mayo 2010

Felipe Barberá Cerdá y Ramón Rico Perez, de Novelda y Monóvar (Alicante), recorrieron la Vía de la Plata a pie desde el 15 de abril al 14 de mayo entre Sevilla y Santiago de Compostela. Y nos cuentan lo siguiente:
"- La primera etapa (15-4-2010) fue a Guillena (22,800 km), aqui conocimos a Aik un holandes muy amable y dicharachero y muy buen caminante.Comentar que el albergue (en el polideportivo con 5 literas (10 camas) (muchas gente tuvo que dormir a la interperie) aunque gratuito estaba hecho una pocilga (deberian poner un importe para por lo menos tenerlo limpio).
- La segunda etapa (16-4-2010) fue de Guillena a Castillblanco de los Arroyos (18 km) (casi toda la etapa lloviendo) el camino tiene unos parajes preciosos en esta epoca, el albergue también pero ese día había un problema con el agua y la limpieza, tuvimos que ducharnos casi de noche (5 €).
- La tercera etapa (17-4-2010) fue de Castillblanco de los Arroyos a Almaden de la Plata (30 km), para mi ha sido muy duro sobre todo la subida a la cuesta del calvario y encima lloviendo a mares, en esta etapa conocimos a Mary una señora francesa muy simpatica y a dos ingleses Gregory y Adam dos chicos jovenes muy agradables. El albergue la última casa del pueblo y encima también sin agua (5 €).
- La cuarta etapa (18-4-2010) tenia que haber sido de Almaden de la Plata a Real de la Jara esta etapa fue muy pero que muy dura ya que pareciamos del ejercito de las fuerzas especiales en vez de peregrinos por las barbaridades que tuvimos que hacer para llegar a Real de la Jara) arroyos desbordados, fango hasta las rodillas, personas que se las llevaba la corriente, etc.) encima cuando llegamos a Real de la Jara ya no quedaban camas vacias y decidimos ir a Monesterio (36,200 km) (llegamos a las 19 horas y habiamos salido de Almaden de la Plata a las 7 de la madrugada; 12 horas de camino para 36 km) el arroyo de la vibora también estaba desbordado y otra vez hacer de boina verde, en Monesterio no hay albergue y tuvimos que dormir en un hostal nosotros en el Hostal Extremadura 12 €, de maravilla, la primera noche que podias dormir entre sabanas limpias (otra etapa con mucha agua la que habia y la que cayo).
- La quinta etapa (19-4-2010) fue de Monesterio a Calzadilla de los Barros (29,400 km) (menos mal que la etapa ha sido muy llana, y solo hemos tenido que descalzarnos una vez para pasar un arroyo, el albergue se encuentra en un paraje precioso pero muy descuidado y esta a 1,8 km fuera del camino es decir hay que hacer 3,6 km de más (6 €), esta etapa fué la última en la vimos a Mary.
- La sexta etapa (20-4-2010) fue de Calzadilla de los Barros a Los Santos de Maimona (25,400 km) , primero dejamos la llave del albergue en el Ayuntamiento de Calzadilla de los Barros otra etapa dura con mucho barro, agua (de las dos la que habia y la que caia) y carretera, cuando llegamos tuvimos que bajar al pueblo ya que el albergue esta en lo más alto de este a buscar a la policia local para que nos diera la llave (otros tantos km de más) y pagarle el importe (3 €), aqui fue la última vez que vimos a los dos ingleses, comentar que el albergue se encuentra en un sitio privilegiado con una cocina que más de uno quisieras tener en nuestra casa pero sucio, sucio, sucio.
- La septima etapa (21-4-2010) fue de Los Santos de Maimona a Almendralejo (33 km), en esta etapa creia que para mi había terminado el camino (ampollas ensangrentadas, y dolor por todo el cuerpo, aqui me paso una curiosidad o no se como llamarla pero cuando llegamos a Villafranca de los Barros me encontre 5 centimos de euro con la imagen de la catedral de Santiago mirandome y no se si fue eso o mi cabeza la que me dijo que tenia que seguir), tampoco hay albergue fuimos a casa de Rosa Lorido (15 €) aunque con bastantes hormigas en la habitación (al día siguiente tuve que tirar todo el bocadillo porque estaba lleno de estas), aqui empece a visitar los centros de salud para que los sanitarios muy amablemente fueran curandome las heridas).
- La octava etapa (22-4-2010) fue de Almendralejo a Merida (30 km) etapa muy aburrida y encima tuvimos que esperar a que abrieran el albergue a las 16 horas (albergue molino de pancaliente) en un sitio privilegiado situado junto al rio guadiana pero sucio de narices (6 €) aqui conocimos a Jose Antonio.
- La novena etapa (23-4-2010) de Merida a Alcuescar (38 km), hemos pasado por un parque natural y de momento el mejor albergue limpio de narices: Casa de la Misericordia de Esclavos de Maria y los pobres, dirigido por unos sacerdotes que me merecen todo el respeto del mundo, aqui no había importe era donativo y encima con cena (una maravilla, gracias a los sacerdotes y al matrimonio hospitalero que creo recordar eran de Jaca y el era descendiente de Denia (Alicante) de donde somos nosotros), sigo yendo a los centros de salud para curarme las heridas.
- La décima etapa (24-4-2010) de Alcuescar a Valdesalor, cuando llegamos preguntamos en el Club del Jubilado y nos dijeros que la llave la tenia el alcalde fuimos a casa del alcalde y no se encontraba en el pueblo, dejamos una nota en su puerta y nos dirigimos al polideportivo, pero pensamos lo que pensamos y decidimos ir a Caceres (39,8 km) aquí cuando llegamos ya no habian camas en el albergue y fuimos al albergue Las Veletas (17 €) un poco caro pero limpio y encima cerca de la plaza mayor y en dirección a la etapa siguiente (aqui tuve que ir a urgencias para que me curasen los dos pies, me pusieron como dos almohadas en los pies y esto hizo que al día siguiente pudiese seguir el camino.
- La undécima etapa (25-4-2010) Caceres a Cañaveral (45 km) duros de narices y con un sol agobiante menos mal que tenias el embalse de alcantara que embelesa al más pintado, tomamos un refresco en el bar que esta en lo alto y regentado por un ingles alli conocimos a dos de Caceres que era su primer día, el albergue estaba lleno 4 camas, dormimos en el Hostal Malaga (17,50 €), sigo yendo a los centros de salud esto ya tiene muy buena pinta.
- La duodécima etapa (26-4-2010) de Cañaveral a Galisteo (28 km), muchos arboles y agua (vimos dos vacas muertas y muchisimos buitres), el albergue un desastre 10 camas (6 €) había una literia que daba miedo dormir sobre todo debajo porque podía desmontarse en cualquier momento, las otras camas los muelles tocaban el suelo.
- La decimotercera etapa (27-4-2010) de Galisteo a Cáparra pero tuvimos que ir a Oliva de Plasencia (29,5 km), el camino muy bonito ya que vimos ganaderias y unos parajes preciosos e inimaginables, lo peor los últimos 6 km interminables y por carretera), ya que en Cáparra no hay donde dormir, lo hicimos el el albergue Alba plata de Oliva de Plasencia (15 € más 8 € de cena) pero como albergue una preciosidad, el pueblo tiene pocos servicios sobre todo para comer, nosotros tuvimos la suerte de comer en un bar recien abierto donde nos atendieron bien.
- La decimocuarta etapa (28-4-2010) de Oliva de Plasencia a Baños de Montemayor (29 km), (el arco de Cáparra lo vimos amaneciendo es una pasada no te crees lo que estas viendo), los primeros km por parajes preciosos los siguientes hasta el final casi todo por carretera y a veces muy mal señalizado, con calor agobiante, aqui el señor hospitalero ese día no abrio el albergue (por lo que oimos hace lo que le apetece) y tuvimos que ir a dormir a la pensión Diego (13 €), aquí fué la última visita a los centros de salud. Gracias por ser tan competentes.
- La decimoquinta etapa (29-4-2010) de Baños de Montemayor a Fuenterroble de Salvatierra (33 km), no haces más que levantarte de la cama y empiezas a subir el puerto de Bejar, después a bajar cruzar el rio cuerpo de hombre con mucha agua, y sigues subiendo y bajando, ha sido la etapa donde hemos visto más miliarios hasta el momento, el albergue de Fuenterroble de Salvatierra lo lleva el cura Blas es un albergue totalmente distinto a lo que hemos visto hasta ahora es con donativo y nos dieron desayuno a la mañana siguiente.
- La decimosexta etapa (30-4-2010) era de Fuenterroble de Salvatierra a San Pedro de los Rozados, pero cuando llegamos estaba el albergue lleno nos dirigimos a Morille y también esta lleno así que decidimos pegarnos el etapón e ir directamente a Salamanca (52 km) llegamos a las 16 horas y habiamos salido a las 6 de la madrugada, la etapa es interminable hay que subir el pico de la Dueña, y después estás viendo Salamanca durante 3 horas y no llegas nunca y encima cuando llegas te hacen pasar por una infinidad de sitios hasta llegar al albergue (muy limpio) tambien de donativo y en un sitio emblematico enfrente del huerto de Calixto y Melibea.
- La decimoseptima etapa (1-5-2010) de Salamanca a El Cubo de la Tierra del Vino (35 km) una etapa que ha transcurrido casi toda por carretera, si quereis reíros cuando paseis por Calzada de Valdunciel mirad lo que hay escrito en una fuente. El albergue (5 €) lo dirige un empleado del Ayuntamiento llamado Felipe (un trozo de pan y encima sabe tocar la trompeta) el albergue lo tiene como los chorros del oro y por 2,50 € te da un muy buen desayuno y por 2 € te lava toda la ropa y después de 17 días aunque la estes lavando diariamente esta te lo agradece. Aqui conocimos a Jesús.
- La decimooctava etapa (2-5-2010) de El Cubo de la Tierra del Vino a Zamora (31,6 km), la etapa es toda de bajada con mucho viñedos estas viendo Zamora casi toda la etapa pero nunca llegas, el albergue es una pasada esta en el casco antiguo y es de donativo con habitaciones con 4 literas (en este albergue a la mañana siguiente cuando empezabamos a desayunar para acometer la siguiente etapa tres peregrinos se encontraron con una desagradable sorpresa habían entrado por arriba en el albergue y habian quitado dos bicicletas valoradas en 6000 € las dos y una mochila, así que esas tres personas vieron truncado su peregrinaje a Santiago).
- La decimonovena etapa (3/5/2010) de Zamora a Montamarta (18,5 km) etapa aburrida por ser esta muy llana y toda con el mismo paisaje cultivos y más cultivos de colza, el albergue esta bien y limpio (4 €), aqui volvimos a ver a José Antonio que es como el rio guadiana aparece y desaparece.
- La vigésima etapa (4-5-2010) de Montamarta a Tábara (27 km), en esta nos saltamos una etapa la Granja de Moreruela y la hicimos toda por carretera ha sido la peor etapa de todas con un frio terrible, agua y viento, nada que contar, el albergue gratuito y limpio, aqui se despidió Jesús de nosotros ya que tenía que volver urgente a su pueblo en Valladolid.
- La vigesimoprimera etapa (5-5-2010) de Tábara a Mombuey (42 km), casi toda a transcurrido por carretera, con lluvia pero menos fria que la de ayer, el albergue aunque gratuito deberían cobrar para tenerlo limpio, las camas viejas de narices habia una de hospital, aqui ya empezamos el camino hasta Santiago con nuestros amigos Miguel de Tolosa y Jose Carlos de Gran Canaria: a este se le poso un pajaro en el hombro (dos personas muy pero que muy majas) y Joaquin de Teruel pero este es un maquina pone el turbo y no hay quien lo pare.
- La vigesimosegunda etapa (6-5-2010) de Mombuey a Puebla de Sanabria (32 km) ha sido una etapa de constante subida y con mucho frio, cuando llegas a Puebla de Sanabria te quedas asombrado de lo bonita que es y lo limpia que esta con un castillo que tiene unas vistas preciosas, aqui no hay albergue y hemos ido a Casa Luz (10 €) que esta dirigida por Antonio desde aquí un saludo, hemos visto detalles que podrían tener todos los albergues (papel para quitar el sudor a las botas, cepillo para limpiar el barro, lavadora, secadora, manguera para limpiar las bicicletas, taquillas, duchas amplias con departamento para dejar la ropa y que esta no se moje) pequeños detalles que hacen muy grande esta Casa Luz.
- La vigesimotercera etapa (7-5-2010) de Puebla de Sanabria a A Gudiña (52,5 km) aqui dejar por escrito una queja ya que nuestra etapa tenia que terminar en Lubian pero para nuestra sorpresa ya que fuimos los primeros en salir de Puebla de Sanabria cuando llegamos a Lubian ya estaban todas las literas ocupadas y solamente habían 3 mochilas pero ropa habia esparcida por todas las literas, la hospitalera no quiso saber nada (Componentes de la Asociación sino quieren que esto vaya a más tendrán que tomar cartas en el asunto) y nosotros no teniamos ganas de follón y decidimos pegarnos el tute y llegar a las 19 horas a A Gudiña con una lluvia de narices. el albergue no esta mal (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, nos hemos tenido que duchar con agua fria y con un frio de narices. La etapa dura dura subimos el Padornelo y después en la bajada lloviendo con piedras resbaladizas nuestro amigo Miguel tropezo y gracias que es un experto en la montaña supo lo que debía hacer sino hubiese sido muy grave (un abrazo Miguelón).
- La vigesimocuarta etapa (8-5-2010) de A Gudiña a Laza (35,1 km), una etapa de subida con mucha niebla durante casi toda ella (no hemos podido ver el embalse de As Portas) y toda la etapa lloviendo, en Portocamba era fiesta la fiesta de la juventud y hemos tenido que saludar a todo el pueblo ya que estaban en plena procesión, el albergue esta muy bien y limpio (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, allí nos hemos encontrado con José Antonio el cantabro que desde Zamora no lo habiamos vuelto a ver.
- La vigesimoquinta etapa (9-5-2010, mi aniversario de boda) de Laza a Xunqueira de Ambia (33 km), otra etapa con mucha lluvia y de repente te encuentras subiendo el puerto de la Requeixada que parece que no va a terminar nunca duro de narices, al final tenemos la recompensa el Bar que regenta Luis Sandes lleno de vieiras con los nombres de todos los peregrinos que han pasado por él, nosotros también pusimos la nuestra si quereis leerla esta en la parte baja antes de entrar al bar a la derecha, nos tomamos dos generosos cafes con leche cada uno y seguimos el camino, desde aqui a Xunqueira de Ambia es casi todo bajada pero siempre con el acompañamiento de la lluvia. El albergue muy bien cuidado (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, comentar que ha sido el único albergue donde la hospitalera se ha puesto en su sitio, primero marcando las literas con números para ir ocupandolas según llegaban así no estaban solamente ocupadas las camas de abajo, ya que los peregrinos no tienen la culpa de ir a una velocidad y otros a otra y cuando llegan los menos veloces tienen que dormir en las camas de arriba y muchas veces y sobre todo los que hacen el camino de la Vía de la Plata no son muy jovenes y después también parandole los pies a estos señores que no tienen verguenza y llegan con el coche hasta la misma puerta del albergue y encima se creen los reyes del mambo, solamente les dijo primero los que vienen a pie y ustedes no lo han hecho solamente hay que verles el calzado y si sobra alguna cama ustedes las ocuparan sino tendrán que ir a un hostal (Nosotros desde aqui aplaudimos a esta señora y solicitamos a los componentes de la asociación que vayan dando solución a todos estos que desvirtuan el camino (van en el coche 17 km y 3 andando, llegan ocupan las mejores camas, se duchan lavan la ropa y cuando tu llegas el agua esta fria y no puedes ni colgar la ropa para que esta se seque).
- La vigesimosexta etapa (10-5-2010) de Xunqueira de Ambia a Orense (23 km), todos lloviendo encima casi todos por carretera y carretera con mucho trafico, nada más que reseñar el albergue (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, muy grande y espacioso el hospitalero un cachondo de narices (desde aqui un saludo y gracias por indicarnos la tienda de deportes). Jose Carlos el canario y yo nos fuimos a las termas 4,50 € más 0,70 € el trenecito: una pasada desde aqui aconsejo a todos los peregrinos que lo experimenten ya que al día siguiente estas nuevo.
- La vigesimoséptima etapa (11-5-2010) de Orense a Cea (23 km), no haces más que salir de Orense y estas subiendo la Costiña de Canedo que es muy dura, cuando llegas arriba hay una caminata muy bonita con unos lugares preciosos, hasta que llegas a Cea (el pan esta buenisimo, puedes comprar uno ya que no queda mucho para llegar a Santiago y este aguanta pero son 2 Kg más para la mochila, hay una aldea Sartétigos que si señalaran que hay un bar este siempre tendría peregrinos no tienes que desviarte más que 500 metros a la izquierda ya que no hay nada hasta el final de etapa, el albergue también esta muy bien (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, y esta ubicado en un sitio precioso es un pueblo para fotografiar.
- La vigesimooctava etapa (12-5-2010) de Cea a Laxe (38 km), es una etapa rompepiernas muchas subidas y muchas bajadas, con unos paisajes preciosos con bosques llenos de robles y muchos rios, el albergue (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, es una pasada limpio y espacioso aqui hemos vuelto a ver a Joaquin el de Teruel.
- La vigesimonovena etapa (13-5-2010) de Laxe a Outeiro (34 km), los primeros 16 km no hacian más que sacarnos y entrarnos la N525 a partir de Bandeira la etapa ha transcurrido por unas sendas llenas de pinos, eucaliptos, acacias y robles, hemos ido por caminos impracticables, bajando hasta el rio Ulla viendo la impresionante estructura para el Ave que es identica y sigue el mismo diseño que la que hay para el tren, a partir de aqui y hasta el albergue es una constante subida que al final cansa, el albergue esta situado en lo más alto dentro del bosque, es muy bonito (5 €) aqui nos dieron una cubierta para el colchón y otra para el cabezal, el problema es que después de llegar, ducharte, lavar la ropa tienes que bajar 2 km o más para poder comer y luego hay que volver a subirlos.
- La trigésima etapa (14-5-2010) de Outeiro a Santiago de Compostela (17 km) ha sido una etapa casi toda de bajada y con la sensación de que esto se termina, por una parte quieres que así sea ya que han sido 30 días muy duros haciendo una vida totalmente alejada del quehacer diario, con ganas de ver a todos tus familiares estar con ellos, contarles lo vivido y por otra que dejas a unos amigos que durante todo el tiempo que hemos andado con ellos han hecho lo imposible para que todo terminara bien. Por fin llegamos a Santiago, yendo corriendo a por la Compostela, pensabamos que ibamos a estar muchas horas de cola pero no fue así en menos de 15 minutos ya estaba en nuestro poder, posteriormente nos hicimos las fotos de rigor en la Catedral entre risa y lloros de alegria por los más de mil kilometros andados, despedimos a José Carlos que tenia que coger el avión hacia Gran Canaria y nosotros tres nos fuimos a la pensión obradoiro a ducharnos, comer y esperar al día siguiente para que el tren nos llevase junto a los nuestros, Miguel a Tolosa y nosotros a Monóvar y Novelda.
Tengo que dar las gracias sobre todo a mi cuñado Ramón que sin su apoyo no habría terminado el camino, a Aik (Holanda), Mary (Francia), Gregory y Adam (Inglaterra), José Antonio (Santander), Jesús (Valladolid), Joaquín (Teruel), José Carlos (Gran Canaria) y Miguel (Tolosa) por haber sido unos peregrimos excelentes y buenos amigos. Gracias y esperamos veros pronto. Nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo."

119David Blanco13 mayo 2010

David Blanco, de Palencia, recorrió la Vía de la Plata en bici de montaña con alforjas del 21 al 29 de marzo de 2010 entre Sevilla y Astorga. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las abundantes infraestructuras para los peregrinos (estilo Camino Francés) y el maravilloso paisaje primaveral sevillano y extremeño (estilo Camino del Norte)". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la dificultad para secar ropa y calzado los días de lluvia". De este Camino piensa que es "agradable por ser una combinación de lo mejor de los dos caminos que conozco: Francés y del Norte, pero con su propio estilo". Por último, aconseja lo siguiente: "los ciclistas deberían llevar un buena bicicleta de montaña si quieren evitar problemas mecánicos, y también gozar de un buen estado de forma, que el recorrido es exigente".

118J. Alberto Quintana17 abril 2010

J. Alberto Quintana, de San Sebastiän, recorrió la Vía de la Plata andando del 28 marzo al 10 abril de 2010 entre Cáceres y Zamora. Y nos cuenta lo siguiente:
"Antes de comenzar me copié la información que dábais sobre el camino y algunas indicaciones ya no son válidas. Para que los próximos peregrinos se hagan una idea más actualizada, os comento lo siguiente:
- Entre Galisteo y Cáparra, unos 5 km antes de llegar a Venta Quemada, el mojón parece indicar que se cruce una cancela, pero a los lados hay pintadas aspas amarillas (indicando que no hay que cruzar) y las flechas amarillas invitan a seguir junto al muro teniéndolo a nuestra izquierda. No sé si antes se cruzaba la cancela, pero haced caso a las cruces y flechas amarillas.
- Para evitar hacer el largo trayecto entre Carcaboso y Aldeanueva del Camino dábais varias posibilidades. La (d) era que al llegar a Cáparra pedir con un móvil que te vayan a recoger desde el hostal "Asturias" (tel.927.489.057) y que a la mañana siguiente te devuelvan al mismo sitio. Pues ni se os ocurra. Primero, el teléfono ahora es 927.477.057. Pero van a buscar a los peregrinos a las 4 de la tarde y si no estás a esa hora debes buscarte la vida (llamar a un taxi o ir a pie). Y a la mañana siguiente no te devuelven a Cáparra, sino que con flechas azules han marcado un camino que desde el hostal va a enlazar con la vía que siguen las flechas amarillas. Nosotros pedimos a Juanjo, en el Centro de Interpretación, que nos llamara a un taxi (eran las 5 y pico) y él, en lugar de eso, amablemente, llamó al hostal "Asturias" para que nos fueran a recoger. El que nos vino a recoger nos trató de pésimas maneras y poco menos que como idiotas por no tener claro que sólo venían a por los peregrinos a las 4, abroncándonos sin ninguna educación por haber tenido que dejar a su familia para venir a por nosotros. Así que ¡ojo!: ni se os ocurra perturbar su paz llamando alegremente para que os recojan.
- Cerca de San Pedro de Rozados hay una señal que invita a dejar la carretera y seguir por un camino de tierra hasta el pueblo. Pero ya no señala "1 km", sino que ahora indica "2 km", lo cual se aproxima más a los 2,5 km que hay en realidad.
- La llegada a Salamanca, y en general toda la provincia, está indicada muy escuetamente y con pocas flechas. A veces es difícil seguirles el rastro. Llegando ya a la ciudad, y tras pasar bajo una autovía se llega a un parque. Una flecha en la base de una farola en una rotonda nos indica seguir a la izquierda y llegamos a otra rotonda, donde el cartel de tráfico indica "Salamanca" hacia la derecha y la flecha amarilla se ve al otro lado de la carretera, y desde donde, sin dejar la acera por la que venimos, nace un paseo peatonal con carril bici verde que avanza paralelo a la carretera. Seguirlo todo recto hasta el final. Poco antes de llegar a pasar bajo las vias del tren, como la carrtera, se ve un pequeño túnel a la derecha en cuya entrada se ven 2 flechas amarillas, y por el que pasa el carril bici verde. Entrar por él y siguiendo el carril bici se llega a una gasolinera donde se vuelve a ver alguna flecha. Tras pasar el puente romano el camino hasta el albergue lo indican unas conchas en el suelo.
- La salida de Salamanca es mejor marcarla en un plano copiándolo del que está en el albergue, porque si queréis seguir flechas amarillas o conchas en el suelo… vais a tener que preguntar en cada cruce de calles. Desde la plaza de toros ya se puede seguir confiando en las flechas.
- De Aldeaseca de la Armuña a Castellanos de Villiquera nosotros fuimos bien, siguiendo las flechas (aunque no abundan). Al empezar a bajar al arroyo de la Encina hay una pintada en una pared que indica en español y en inglés "seguir recto 4 km" Pero tras pasar el arroyo y empezar a subir, sin haber hecho ni 3 km, hay una piedra con una flecha en el suelo que nos desvía a la derecha. El caso es que el camino que traemos y que sigue de frente va recto hasta el pueblo, pero la flecha nos manda a la derecha y pasamos otros dos o tres cruces antes de llegar al mismo. Parece ser que el desvío está puesto para que entremos al pueblo pasando junto a un bar. Pero si seguimos recto como indicaba la pintada de la pared se llega igualmente.
- Entre Calzada de Valdunciel y El Cubo del Vino se debía seguir casi totalmente por el arcén de la N-630. Ahora que la autovía ya está acabada no es necesario: cuando la pista de tierra por la que salimos de Calzada llega al asfalto, sin llegar a pisarlo, hay una pista de tierra, indicada por dos flechas amarillas en dos mojones, que sale por la izquierda de la carretera y corre paralela a ésta y a la autovía (según el momento) separada de ellas por una valla metálica. Se evita pisar asfalto (a excepción de unos 300 m en el arroyo de Cañedo, al poco de empezar la pista, porque bajo el viaducto corre un arroyo y no se puede pasar), pero es una contínua sucesíón de toboganes siguiendo los desniveles del terreno y de rodeos cada vez que se evitan los pasos elevados sobre la autovía. Un auténtico rompepiernas que alarga la distancia en unos 3 km sobre los 20 que se andan por el arcén de la N-630. Y desde el arroyo de Cañedo hasta acabar la pista no se ve una flecha.
- En la provincia de Zamora el camino está ahora bien marcado, con mojones de cemento, flechas y unos miliarios de granito donde se apoya un bordón, con calabaza, de metal. No hay problema para seguir el camino."

117María22 noviembre 2009

María, de Santiago de Compostela, recorrió la Vía de la Plata a pie del 10 al 29 de agosto de 2009 entre Zamora y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la soledad, el paisaje, la oportunidad de probarme a mi misma en ocasiones algo extremas (sobre todo el calor). Me encantaron diferentes pueblos, la acogida de la gente. Sobre todo en Galicia los albergues son una pasada. En Zamora dan bastante pena. Me gustaría dar las gracias a la señora de la piscina de Roales del Pan, por dejarnos bañar gratis al vernos las caras rojas del calor que llevábamos. En el Monasterio de Oseira conocimos gente muy maja. Si queréis ayudar a los monjes, comprad pastitas o algo de chocolate. Os recomendaría eucaliptine, pero es peso extra. Y las vísperas cantadas por ellos alucinantes (y yo lejos de ser creyente, que conste)". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las flechas indicando caminos que estaban fuera de la ruta oficial, para llevar al pueblo y hacer gasto alli. Como por ejemplo en Santa Croya de Tera. Por culpa de las flechas que indicaron justo al llegar a una bifurcación, tuvimos que comernos 6 km más y encima por carretera. Casa Anita es la culpable, albergue que se encuentra en este pueblo y que se hace una publicidad exagerada por todo el camino". De este Camino piensa que es "me resulto duro, pero se puede llevar. Es una buena manera de probar de que material estamos hechos". Por último, aconseja lo siguiente: "recomiendo encarecidamente huir del calor, es mejor madrugar y salir de noche que caminar con el sol de mediodia". Ángel Santodomingo García nos dice, sin embargo, que "creo que la culpa no es de Casa Anita sino de ella, ya que hay un punto en el cual vas a Villanueva de las Peras y tienes que hacer este trozo por carretera y otro que es el que indican las flechas que va a Bercianos de Valverde y es por camino, auneque este da un poco más de vuelta. Ambos se juntan en la entrada de las bodegas de Santa Croya y desde alli hay que pasar por el puente que va a dar a Santa Marta."

116Heidi y Mark11 noviembre 2009

Heidi y Mark, de München, Alemania, recorrieron la Vía de la Plata a pie del 21.09 al 08.10.2009 entre Granada y Mérida. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "saliendo de Córdoba el trayecto que pasa por la Sierra Morena y las buenas vistas panorámicas entrando en Extremadura por Monterrubio (Región "La Serena"); la hospitalidad en los bares donde nos ofrecieron a veces una cerveza gratuita; el encuentro con una pareja peregrina que se conoció en el Camino Francés este año, nos dieron de vuelta lo que recibieron ahí: nos ofrecieron agua (5 litros) que necesitamos urgentemente llegando al lago seco entre Alcaudete y Baena". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la escasez de água en las etapas largas donde no hay nada que oliveros, encinares y ovejas; 3 vezes la flechas amarillas terminaron en medio del camino entre olivares". De este Camino piensan que es "el camino es duro por el calor, es bonito por el paisaje. Es muy solitario, no encotramos ningún peregrino". Por último, aconsejan lo siguiente: "etapa Medellín - San Pedro de Mérida: En Yelbes hay 2 posibiliades. Tomar la calle a la derecha para donde hay tb. la flecha. Este camino va a Sta. Amália que es un desvío de ~10 km. Antiguamente el camino seguió recto: Saliendo del pueblo recto hay de nuevo flechas. Después de ~5 kms falta una flecha a la derecha (nos perdimos llegando al Rio Guardiana por eso). Para orientarse: hay un cortijo en el fondo. Por derecha del cortijo pasa el camino. A 1 km del cortijo hay que cruzar el rio Búrdalo (un afluente del Guardiana) donde el puente ya no existe. Fue posible cruzar quitando las botas (el água llegó hasta las pantorillas)".

115Cayetano19 octubre 2009

Cayetano, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie del 7 al 12 de octubre entre Sevilla y Fuente de Cantos. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "en el Camino, cuando ya has hecho más de uno, y hablando en conjunto, todo gusta y siempre sabe a poco". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "unos ciclistas catalanes maduros "disfrazados" de peregrinos, que se comportaron como si fueran los dueños del albergue aprovechándose de la credencial para ahorrarse unos euros. Triste". De este Camino piensa que "fue duro por las temperaturas tan altas para la época, que hicieron que por primera vez me salieran ampollas". Por último, aconseja lo siguiente: "visto que el cambio climático no perdona ni al Camino, el inicio de la Plata, y hasta salir de Extremadura, mejor hacerlo a inicios de la primavera".

114Heidi y Mark12 octubre 2009

Heidi y Mark, de München, Alemania, recorrieron la Vía de la Plata a pie del 18 al 28 de mayo de 2009 entre Sevilla y Mérida. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje en la Sierra del Norte y los tantos cerdos ibéricos entre las encinas por donde caminamos; en la zona de los Barros, la tierra roja, el color verde del vino, la luz clara del cielo". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "la carretera asfaltada desde Castilblanco de los Arroyos hasta la entrada al Parque Los Berrocales, junto con el calor de unos 30 grados". De este Camino piensan que "el camino fue agradable porque no hay etapas largas. Por suppuesto con el calor es también duro, cansa mucho". Por último, aconsejan lo siguiente: "llevar mucha água si hace calor pero no hay muchos bares. En el Parque Los Berrocales hay un grifo de água a unos 2 km desde la entrada al parque".

113Francisco Mendes28 septiembre 2009

Francisco Mendes, de Portugal, recorrió la Vía de la Plata a pie del 23 de agosto al 1 de septiembre entre Chaves y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "como no lo conocia - habia heho solo el Portugués por 3 veces - ha sido una experiencia muy gratificante. Me gustaron los paisajes, y la tranquilidad del recorrido, excepto las ciudades, que como todas, son demasiado llenas de confusiones". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "en ciertos tramos, el camino está muy mal señalado, y en la provincia de Orense, los mojones propios son muy artísticos pero muy dificiles de ver para quien sale caminando por la mañana muy temprano. Han sido varias veces las que me perdí del camino correcto por falta de una buena indicación. Estos mojones son muy monos para verse, pero muy malos para el caminante. De los mojones «clasicos» es malo que solamente haya encontrado 3 en todo el camino, de Fezes de Abaixo hasta Santiago, con la indicacion kilométrica, ya que todos los otros se quedaban sin ella". De este Camino piensa que es "a veces duro, pero muy agradable: los gallegos son un pueblo muy acogedor, y tratan los portugueses muy bien. Los albergues son muy buenos, excepto el de Ourense, más por el tipo de hospitaleros encargados (al menos los que hemos encontrado en nuestro pasaje) que por la falta de calidad del hogar, que era bueno. Las subidas son muy duras y los descensos también". Por último, aconseja lo siguiente: "mucha atencion a los mojones en toda la provincia de Ourense: muy facilmente nos perdimos. No dejeis de hacer la variante de Laza-Vilar de Barrio: preciosa!".

112Jose Carlos Anta20 agosto 2009

Jose Carlos Anta, de Collado Villalba (Madrid), recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en agosto 2009 entre Mérida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "que todavía es muy puro, nada masificado ni comercial, así como los paisajes y sentirse integrado al 100 por 100 con la naturaleza que te envuelve. La hospitalidad de los lugareños, te ven como a una persona, así como los comerciantes, no sólo eres para ellos una presa para sacar dinero a alguien que saben que en teoría no va a volver, se preocupan por tus necesidades de manera natural y con gran sentido de la hospitalidad. Los precios del alojamiento aún baratos, sobre todo en Extremadura, por ejemplo "Pensión El César" en Cáceres y Hostal "Los Emigrantes" en Galisteo. También puedes pedalear entre un rebaño de cerdos ibéricos o, aunque acongoja un poco, entre vacas moruchas, o sea, un puntito más de emoción (que no peligro) que no viviréis en el masificado y comercial Camino Francés. Es una delicia empezar pedaleando en la tórrida Mérida (os recuerdo que hice la Vía en Agosto del 2009) y acabar entre el frescor y los verdes prados de León y Lugo, te hace sentir vivo, sano y deportista. Os recomiendo sinceramente hacer la Vía, es una gozada, sobre todo si habéis quedado un poco hartos de la masificación y cierta "tontería" que últimamente está envolviendo al Camino Francés". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "algo malo tiene que tener, como es obvio. Si sólo puedes hacerla en verano, como es el caso de un servidor, lo peor es el calor y la falta de agua en tramos muy largos (30 km más o menos). Ojo los que vais andando, proveeros del líquido elemento en abundancia, no es broma. Pero esta situación mejora en cuanto pasáis a la provincia de Salamanca. En bicicleta como es mi caso, se puede superar mejor este inconveniente, pues las distancias se salvan en menos tiempo. Eso sí hay que tener un fondo físico medio-alto, si no puede ser un suplicio y no lo disfrutaréis. Crema solar obligatoria en dicha época". Por último, aconseja lo siguiente: "quiero aprovechar esta ocasión para quitaros el miedo a todos los que teméis perderos por falta de señalización en la Vía. La que hay es justa en su medida, no confunde ni afea las paredes, siempre está en el lugar apropiado. Todas las personas con cierta experiencia en largos recorridos no deberían pasar por dificultades al respecto".

111Manuel13 agosto 2009

Manuel inició la Vía de la Plata en Sevilla el 11 de agosto de 2009 y quiere advertirnos de algunas cosas que espera nos sean de utilidad:
- La credencial ya no la facilitan en la Puerta de las Campanillas, es más cuesta encontrar a alguien que te selle la tuya si ya la tienes, ahora te la facilitan en la sede de la asociación en San Jacinto, un poco más adelante del puente Triana, justo a la salida del puente encuentras la primera flecha amarilla.
- Hasta Santiponce no hay perdida, no comenzad el camino a partir de la carretera de la Algaba si hace mucho calor, os destrozará los pies y estaréis a punto del golpe de calor y lo peor es que no os daréis cuenta.
- Al salir de Guillena tened cuidado porque aquello esta en obras y se pierde el camino con facilidad, allí vadearéis un río, seguid de frente no giréis a la izquierda porque tendréis que coger la general. Perderéis como media hora.
- Las llaves del albergue de Castilblanco están en la gasolinera donde os sellarán la credencial.
- Dar las gracias a la asociación sevillana por todo lo que aporta.
Yo, lamentablemente, tuve que volverme por una tendinitis no resuelta, así que en la segunda etapa me vi obligado a abandonar, desde aquí un abrazo a los compañeros que continuaron, y a ti, Ignacio, espero que mis agarraderas te hicieran el camino más llevadero. Buen Camino!

110Román10 agosto 2009

Román, de Bélgica, recorrió la Via de la Plata a pie desde Sevilla a Santiago por Sanabria entre el 14 de mayo y el 19 de junio 2009. Y nos cuenta lo siguiente:
"Al contrario de mi Via de 2006, más o menos en el mismo periodo, en la que había muy pocos peregrinos, los albergues eran repletos en casi todo el camino, empezando ya en el albergue de Guillena. Los peregrinos han de verdad descubierto la Via de la Plata, un Camino ya no más "mil kilómetros de soledad" (ref. Paca y Salva, 2003). Superaban los alemanes, desde Sevilla, haciendo todo el recorrido hasta Santiago. Había muchos bicigrinos, de ellos pocos para hacer el recorrido entero desde Sevilla. Finalmente no faltaban los de uno, dos y tres semanas, esparcidos sobre todo el recorrido.
Andar otra vez la Vía era redescubrir la belleza de España rural, la gran variedad de paisajes, la acogida calurosa de la gente, la buena gastronomía a muy buen precio, y, cómo no, también la dureza de ese Vía. La señalización no me ha parecido mucho diferente de la que encontré hace tres años. Diría que algo mejor, aunque hay tramos en los que falta repintar las flechas. En cuanto a los albergues, algunas observaciones:
- Guillena: Ha mejorado mucho con la nueva construcción de 2008, con 10 literas y duchas separadas para hombres y mujeres. Se está construyendo otro al lado, listo para 2010.
- Monesterio: El del edificio de Cruz Roja cerrado desde 2008. Según el Ayuntamiento no habrá nuevo antes de 2011 (correo). El Ayuntamiento mismo aconseja el hostal Pilar que, como he podido comprobar, es muy bien.
- Fuente de Cantos: Desde el cambio en la explotación, sólo queda alojamiento. Los servicios bar y cena han sido eliminados. Por el resto el albergue sigue siendo un encanto.
- Los Santos de Maimona: Llegando a Los Santos después de una etapa de 31 km queda otra kilómetro hasta la Policía Local en el centro, guardias de la llave y fichaje. Aún peor cuando uno aprende que el albergue se ubica fuera del pueblo, a 1,5 km, subiendo una cuesta. Llegar cansado, haber que hacer otro 1,5 km, duchar, hacer otro 1,5km de vuelta al centro para las compras y cena, hacer otro 1,5 km de vuelta al albergue… he dicho NO, me queda aquí. La policía me informaba que no había persona en el albergue, y me aconsejaban el hostal Rosa. Allí encontraba a otros cinco peregrinos, todos contaban la misma historia.
- Almendralejo: En octubre de 2007 he encontrado al alcalde de esa pequeña ciudad, en una fiesta de boda. Le he hablado de la ausencia de albergue de peregrinos, y ha prometido él hacer algo. En efecto, en 2008 han inaugurado un albergue, sólo que se trata de un albergue en la red de Albergues Juveniles de España. Por lo que sepa no han informado a ninguna Asociación de Peregrinos.
- Mérida: Sigue descuidado, una pena.
- Aldea del Cano: Albergue en el Hogar de los Pensionistas, que resulta bien, limpio, cocina, agua caliente. Hay 4 camas y 6 colchones disponibles para dormir en el suelo. Cuesta solo 3 euros. Restaurante al lado, se come bien para 8 euros.
- Cañaveral: No bien, descuidado, y solo hay agua frío en una ducha con defectos. He mudado al hostal Málaga.
- Hostal Asturias (Jarilla): Entre Cáparra y Aldeanueva del Camino, he llamado, me han recogido en un punto a seis kilómetros de Cáparra, gratis. Habitación bien, limpia, cuarto de baños, 20 euros, cena 9 euros.
- Baños de Montemayor: Albergue Vía de la Plata, explotación privado (una empresa que alquila el albergue y el Centro de Información del Ayuntamiento). Muy bien, limpio, bien cuidado, cocina impresionante, gran comedor adyacente. El hospitalero Vicente (empresario) mantiene algunas provisiones en la nevera, hay tostados, mermelada, magdalenas, galletas, y café para el desayuno. Precio 12 euros, todo incluso.
- San Pedro de Rozados: El bar "Moreno", en el que había anteriormente – hablamos de 2006 - que recoger la llave, está cerrado. Los dueños explotan ahora el Centro de Turismo Rural, tipo hostal, con bar, restaurante, 15 plazas para peregrinos, incluso sábanas, 15 euros sin desayuno (sietecarreras.com).
- Villanueva de Campean: Llave en el Bar Via de la Plata. El albergue es todo nuevo a unos pasos del bar, con por el momento 10 o 12 plazas, y partes aún en construcción (habitaciones separadas). Muy bien y limpio. Cocina.
- Zamora: El albergue es nuevo y muy bien, pero solo abre a las 18.00, por órdenes del Ayuntamiento según el hospitalero. ¡Incomprensible y inadmisible eso! El día que estaba en Zamora había muchos peregrinos. Unos tantos habían dejado sus mochilas contra los muros de la catedral, sin vigilancia.
- Tábara: Sigue descuidado.
- Castro Dozón: El albergue se ubica en la carretera, en la última casa del pueblo - cuando está cerrado hay que llamar el número que está colocado en la puerta del albergue, y viene para abrir la hospitalera.
Los albergues de la Xunta de Galicia, en su totalidad, destacan. Al contrario, en Extremadura hay mucho que hacer y mejorar.
Guía de la Asociación de los Amigos del C. d. S. de Sevilla: lamento que todavía no ha sido editado una nueva edición, ya anunciado desde mucho tiempo, al parecer por falta de colaboradores.
Finalmente, me queda hacer elogio de lo que considero el mejor sitio web sobre la Vía de la Plata, amplio y muy completo, que no puede perderse ningún peregrino/a ambicioso de hacer ese muy bonito Camino. Muchas gracias, Arturo!!"

109Xuan Carlos Álvarez29 julio 2009

Xuan Carlos Álvarez, de Asturies, recorrió la Vía de la Plata a pie del 1 al 12 de julio de 2009 entre Baños de Montemayor y Puebla de Sanabria. Y nos cuenta lo siguiente:
"¡Hola peregrinos! Escribo esta experiencia como continuación de la que envié el año pasado con fecha del 29 de julio del 2008. Este año el tramo que he realizado es el de Baños de Montemayor a Puebla de Sanabria. Me ratifico en mi opinión vertida hace un año, en la que decía que el verdadero Camino a Santiago es hoy en día La Vía de la Plata. Es intimista, salvaje y solitaria, ideal para quien busca paz y tranquilidad, dandose incluso la circunstancia de ser el único peregrino que duerme en un albergue. Los paisajes en este tramo cambian mucho de los del año anterior, quedando atras las suaves dehesas sevillanas y extremeñas, y entando en la planicie castellana, un mar gigante de cereales sedientos de agua, salpicado de algunas viñas (cada vez menos) por tierras de Zamora, y por el marrón de las tierras que estan en barbecho, paisajes distintos pero no menos espectaculares, con grandes llanuras de un horizonte sin fin y de una belleza que asusta. Sin embargo, todos estos aparentemente inconvenientes sirven de motivación a los auténticos peregrinos. Igual que hice el año pasado, voy a realizar un pequeño comentario de los albergues en los que recalé, para que los futuros peregrinos tengan una idea de lo que se pueden encontrar:
- Calzada de Béjar: Albergue privado Alba-Soraya, tiene 24 plazas en 2 habitaciones con un baño en cada habitación, cobran 8 euros, me pareció caro ya que la limpieza dejaba un poco que desear, tiene cocina, pero cuando fui a utilizarla por la mañana temprano para desayunar, estaba cerrada, así que entiendo que es para uso exclusivo de los dueños que dan comidas, cenas y desayunos.
- Fuenterroble de Salvatierra: Albergue difícil de calificar, tiene muchas plazas y estaba atendido por hospitaleros voluntarios, se pide un donativo, estaba muy limpio, y disfruté de unos baños nuevos y muy limpios también, tiene cocina para uso de los peregrinos. Fui a comer al Mesón Pesebre, quedé a medio comer ¡impresentable!.
- San Pedro de Rozados: Albergue privado El Miliario, dispone de 8 plazas en 2 habitaciones, cuesta 9 euros, un poco caro, pero tiene sábanas limpias y mucha limpieza, la dueña vive en la casa de enfrente, no tiene cocina, ni donde tender la ropa a secar.
- Salamanca: Buen albergue de unas 18 plazas. Se pide un donativo, estaba bien limpio y tiene una situación idílica detras de la catedral y al lado del huerto de Calixto y Melibea. Estaba atendido por 2 hospitaleros franceses pesadísimos, tiene cocina bien equipada. Es una pena el horario, ya que solo abre una hora por la mañana de 12:00h a 13:00h (yo me duché y dejé la mochila) y después ya no vuelve a abrir hasta las 16:00h aprox.
- Calzada de Valdunciel: Muy buen albergue de 8 plazas, se pide un donativo, estaba muy limpio, lo atiende la esposa del alcalde, tiene 2 buenos baños y una sala de descanso estupenda, además de un patio para tender la ropa, dispone de cocina muy limpia y ordenada. Fui a comer al Mesón Joaquín, comí como un rey, eso sí, me gaste dinero.
- Villanueva de Campeán: Albergue nuevo y privado, propiedad de los dueños del único bar del pueblo, muy limpio, con buenos baños y buena cocina poco equipada, dispone además de un par de habitaciones en la planta de arriba para los más sibaritas, hay otro albergue que es municipal, según me comentaron esta también muy bien.
Comí en el bar estupendamente, con un vino del pueblo fuera de serie, 15 euros menú y albergue.
- Zamora: Excelente albergue, cuesta 4 euros y tiene buenas literas y taquillas, es un albergue muy grande, con cocina muy limpia y ordenada, con buenos baños por todo el albergue, tiene una sala de descanso preciosa. Si se llega temprano llamad a la puerta porque abren para ducharse y dejar la mochila (similar a Salamanca), abren a las 16:30h aprox.
- Riego del Camino: Albergue viejo aunque limpio, la señora que lo atiende exige donativo, no tiene cocina. Comí bastante mal en el bar Pepe.
- Tábara: Albergue nuevo, gratuito, muy descuidado, una verdadera pena, podian pedir algo de dinero y tenerlo más cuidado. Buenos baños y fenomenal cocina con televisión incluida.
- Calzadilla de Tera: No es un albergue, se duerme en un salón encima del salón de los jubilados, lo atiende la esposa del alcalde, se pide la voluntad, creo recordar que tenía 6 camas y 2 mesas pequeñas con otras tantas sillas, muy limpio todo, con buenos baños y no tiene cocina. Comí muy bien en el bar del pueblo, 10 euros con café.
- Cernadilla: Pequeño albergue muy desatendido, lo lleva una señora del pueblo que cobra 3 euros, todo muy sucio, y la puerta del baño rota, la cortina de la ducha llena de moho, tiene 4 colchonetas encima de unas tablas en el suelo, dispone de una pequeña cocina. ¡Ojo! en el pueblo no hay ni bar ni tienda.
- Puebla de Sanabria: Albergue privado Casa Luz: cobran 10 euros, esta dotado con unas 18 plazas, todo limpísimo, un baño como el de casa o mejor, buenas literas nuevas y con taquillas, cocina totalmente equipada, incluso con televisión, y con una nevera llena de agua bien fría, todo muy bien. Comí en el Mesón Abelardo (propiedad de los mismos dueños del albergue) muy bien atendido y buen menú con café y chupito 11 euros.
Buen Camino."

108Germán Conde18 julio 2009

Felicidades por esta página. Realicé parte de la Ruta de la plata, entre Carcaboso y Santiago (por Sanabria), entre el 14 de abril y el 5 de mayo. La ruta me gustó muchísimo, y la información que obtuve en esta página me fue muy útil. Gracias. También utilicé la guía de El País - Aguilar del 2008, y el libro "Ruta del Camino Fonseca", que aunque es del año 2002 es muy bueno, teniendo en cuenta que al haberse construido nuevas carreteras y autovías el camino ha cambiado.
- En la provincia de Cáceres, antes de Aldeanueva del Camino, bajo el puente de la autopista hay varias opciones, yo seguí los cubos verdes de la Junta de Extremadura y tuve que saltar muchas verjas y cancelas y anduve un ratillo medio perdido entre prados de vacuno. Pregunté a un tractorista y me indicó un viejo cordel que al final me llevó a la Cañada Real, perfectamente señalizada y pisando un tramo auténtico de calzada romana enlosada antes de Aldeanueva. Mereció la pena seguir el cubo de color verde (en teoría y en la práctica más fiel a la calzada pero intransitable, si se siguen los cubos amarillos parece ser que es un camino más fácil).
- Ojo en la etapa entre Tábara y Santa Croya de Tera (Zamora): a unos 5 ó 6 km después de salir de Tábara hay unas flechas, al menos 2, que indican hacia la izquierda dejando el camino normal y tras muchos kms perdido por diferentes caminos sin ninguna señal visible y con muchos desvíos posibles llegué a un pueblo llamado Litos, pregunté y me dijeron que sí, que "antes" el camino iba por allí (no hay ninguna referencia escrita en ninguna guía) y hay algunas señalizaciones (sólo dos al principio, y una o dos muy viejas en el propio pueblo, tras más de una hora de vagar por caminos sin ningún tipo de señal ni rumbo concreto), es una vuelta absurda sin ningún sentido y para pasar por un pueblo (Litos), que no merece la pena, o eso me pareció a mí (que me perdonen, quizá iba enfadado por el hecho cierto de saberme perdido). Ese mismo día, de los 18 ó 20 peregrinos que partimos de Tábara, nos perdimos unos 15. Llevábamos diferentes planos y guías y en ningún sitio aparecía ese pueblo de Litos... Ya que se han "molestado" en girar una enorme piedra con una gran flecha amarilla y colocar un cartel con otra, al principio del desvío, al menos, podían haber señalado el resto hasta el pueblo y después señalar la salida hacia Villanueva de las Peras donde se enlaza con el camino más directo, y creo que más acertado hacia Santa Croya de Tera.
- Otro punto conflictivo es antes del embalse del Agavanzal, pasado Olleros de Tera (Zamora) y antes de Villar de Farfón. El viejo camino desde la ermita hasta el muro del embalse está perdido, hay muchísima vegetación, jaras impenetrables, y se pierde tiempo dando un rodeo para coger una pista ancha de tierra que muy a la izquierda lleva hasta la carretera que pasa el puente por encima. Aquí se despista mucha gente. Como referencia, desde la ermita se debe ir hacia unas antenas muy altas que se ven a lo lejos y a la izquierda del muro. Una vez rodeadas estas antenas se gira a la derecha y ya se sale a la carretera.
- Y otro punto un tanto conflictivo fue al salir de Puebla de Sanabria, en vez de seguir las indicaciones de la guía que me llevaban a coger la N-525 hasta Requejo, yo seguí unas señales que salían de Puebla por la zona del cuartel de la Guardia Civil y enseguida te mete en una zona muy forestal y apretada de piornos donde tuve la suerte de ver muy cerquita a 5 ciervas. Hay grandes carteles de madera con letras amarillas indicando el camino, y no hay problemas para pasar esa zona forestal. Como en una hora llegué a al pueblo de Lobeznos. Una pequeña flecha muy confusa en una torre de electricidad me hizo caminar de frente casi paralelo a la vía del tren; tras media hora de no ver flecha ni señal alguna volví sobre mis pasos, retomé la pequeña flecha confusa en dirección hacia la izquierda y ya encontré más señales, otra horita perdido... El camino bueno al llegar a Lobeznos es seguir cercano a la carretera y obviar la vía del tren.
Espero que estas anotaciones sirvan a otros peregrinos en algunos de los puntos un poco más liosos de esta bella ruta.
Buen camino. Un peregrino de Guadarrama.

107Xavi11 junio 2009

Xavi, de Vigo, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 6-6-2009 entre Monesterio y Cáceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el albergue de Alcuéscar, en la Casa de la Mistericordia, de los Frailes Esclavos de María y de los Pobres, donde pudimos disfrutar de habitaciones individuales, una misa del peregrino con bendición incluida, una visita guiada a la capilla y una cena fabulosa; pienso que hay que agradecer a los hospitaleros, Nekane y JoseMari el gran trabajo que hacen, y hacer un donativo en consonancia, dando lo máximo que se pueda". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el hostal La Perla en Almendralejo, es caro, 25 euros, por una habitación con una ducha raquítica, y el recepcionista se quedó con mi D.N.I. y me lo pasó de noche por debajo de la puerta, cosa que me extrañó sobremanera". De este Camino piensa que "resultó un camino duro, con caminos rompepiernas, llenos de piedras y barro, el sol me quemó los brazos y las piernas por no echar suficiente crema protectora, además de los consabidos problemas en los pies, ampollas, uñas gangrenadas, callos, heridas, etc. Pero por otro lado, son caminos más agradables de caminar que en la provincia de Sevilla, donde tienes que andar perdido en medio de un bosque, o meterte dentro de una finca con cochinos, aqui no, aqui se trataba todo el tiempo de sendas limpias, bien definidas, entre fincas cercadas, era mas cómodo de hacer. Como siempre, hay cruces donde no hay flechas amarillas, en ese caso la norma es seguir adelante en línea recta". Por último, aconseja lo siguiente: "hacer una parada en el albergue de La Puebla de Sancho Pérez, altamente recomendable, la chica que está allí, Rosi, es muy amable y super servicial, se entrega al doscientos por cien, el albergue está limpisimo, se podría comer en el suelo, y se proporcionan sabanas y toallas, todo por 12 euros. Por último, comentar que he llevado un aparato emisor de ultrasonidos para ahuyentar a los perros. No me funcionó. Fue una perdida de dinero".

106Carlos Náger30 mayo 2009

Carlos Náger, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta desde el 10 de mayo de 2009 hasta el 13 de mayo entre Sevilla y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes tan impresionantes y de tanta diversidad, así como el contacto con los paisanos y los peregrinos de distintas nacionalidades". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "los tramos que hay de obras de la Autovía de la Plata y el camino va cerca de esta, habría que buscar caminos alternativos y señalizarlos bien. Quizas también cuando se pasa por grandes pueblos o ciudades la señalización es escasa. Las distintas administraciones deberían hacer un esfuerzo por dar más publicidad a este Camino y hacer que sea más conocido por todos". De este Camino piensa que es "el comienzo del Camino fue una maravilla y disfrutamos mucho, íbamos mi hermano y yo en bicicleta, pero por problemas personales, enfermedad de un familiar, me agobie un poco y hubo alguna etapa demasiado larga, por querer acabar lo antes posible, lo que provocó que no disfrutáramos tanto del Camino. Pero en líneas generales fue toda una experiencia. Es duro porque nosotros íbamos siempre por el camino y con las alforjas muchas veces había que empujar la bici, sobre todo subiendo el puerto de A Canda, cuando se pasa de Zamora a Orense, que no tiene nada que envidiar al de O Cebreiro (hice el Camino Francés en mayo del 2006)". Por último, aconseja lo siguiente: "simplemente que disfruten del Camino y de todas las personas que te vas encontrando por él y en los momentos duros pensar en la recompensa que hay al final. Si pasáis por el albergue de Puebla de Sancho Pérez no dudéis en parar, pues allí esta Samia (si no la han despedido, pues se hacía cargo de la gestión del Albergue otra empresa y no sabía si la iban a mantener en su puesto) que os ayudará en todo lo que pueda y se desvivirá para que la estancia del peregrino sea lo mas placentera poslble".

105Giuseppe Sparnacci17 mayo 2009

Giuseppe Sparnacci, de Firenze, Italia, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 1 de abril al 11 de mayo de 2009. Y nos cuenta lo siguiente:
"Scrivo in italiano, mi scuso, ma spero che si possa capire quello che scrivo.
Sono partito da Sevilla il 1 aprile sperando di fare tutta la via de la Plata. Purtroppo una dolorosa contrattura al piede sinistro mi ha fermato a Salamanca. Così ho cercato di riposare e riprendere il cammino da Verin, ma dopo la tappa fino a Laza, ho dovuto rinunciare. Sono arrivato a Santiago in bus. E dopo la visita di A coruna e fisterra, ho deciso di fare Pontevedra - Santiago. Tutto bene.
Il cammino è ben segnalato, gli albergue con una qualità di accoglienza e pulizia sempre accettabili.
Voglio però segnalare un episodio veramente brutto. Il 18 aprile, con un compagno di cammino italiano incontrato alla terza tappa, partiamo da Galisteo (benissimo nell'albergue Il Trillo) e ci fermiamo a Carcaboso per il desayuno. La proprietaria, sig.ra Elena (che poi scopriamo che tiene un albergue privato per i pellegrini) ci sconsiglia di andare a Oliva di Placencia e fermarsi nell'albergue della Junta di Extremadura. Ci dipinge l'albergue come brutto, tenuto male, con letti sudici ecc. Ci consiglia e cerca di convincerci in tutti i modi a fare tappa in un albergue privato di Asturias... Si capsce che ha tutto l'interesse di denigrare quello di Oliva di Placencia per interesse personale: forse prende una percentuale sui pellegrini che vanno ad Asturia. Siamo andati invece ad Oliva e ci siamo trovati benissimo. L'abergue è prezioso, in una antica casa che ha recuperato architettura ed interni del passato (tutto pietra e legno), l'hospitalera disponibile, la pulizia dell'albergue è ottima, numerosi i servizi, il menù del pellegrino a 8 euro abbondante e curato...
Insomma la sig.ra Elena racconta MENTIRAS sfacciatamente e sicuramente in cattiva fede. Spero che portiate a conoscenza dei pellegrini quanto ho scritto e che la soluzione Galisteo - Oliva de Placencia è ottima per visitare con la luce dell'alba Caparra e proseguire per Aldeanueva del Camino."

104Juan Pedro12 mayo 2009

Juan Pedro, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 1 al 9 de mayo de 2009 entre Mérida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la variedad de los paisajes, cultivos y rebaños de esta España rural. Los senderos por las dehesas en Extremadura y Salamanca. La soledad del páramo orensano entre A Gudiña y Laza. La acogida de algunas personas ilusionadas con hacer de esta ruta un gan Camino de peregrinación". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la Vía se ha trazado a partir de retazos de caminos existentes no siempre bien conservados y frecuentemente utilizados para otros usos. Demasiadas veces se opta por enviar al peregrino al arcén o se juega con él trazando eses sin sentido aparente que cruzan carreteras transitadas y peligrosas. No se vive el espíritu del Camino por culpa de que los lugareños parecen no creer en que sea una potencial fuente de ingresos". De este Camino piensa que "como bicigrino resultó duro por las condiciones del firme, poco cuidado, y por la escasa señalización a veces. Hay largos tramos no ciclables con alforjas y sin alternativa señalada. Al preguntar por la dirección correcta en la provincia de Orense nos sorprendió cuánta gente no sabía cómo ir de su propio pueblo al de al lado (?)". Por último, aconseja lo siguiente: "aseguraos de elegir fechas alejadas del calor del verano: en mayo hemos sudado la gota gorda, pero en agosto puede ser un infierno... Y haced buena provisión de agua porque hay gran distancia entre los lugares donde se pueda repostar. Resultará más práctico y agradable comprar la comida y saborearla en algún lugar bonito que permanecer dos horas sentado esperando ser atendido en algunos restaurantes de esta ruta".

103Basili Ferré Martí3 mayo 2009

Basili Ferré Martí, de Falset El Priorat, Tarragona, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 18-04-2009 al 25-04-2009 entre Salamanca y Puebla de Sanabria. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el reencuentro con los peregrinos. Las gentes de los pueblos y su hospitalidad. Ha sido uno de los tramos en que me he sentido mejor acogido, y donde más he podido hablar con las gentes del terreno, tan diferente del mío. Felicitar a los 'Falifos' por lo bien señalizado que tienen el Camino a partir de la Presa del Agavanzal". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el horario de apertura del albergue de Zamora. Programamos una etapa corta para poder visitar la 'caja de bombones' que es Zamora, y apenas nos quedo tiempo. Abren a las 4,30 y te fastidian el día. Quizás podrían habilitar un lugar para dejar las mochilas, y así tener más tiempo". De este Camino piensa que es "algo duro por la monotonía, aunque va bien para hacer limpieza mental. Algunas flechas de más no estarian mal. Alguien planta monolitos y cambia flechas para que los peregrinos pasen por su pueblo. Se come bien y a precios razonables. Encontramos todos los albergues limpios y los modestos muy dignos". Por último, aconseja lo siguiente: "de Calzada de Valdunciel al Cubo del Vino, son 20 Km de asfalto. Como era domingo y lloviznaba pasamos por la autovía en construccion, así evitamos preocuparnos por el tránsito. Descansamos y comimos algo en la parada del bus de la prisión de Topas. Por lo menos estuvimos resguardados".

102Paco Pamplona17 febrero 2009

Paco Pamplona, de Pamplona, recorrió la Vía de la Plata a pie en octubre de 2007 y abril-mayo de 2008 entre Sevilla / Mérida y Santiago por el Camino Sanabres. Y nos cuenta lo siguiente:
"He tardado bastante tiempo en contestar a este cuestionario y era algo que me tenia prometido realizar a no mucho tardar. Antes de nada dar las gracias al autor de esta página por lo bien realizada que está, lo que me ayudó en los dos caminos que he ralizado por la via de la Plata, y ello es debido a que no llevo nunca guía del Camino, sino solamente los pueblos de paso, las distancias entre ellos y los lugares donde hay albergues, y si carecen de estos, los teléfonos de pensiones o los de las parroquias caso de que existan.
Soy una persona muy habladora y lo primero que tengo que decir, es que a pesar de llegar a estar 4 días seguidos (desde Cáceres hasta Calzada de Béjar) sin cruzarme ni andar con ningún otro peregrino, no eché en falta en demasía la soledad, esta ciertamente que me acompañó y para bien.
He realizado diversos Caminos a Santiago y sin lugar a dudas éste es el que más me ha gustado, sus paisajes, su soledad, su clima, a pesar de pasar calor y mojarme hasta los tuétanos en algunos dias y ocasiones. La gente de los distintos pueblos por donde discurre el camino, su gastronomía, aún cuando no era habitual en mi comer de restaurante, pero un simple bocadillo de jamón de Cáceres comprado en el ultramarinos a precio muy económico era suficiente para deleitarme de un buen manjar.
Disfruté sobremanera de la dehesa extremeña y de las vacas moruchas, recuerdo que la primera vez que fui al Camino de la Plata iba, como vulgarmente diría, cagado de miedo, pues los toros me encantan pero en la cazuela y no sabía como iba a responder al tener que pasar entre ganado de estas características, y la verdad es que al final disfruté de las manadas mientras pastaban en el campo.
He dormido solo al lado del pantano de Alcántara en una noche estrellada y viendo el reflejo de éstas sobre el agua. Tuvimos que ser evacuaddos por la Guardia Civil y llevados a Zafra por el crecimiento de los arroyos después de 5 dias de lluvia sin parar. Me he vuelto a mojar hasta los tuétanos el día que pasabamos por Alberguería en compañía de dos amigos franceses, ambos llamados Michel, uno de Pau y el otro de Nimes. He disfrutado de la compañía de Thomas, un alemán encantador, y de un matrimonio vallisoletano como no hay dos.
Contar las excelencias del Camino, de este Camino, llevaría días y no es mi fuerte el saber contar una historia y además habiendo aquí gente como el autor de esta página que es y son unos maestros en el arte de Cervantes.
Gracias de nuevo al autor por esta página."

101Ramón López Hortas31 enero 2009

Ramón López Hortas, de Lugo, recorrió la Vía de la Plata a pie del 11 de marzo al 1 de abril entre Sevilla y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje es interesante, pues tiene muchos cambios de vegetación, con lo cual lo hace más atractivo. Los pueblos son bonitos, por ser edificaciones muy antiguas, lo que demuestra ómo se vivia en épocas no muy lejanas, con lo que se demuestra que los habitantes tenian una buena relación y amistad". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "lo peor para mi fue cruzar Sierra Morena, al no poder ver el horizonte, al coronar las interminables lomas, y no tener a la vista población a corta o larga distancia". De este Camino piensa que es "este camino es muy duro, y no tienes muchas facilidades para obtener información, sobre todo en las distintas oficinas de los Ayuntamientos, que no saben o no te lo quieren decir. La señalización tiene muchas deficiencias, con lo cual te pierdes en muchos momentos. No en tiendo porque en la información oficial no se citan las rutas alternativas, añadiendo las ventajas y los inconvenientes". Por último, aconseja lo siguiente: "el que esté interesado en hacerlo que lo haga, planificandolo con tiempo y día a día, calcular las distancias entre lugares para comer y beber, pues el agua la justa, no más. Dice el Sr. Ortiz que sólo se puede hacer con 20 años, yo tengo 58 y lo completé en 22 dias, por lo tanto el que quiere puede, este fue mi octavo camino, con lo cual los hice casi todos. Buen Camino, peregrinos".

100Basili Ferré Martí22 noviembre 2008

Basili Ferré Martí, de Falset El Priorat, en Tarragona, recorrió la Vía de la Plata caminando del 13 al 20 de octubre entre Cáceres y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "poder reiniciarlo despues de 18 meses. La vez anterior (Sevilla-Cáceres) fue en primavera. Espectacular. Ahora en otoño sobrio, bonito y con la sensación de madurez. La gente, para no variar, magnífica". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el estado de algunos albergues. Eso cuando los hay. El hecho de ir a pensiones y hostales hace que se pierda mucho el espíritu de Peregrino, te da la sensación de turista de trekking, o bien de quieroynopuedo". De este Camino piensa que es "como la otra vez, agradablemente duro, por la duración de las etapas, que no las puedes planificar adecuadamente por las distancias tan irregulares". Por último, aconseja lo siguiente: "no perder nunca la moral, ni cuando planificas, ni caminando, ni al llegar a casa y preparar la proxima salida".

99Iñaki Alcelay26 octubre 2008

Iñaki Alcelay, de Legazpi, recorrió la Vía de la Plata a pie del 26 de julio al 22 de agosto de 2008 entre Sevilla y Astorga. Y nos cuenta lo siguiente:
"He recorrido la Vía de la Plata a pie desde Sevilla a Astorga entre el 26 de julio y el 22 de agosto de 2008. Lo peor del camino ha sido el calor que ha hecho hasta llegar al norte de Cáceres y también que no hay fuentes y hay que llevar bastante agua para las etapas largas. Lo que más me ha gustado es el paisaje y la tranquilidad del camino y, sobre todo, la gente de los pueblos de la ruta. Gracias especiales a la señora que me dio una botella de agua en el Hogar del Jubilado de Puebla de Sancho Pérez y a la médico y a la enfermera de Calzada de Valdunciel. Ánimo y haced la ruta, que es una maravilla."

98Oswaldo Buzzo1 octubre 2008

Oswaldo Buzzo, de Brasil, recorrió la Vía de la Plata a pie del 17 de março de 2.008 al 14 de abril de 2.008 (29 d) entre Sevilla y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "a solidação, um Caminho tranquilo, sem atropelos, com poucos peregrinos. Também, a extrema amabilidade das pessoas por onde a Rota atravessa". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "em alguns locais a sinalização está deficiente/ultrapassada como no trecho final depois de Cápara e antes de Aldeanueva del Caminho. Também, entre Aldeaseca de Armuña e Castellanos de Villiquera". De este Camino piensa que "foi uma experiência extremamente gratificante, posto que caminhei 23 etapas integralmente só. Apenas em 6 percursos estava acompanhado. Porém, as distâncias entre as povoações quase sempre se fazem muito largas, assim, imprescindível estar bem preparado fisicamente". Por último, aconseja lo siguiente: "o ideal é ir no início da primavera como eu fui. Creio ser a época melhor apropriada. Depois, inevitável ter já experiência como por exemplo, já ter feito o Caminho Francês, roteiro que eu já havia percorrido por 2 vezes. No geral, foi uma experiência intensamente rica e inesquecível".

97Juan Vicente Vega30 septiembre 2008

Juan Vicente Vega, de Sanlúcar de Barrameda, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta con alforjas del 20 al 25 de septiembre de 2008 entre Sevilla y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la grandeza de los paisajes. Ciudades y pueblos muy interesantes. En general muy bien señalizada con sus correspondientes flechas". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las distancias entre localidades. Ojo con el agua y con perderse. Tras las lluvias, hay partes del camino que han perdido la cubierta de arena o albero y están en la roca viva. Cuidado con las caidas". De este Camino piensa que es "en general agradable, pero como he comentado antes, los caminos están en algunos lugares totalmente descarnados. Muy recomendable pasarlos a pie, y más si llevas alforjas". Por último, aconseja lo siguiente: "el cerro del Calvario está totalmente intransitable, sobre todo la bajada hacia Almadén. Tomaos con calma y llevad mucha agua en el tramo desde Villafranca y Torremejía. Son 30 km muy monótonos y sin posibilidad de repostar. Nos perdimos entre Grimaldo y Riolobos. Otros chicos irlandeses que venían detrás idem. En Galisteo nos comentaron que le pasaba a casi todo el mundo, así que atentos. Por último comentaros que solo pinchamos un par de veces, aunque estando tan solitario el camino y siendo los pueblos tan pequeños os aconsejo que llevéis recambios (cables, cadena, cubierta, camaras, herramientas, etc.); sé que es peso añadido pero había días que no te cruzabas con nadie. Salid con las cubiertas nuevas. Solo hicimos 600 km pero las traseras quedaron casi completamente lisas. Mejor neumático de montaña que mixto o de carretera. Más del 80% del camino es de piedra y tierra. Por último el cambio de temperatura entre Extremadura y Castilla es muy fuerte, asi que una chaqueta no está de más. Vigilad el peso de las alforjas, si no pensaréis que os están sujetando por el portabultos. Espero que os sirvan estos consejillos. Ánimo y buen camino".

96Cesar Rubio Ortiz24 septiembre 2008

César Rubio Ortiz, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata a pie con dos colegas entre el 27 de juio del 2008 hasta el 30 de agosto entre Sevilla y Fisterre-muxia. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "hacer el negro por los pueblos mendigando comida para sobrevivir, el castillo de real de la jara, todos los vivac q hicimos casi unos 20 debido a q no hay alberges gratis, llevar una media de 6 pavos persona/dia para todo, el hecho de q la gente te de un trato tan bueno sobre todo estando lejos de santiago q en galicia ya tan hasta los h... y sobre todo q nos dejran entrar gratis en la mayoria de piscinas en andalucia y extremadura". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor, etapas largas sin agua, estar obligado a salir pronto por el hecho de q a las 2 no puedas estar al sol, rios secos y las largas etapas de desierto". De este Camino piensa que es "me encanta ir en bañador con el pañuelo pirata, las gafas de sol,sin camiseta por los pueblos pa q la gente te mire como un negro". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar un equipo subultraligero de 5 kilos y otros 6 litros de agua si os meeis en sevilla en agosto, usar 2 palos de trekking y no los palos de saruman q llevan algunos, en lo q se refiere a la dureza no se q deciros soy un madrileño de 20 años y no tengo problema, puedes hacer mas de 30 o 40 a diario malcomiendo y encima durmiendo en el suelo y no morir pero si tuvuera 40 tacos seguramente no podria hacerlo. nosotros encontramos muchos ciclistas y nos relacionamos con to los chavales de los pueblos e incluso pa salir de juerga y sobre todo triunfa salamanca, q ademas estudio alli la carrera y estoy enamorado de la ciudad. De todas formas despues de hacer 3 camino pienso q el mejor es el del norte q hice elaño pasado pero pa alguna duda miren mi espacio o contacten conmigo coocker_rubio@hotmail.com. Y sobre todo... no llevéis un menhir en la espalda sino una mochila de 40 litros de las de 800 gramos.
Buen camino, frikis de la concha".

95Josep Prats Floriach21 septiembre 2008

Josep Prats Floriach, de Mataró, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 21 de mayo 2007 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "que es muy bonita aunque sea muy dura. Yo la hice en el mes de mayo y no hace tanto calor, y lo empecé solo, pero en el segundo dia ya iba acompañado con una canadiense y un francés, lo repetiria otra vez". Lo que menos le agradó, en cambio, fue lo siquiente: "quizás lo peor fue dormir en el polideportivo de Guillena". De este Camino piensa que es "agradable por la compañía de los peregrinos y duro por lo que es el camino y las etapas, pero era una dureza soportable, porque como lo hacías con ilusión y con ganas de hacerlo, esto te aliviaba de la dureza del camino". Por último, aconseja lo siguiente: "me preparé y me miré las etapas antes de empezar a caminar; que se preparen con ilusión, con ganas".

94Paco y Esther31 agosto 2008

Paco y Esther, de Barcelona, recorrieron la Vía de la Plata a pie en agosto de 2008 entre Mérida y Salamanca. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue que "evidentemente, el camino te aporta multitud de buenas sensaciones: ratos para reír, sufrir, contemplar el paisaje, hablar con los animales, descansar bajo una encina recuperando fuerzas... en fin, cada uno tiene sus propias experiencias... pero sobre todo, este camino es un camino solitario durante el cual no te encuentras a nadie (sólo algún ciclista, de vez en cuando). Lo mejor: la tranquilidad y, si la compartes con alguien especial, pues es todo un lujo". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "el calor, algunas etapas demasiado largas (debido a la ausencia de albergues) y tener que cargar con litros de agua porque no sabes si encontrarás los bares abiertos (de los pocos pueblos por los que pasas). Y los "albergues-cuchitriles": desidia de los ayuntamientos por su mantenimiento; por suerte son escasos". De este Camino piensan que es "independientemente de las experiencias que uno tiene en el camino, la mayoría de ellas agradables, la ruta en sí es llevadera. La dificultad estriba en la falta de albergues y en la poca infraestructura de la Junta de Extremadura y los municipios". Por último, aconsejan lo siguiente: "el camino atraviesa muchas fincas como Ventaquemada o Valparaiso. Ninguna de éstas ni de otras tantas se atreven a ofrecer refrigerio al peregrino, que gustoso lo pagaría, ¿por temor a multas? La Junta y los ayuntamientos si quieren invertir en el futuro de la Vía de la Plata (ya que tampoco se puede crear un albergue en medio de la nada), que estimulen o permitan a las gentes a montar chiringuitos que además de obtener ingresos extras no restarían tiempo de los quehaceres cotidianos. Se tiene la oportunidad de conservar y revalorizar una ruta histórica, cultural y turística que atrae multitud de gentes, ¿por qué no preparar las cosas como Dios manda? Se invierte en la conservación de un patrimonio universal. La dejadez de todos la está descuidando. Un consejo para los peregrinos: si váis en verano, mucha agua y etapas cortas (22 km) si se puede. Otro: la llegada a Grimaldo es un punto negro. Es fácil perderse. Y otro consejo más: Etapa Carcaboso - Aldeanueva del Camino (38 km): unos te dicen que te desvíes hasta Oliva de Plasencia (la calzada no pasa por ahí y son 5 km más de ida y otros 5 km de vuelta, ambos por la carretera). En cambio, doña Elena, de Carcaboso, te aconseja una "alternativa": ir hasta un cruce 8 km después de Cáparra y ahí desviarte a la derecha hasta el Hostal Asturias que sólo está a 2 km, también por carretera. Ojo con esto: el Hostal Asturias es un embudo. Son 31 € la habitación doble, y como no hay nada de nada, por que no estás en ningún pueblo sino en la carretera, tienes que comer y cenar ahí mismo. Todo esto si decides partir esta etapa, si no, pues ale, a por los 38 km".

93Dominique y Joaquim26 agosto 2008

Dominique y Joaquim, de Paris y Mataró, recorrieron la Vía de la Plata a pie del 29 julio al 19 de agosto del 2008 entre Sevilla y Santiago. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "todo: lo bien que está señalizada, los albergues, el trato que nos dieron, la comida, los paisajes, la tranquilidad que encuentras en el camino". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "la suciedad que había en el camino en algún tramo". De este Camino dicen que "nos resultó agradable caminar tantos kilómetros en una antigua calzada romana, cruzar tantos pueblos y ciudades tan bonitas como Mérida, Cáceres, Salamanca, etc., y lo más duro sin duda fue no encontrar muchas fuentes por el camino, y sobre todo la parte del embalse de Alcántara, donde había mucho asfalto". Por último, aconsejan lo siguiente: "para los principiantes les recomiendo primero el Camino Francés, no porque sea más bonito, si no porque es más fácil, y para los otros: en verano llevar 3 litros de agua en las etapas largas, porque hay muy pocas fuentes. Pero eso sí, que lo hagan algun día, porque para mí es el mejor camino".

92Xuan Carlos Álvarez29 julio 2008

Xuan Carlos Álvarez recorrió la Vía de la Plata a pie del 24 de junio al 10 de julio de 2008 entre Sevilla y Baños de Montemayor. Y nos cuenta lo siguiente:
"Lo primero que quiero hacer, es dar las gracias a los responsables de estas páginas, por la buena información que dan sobre este camino a Santiago, y con estas letras quiero también dar ánimos para que sigan haciéndolo así de bien.
Lo segundo que quiero, es decir que el camino es espectacular, en especial la provincia de Sevilla, y más en especial aún la etapa que transcurre entre Almadén de la Plata y El Real de la Jara, nunca ví una etapa tan extraordinaria como esta, y yo ya hice el Camino Primitivo, el Camino Francés y el Camino del Norte, así que creo saber de que escribo.
Este es hoy en día el verdadero Camino a Santiago (tranquilo, solitario, mucha naturaleza, muy poco asfalto, caminos por la dehesa sevillana y extremeña inolvidables, etc.). A cambio se tiene que pasar calor, precio muy bajo, teniendo en cuenta el espectáculo.
Pero no todo podía ser bueno, lo malo son los albergues, especialmente en Extremadura donde muchos de ellos estaban cerrados (Monesterio, Zafra, Villafranca de los Barros, Torremejía), lo verdaderamente grave es que la mayoría de estos albergues pertenecen al llamado Proyecto Alba-Plata. Para quien lo desconozca diré que esos albergues turísticos fueron realizados por la Junta de Extremadura, y luego puestos en manos privadas para su gestión, manos que, al no sacarles rentabilidad, los cerraron, y la Junta de Extremadura ve pasar el tiempo sin hacer nada en absoluto. Al final, los politicos van a acabar rompiendo el huevo antes de que nazca la gallina de los huevos de oro.
A continuación voy a exponer mi experiencia con los albergues del tramo que yo he recorrido por si sirve de ayuda a algún futuro peregrino, y si de paso se remueve la conciencia de algún político, pues mejor que mejor:
- Guillena: No hay albergue, en el Ayto. te mandan a un polideportivo cochambroso, dormí en el bar El Portugues, me cobraron 20 euros por una habitación sin ventana exterior, tenía aire acondicionado, televisión y baño. Días después, conocí en la provincia de Extremadura, a otros peregrinos que estuvieran unos días antes que yo, en el hostal El Francés, pagaron 40 euros por una habitación doble, sin baño y sin ventana exterior, tenian aire acondicionado, y pero quedaron muy descontentos.
- Castilblanco de los Arroyos: Buen albergue, especialmente la zona de la derecha, se pide donativo, buenos baños y limpios, sin cocina.
- Almadén de la Plata: Magnífico albergue, muy amplio, la hospitalera es una señora del pueblo, cobra 5 euros, los baños podrian estar más limpios, buena cocina y buen comedor, con una nevera llena de agua bien fria.
- El Real de la Jara: El albergue fue un antiguo depósito para el agua, es fresco, aunque humedo, estaba bien limpio, dispone de cocina y las llaves las tienen en la Oficina de Turismo, cobran 10 euros, es muy caro, pero en general, bien.
- Monesterio: Cerraron el albergue que había en La Cruz Roja antes de abrir otro, ¡patético!
- Fuente de Cantos: Albergue del Proyecto Alba-Plata, coban 10 euros, 12 si se desea desayuno, me pareció caro, es un albergue enorme (es todo grande menos las habitaciones) tiene un calor insoportable, buenos baños, sábanas limpias, amplia sala de estar, televisión gigante, pero no tiene cocina.
- Puebla de Sancho Pérez: Albergue del Proyecto Alba-Plata, me cobraron 10 euros, si quería desayunar 12, buen albergue, muy buenos baños, sábanas y toallas limpias, magnífica cocina, muchísimas moscas, muy maja la chica que estaba en la recepción.
- Zafra: Albergue del llamado Proyecto Alba-Plata, cerrado.
- Villafranca de los Barros: Albergue del Proyecto Alba-Plata, cerrado también. Dormí en la pensión "Los Amigos", me cobraron 12 euros, habitación muy vieja, baños poco limpios y mucho desorden en toda la casa, tenian aire acondicionado, aunque no televisión. Unos italianos que estaban también peregrinando, durmieron en "Casa Perín", pagaron 18 euros, me contaron que estuvieron muy bien, con televisión, aire acondicionado, mucha limpieza y cocina.
- Torremejía: Albergue del Proyecto Alba-Plata, cerrado, ¡vergonzoso! Todo ello para beneficio del hostal "Milenium", donde vamos todos los peregrinos a dormir, individual 20 euros, doble 35 euros.
- Mérida: Yo no paré, pero los italianos días después me dijeron, que el albergue costaba 6 euros y que el hospitalero era un señor minusvalido, que lo tenía todo muy sucio y descuidado.
- Aljucén: Albergue privado "Annalena" cobran 10 euros, como ya dejé escrito en el libro del peregrino del albergue: es digno de elogio que haya personas con iniciativa para abrir un albergue en ese pueblo, pero para cobrar 10 euros hay que ofrecer al menos un poco de limpieza y unos muebles menos destartalados.
- Alcuéscar: Probablemente el mejor albergue que he conocido haciendo los distintos caminos que llevan a Santiago. El albergue esta situado en la "Casa de los Esclavos de María y de los Pobres", piden un donativo (que se da con sumo gusto). Cuando yo estuve lo atendía un hospitalero voluntario llamado José Manuel, una persona que se desvivió por los tres peregrinos que tuvimos la suerte de recalar allí. Además de la limpieza en las habitaciones y en los baños, invitan a cenar la misma comida que la comunidad. Simplemente ¡maravilloso!
- Valdesalor: No hay albergue, pero en el ayto. te ofrecen la Sala de Juntas donde tienen 3 colchonetas. Al lado, tienen un baño completo con ducha de agua caliente, todo muy limpio y con mucha amabilidad por parte del personal del ayto.
- Casar de Cáceres: Albergue atendido por un bar cercano, piden la voluntad, estaba todo muy sucio y desatendido, tenía cocina y frigorifico.
- Embalse de Alcántara: Albergue del Proyecto Alba-Plata, cobran 15 euros (incluido desayuno), carísimo, magnífico albergue, aunque sucio, un ciclista que llegó a última hora fue a levantar la almohada y estaba llena de telarañas, según me comentó el recepcionista que atendía el albergue (muy majo), quitaron el servicio de limpieza porque van pocos peregrinos. Eso si, los 15 euros siguen cobrándolos igual. No tiene cocina, tiene un mini-bar con pocas cosas y a precios de capital.
- Grimaldo: Albergue atendido por la señora del bar de al lado, pide la voluntad, las camas muy destartaladas y los colchones muy viejos y sucios, mucha humedad y no había donde sentarse de lo sucio que estaba todo, menos mal que hacía muy buen tiempo y se podía estar afuera hasta la hora de dormir. En el bar de al lado (unico del pueblo) por 8 euros dan de comer y de cenar, un poco caro para lo que ponen (pasta, una chuleta de cerdo y flan).
- Carcaboso: Albergue privado sito en el bar "Pacense / Ruta de la Plata", no recuerdo el precio pero me parecio carísimo, no tienen cocina, pero tienen muy buenas camas con sábanas limpias y toalla, baños limpios, con frigorofico, en general muy bien aunque caro. En el bar "Las Golondrinas" comí y cené como un señor.
- Aldeanueva del Camino: La hospitalera del albergue vive en la casa de al lado, exige la voluntad, sencillo, pero bien, no tiene cocina, ni sala donde comer algo.
Buen Camino."

91Oskar Nabarro Yera (el tigre del Norte) ;-)22 julio 2008

Oskar Nabarro Yera (el tigre del Norte) ;-), de Donostia, recorrió la Vía de la Plata a pie del 8 de abril al 29 de abril de 2006 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "lo impresionante que es todo en sí. La cantidad de agua que había (no por las fuentes): en todo el camino ríos que se desbordaban y caían por el mismo camino convirtiéndolo en un canal navegable". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor que soporté en todo el camino, sobre todo Ourense, y la soledad que de Salamanca hasta Santiago me acompañó. Llegar a Santiago en pleno puente del 1 de Mayo, y oir a la gente: mira un peregrino, como si de un souvenir se tratara". De este Camino piensa que es "muy duro, lo más duro que he hecho en esta vida... tenía pocos días (22) y quería acabarlo. Empecé a andar desde el aeropuerto mismo, pues en el viaje ya había perdido un día por cosas de Iberia (no había pilotos), y arrastré unas ampollas tremendas desde la 1ª etapa. Perdí 10 kilos de peso. Y rompí a llorar, cosa que me cuesta mucho, a 20 km de llegar a Santiago". Por último, aconseja lo siguiente: "háganlo en cuanto puedan. Aún mantiene su encanto, y no hay tanta ansiedad por enriquecerse a cuenta del peregrino".

90José Luis17 julio 2008

José Luis, de Sanlúcar de Barrameda, recorrió la Vía de la Plata a pie en 2003, 2004,2005 y 2006 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "¿qué decir sobre el Camino?. Gustar me gustó todo, sobre todo la amabilidad de las gentes y la tranquilidad. Es un camino, por lo menos en sus primeros momentos, de soledad muy agradable.
He recorrido la Vía de la Plata en tres ocasiones desde Sevilla y en una cuarta ocasión enlacé con ella desde el Camino de Valencia. Es una vía de lo más recomendable, aunque ya está acusando cierta masificación, propia de los que huimos del Camino Francés. La Via de la Plata es una experiencia maravillosa, cada vez que la recorro descubro nuevos horizontes, hago nuevas amistades y, en fin, voy conociendo los nuevos albergues y las costumbres que rodean a las gentes de los pueblos por donde pasa.
Dese Guillena, hasta Santiago la red de alojamientos ha alcanzado un nivel muy aceptable. Yo recomendaría hacer un alto en el albergue de Fuente de Cantos; Felipe es maravilloso y os enseñarä un adudiovisual sobre la historia del antiguo convento; ademäs dormir en una de las celdas acomodadas para peregrinos no tiene precio. Qué decir de Elena de Carcaboso: se desvive tanto ella como su hijo por los peregrinos; la verdad es que siempre que voy me trata con el mayor cariño y siempre se acuerda de su peregrino de Sanlúcar. No olvideis que hay que parar a dormir en Fuenterroble con Blas, eso sí que es un auténtico lujo peregrino, se vive en su albergue el alma del Camino. San Pedro de Rozados, con Carmen Moreno, a la que considero una gran amiga, os tratará con todo el cariño del mundo y disfrutaréis de una excelente cena, lástima que cerraran las antiguas escuelas, era un típico albergue con colchonetas en el suelo y el corral de ovejas justamente detrás, dormí alli dos veces y en las dos veces coincidí con peregrinos y lo pasamos estupendamente. En el Cubo de la Tierra del Vino tuve el privilegio un invierno de comer con Don Tomás, párroco donde los haya, enamorado del Camino, y siento mucho que se haya tenido que jubilar, ya que fue una de las grandes experiencias del Camino. No quiero olvidarme de los padres de Alcuéscar, donde el padre Agustín nos ofreció pitarra a los peregrinos, diciéndonos que era el regalo de Dios para Extremadura. Cada vez que me he quedado alli a dormir he ojeado el libro de firmas y he encontrado mis escritos anteriores; en esos momentos se te saltan hasta las lagrimas. Mis felicitaciones a Jesus, en Granja de Moreruela, Bar el Peregrino, todo amabilidad y amistad, ha conseguido para el pueblo uno de los mejores albergues de la ruta. Desde aquí mi más sincero agradecimiento a Anita y su marido, me trataron estupendamente y me llevaron a comer a su bodega en Santa Croya de Tera, todo un lujo para un peregrino cansado y hambriento. Qué decir después de haber salido al Camino 10 veces, y este septiembre será mi undécima: saldré desde Alicante, enlazaré con la Via de la Plata en Zamora y seguiré de nuevo la via sanabresa. Aquí destacaría el trato agradable que se recibe en Campobecerros, hago parada obligada, siempre que paso recuerdan mi presencia. A partir de aquí el camino se vuelve un poquito más impersonal, pero no tengo ninguna queja sobre Vilar de Barrio, destacar que en la casa de enfrente del albergue se desviven por el peregrino, me daba hasta verguenza, ya que la mujer se tomaba todas las molestias y yo no quería incordiar. Pensemos que a partir de aquí la impersonalidad vuelve a reinar, los albergues de Galicia pierden ese halo de amabilidad que rodea a los anteriores, aunque sigue siendo un lujo recorer sus inmensos bosques y sobre todo entrar por el Camino Real, donde si se ven las torres de la Catedral, En esos momentos a orillas del Rio Sar, sólo se puede volver la vista atrás, recordar lo pasado y sentir la nostalgia de querer comenzar un nuevo Camino. Desde aquí animaría a todos, que si pueden no terminen en Santiago, que no abandonen y si pueden continuen hasta Fisterra, es una experiencia inolvidable".
Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el albergue de Mombuey, donde el alcalde, dueño del Hostal Rapiña, despreciaba y maltrataba al peregrino; el albergue de Orense, donde los hospitaleros se han creído que aquello es suyo y llegan a exigir a los peregrinos, se debe de ser más indulgente ya que no todo el mundo vamos buscando fastidiar, al final pagan justos por pecadores".
De este Camino piensa que "fue de lo más agradable, lo he atravesado dos veces en plena canícula de septiembre y una vez en enero bajo siete temporales de nieve. Fue durísimo, pero la bellza de sus paisajes, la amabilidad de sus gentes lo compensaban todo. Aún recuerdo ese último año que lo hice en invierno, sentado en la cafetería de la estación de autobuses de Santiago de Compostela, esperando la salida del autobús para Cádiz, cómo se me saltaban las lágrimas, ya que el Camino que más me había impresionado había tocado su fin ". Por último, aconseja lo siguiente: "sólo una cosa: animaros a hacerlo, no creáis todo lo que os digan, lanzaros a la aventura, es el mejor Camino y lo vais a disfrutar a tope".
Leyendo a este peregrino, recuerdo a otro, francés, que conocí en agosto de 2007 en la Vía Tolosana. Aunque no me dejó un gran recuerdo, Michel acertó al decir que estos caminos tienen alma. Y es verdad: es algo que no sientes en casi ninguno otro. Lástima que en una ruta tan maravillosa como ésta resulte tan abrupto el choque con esos hospitaleros "oficiales" cargados de normas, como los que también me han tocado a mí alguna vez, precisamente en Orense. Buen Camino, José Luis.

89Jordi5 junio 2008

Jordi, de Andorra, recorrió la Vía de la Plata bici desde el 19 de mayo de 2008 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los 4 primeros días con sol, la ciclabilidad de los caminos, el paisaje muy verde, espectacular, la gente simpática; son 1000 km sin muy fuertes desniveles". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el tiempo lluvioso durante 8 días, mucho barro, ríos crecidos, algunos albergues cerrados o difíciles de encontrar". De este Camino piensa que es "muy agradable en seco, muy duro físicamente con mucho barro al tener que empujar la bici o llevarla a cuestas parar cruzar algún río con 60 cm de agua... Aunque no llueva, es fácil mojarse los pies desde primera hora, con los charcos y el barro". Por último, aconseja lo siguiente: "si dan lluvias estad muy preparados: todo metido en bolsas de plástico, llevar la funda de alforjas, secar calzado metiendo mucho papel de periódico... Con sol, crema protectora y mucha agua o cerveza... Sea como sea, siempre sonriendo y siendo positivos, que el camino es muy chulo y no excesivamente duro".

88Manuel Juan Moreno25 mayo 2008

Manuel Juan Moreno, de Huelva, recorrió la Vía de la Plata bicicleta desde el 09/05/08 entre Minas de Riotinto (Huelva) y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo todito todo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el albergue Lazarillo de Tormes de Salamanca, creo que por ser municipal se pasan". De este Camino piensa que es "agradable porque es la vida misma y la vida es bella". Por último, aconseja lo siguiente: "les recomiendo unos tapones por los roncadores, hay personas por decir algo que parecen osos, madre mía, qué manera de roncar creo que algun@s se deberían coser la boquita".

87Marcial Rodríguez21 mayo 2008

Marcial Rodríguez, de Vigo, recorrió la Vía de la Plata a pie del 15 al 19 de mayo 2008 entre Puebla de Sanabria y Orense. Y nos cuenta lo siguiente:
"Llevo tanto tiempo entrando en esta web que me veo en la obligación de contribuir con algo. Soy un veterano de otros caminos (Francés, Primitivo y Portugués). El motivo de esta caminata, que no peregrinación, fue acompañar a unos amigos que se "inician" y solo disponian de unos dias de puente. Ahí va lo que considero útil por reciente.
- En Puebla de Sanabria no hay albergue.
- Al pasar Requejo en vez de seguir el camino (allí donde gira a la derecha casi 360º antes de empezar a subir), seguimos recto, pasamos el rio y un camino nos condujo directamente al alto del Padornelo, creo que ahorramos un par de km. Llovía mucho y estaba muy mal pero creo que con buen tiempo merece la pena. En el Hostal Padornelo un caldo gallego que quita el sentido.
- En Lubián Casa Irene está cerrada. En Casa Pachaca 20 € la habitación con baño compartido y desayuno.
- En A Gudiña, Hostal Madrileña a la entrada del pueblo, también 20 € sin desayuno pero con baño.
- De A Gudiña a Laza, tan espectacular como siempre.
- En Campobecerros bar-tienda a la entrada del pueblo a mano izquierda. Dueña muy amable y servicial. Siendo festivo nos dio caldo, un par de huevos con chorizo, bebida, café, todo muy barato y bien.
- En Laza, albergue muy bien y atendido por Proteccion Civil. Aqui ocurrió la "experiencia negra" del camino. Amigos tenían que volver a recoger el coche que habían dejado en Puebla Sanabria. Desde Campobecerros se llama a taxista de Laza y se pide precio. 80 €. De acuerdo. Cuando llegamos, lo que era 80 se convirtieron en 120. Buen intento de estafa. Contratamos a otro que vino desde Puebla de Sanabria. Para que otros peregrinos no caigan ahí va la matrícula del coche-taxi de Laza: OR-1358-U.
- Laza-Xunqueira de Ambía. Subida a Albergueria dura. Parada en Rincon del Peregrino. Luis, su dueño, amable como siempre. Nombre y mensaje en una concha que cuelga de la pared. Hay cientos de ellas.
- En Xunqueira la colegiata es digna de ver. Albergue: lejos, bien acondicionado, pero muy mal atendido. La ducha sigue muy caliente, peligro de quemarse.
- Etapa Xunqueira-Orense, mucha carretera y nada digno de mención.
- En los Albergues de Galicia cobran 3 euros.
Gracias por esta página, a su autor y a todos los que contribuyen a hacerla mejor. Salud, felicidad y Buen Camino."

86Luisma3 marzo 2008

Luisma, de Toledo, recorrió la Vía de la Plata en bici en el 1 y 2 de marzo entre Sevilla y Mérida. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "los paisajes de las fincas El Berrocal, Arroyo Mateos y el tramo anterior a Castilblanco". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el que el albergue de Monesterio (Cruz Roja) estuviera cerrado y no exista proyecto en esta localidad de habilitar uno". De este Camino piensa que es "tramos muy agradables entre dehesas, verdadera sensación de aislamiento en algunas zonas. Sin embargo, para los ciclistas, el terreno es muy duro en algunos tramos y obliga a desmontar. Además el camino está, en sitios puntuales, en malas condiciones debido a la lluvia y al paso de tractores". Por último, aconseja lo siguiente: "para los bicigrinos: el camino es duro y pedregoso en algunos tramos antes de la carretera de Castilblanco. La subida (la bajada también es complicada) a El Calvario me pareció imposible hacerla a pedal y con alforjas, incluso empujando la bici se pasa mal. Siguiendo las flechas se atraviesa sin problemas la finca Arroyo Mateos, y se llega a El Real de la Jara sin tocar asfalto, ahora bien, hay tramos en los que toca empujar la bici y hasta llegar a la pista de tierra se hace duro".

85Natxo Knörr2 octubre 2007

Natxo Knörr, de Mallorca, recorrió la Vía de la Plata en bici del 14 al 23 de septiembre de 2007 entre Salamanca y Santiago. Y nos cuenta lo siguiente:
"Fuimos un grupo de diez amigos. Lluvia a mares entre Salamanca y Roales (Zamora) y sol de justicia el resto hasta Santiago. El albergue de Villanueva de Campeán hermoso, en una noche de truenos y relámpagos, y el trato en el bar para la cena fabuloso. En la segunda etapa, Villanueva-Tábara, el paisaje cambiante y alguna dificultad para seguir las flechitas. El albergue de Tábara, correcto sin más. De Tábara a A Gudiña, tuvimos un agradable encuentro con una paisana mallorquina en el bar Blanco, donde se come un menú económico y muy abundante. La etapa se hacía interminable y decidimos parar en Cernadilla, pero no había sitio en el albergue, igual que nos pasó en San Salvador. Al final caímos en una casa privada en Palacios de Sanabria, donde había sitio para los diez a un precio módico. El aprovisionamiento en el bar de la carretera, donde Patricia nos mimó, desayuno con huevos y chorizo y pan Bimbo porque hay que avisar. De Palacios hicimos la etapa hasta Xunqueira. Hay que llevar máquina de fotos y pararse lo indispensable para hacer fotos, es impresionante. La subida del Padornelo y la Canda, por la carretera, estos bestias de las autopistas han jorobado la Via con los escombros. Una vez pasada Venda de Teresa (gran vista desde el camino sobre el embalse das Portas) y Venda da Capela, pueblos éstos que parecen desiertos durante el día, hay una bajada larguísima hasta Laza, que hay que extremar en cuanto a cuidados porque el barranco de la derecha se las trae. En Laza hicimos paradita para comer en el bar "Más o menos", a la izquierda de la carretera. Hay que reponer fuerzas porque luego llega la Alberguería. Eso no es una subida, es un matapersonas. Menos mal que en el albergue de Xunqueira de Ambia repusimos fuerzas; a medida que vas avanzando los albergues son mejores. Si has pasado la Alberguería lo demás hasta Santiago te parecerá un cuento de niños. Paramos la siguiente en Castro Dozón. Albergue genial, pero ojo, al llegar paraos en el bar del supermercado para que os guarden pan, y vosotros mismos pedís de qué queréis el bocata para cenar. La última etapa no tiene secreto, comer en Ponte Ulla, en el bar Ríos, una pareja genial que hace una sopa de pescado que tira de espaldas. Y de remate llegamos a Santiago, conseguimos la credencial y dormimos en un lujo como es el albergue San Lázaro, que enfrente tiene variada oferta de manduca. Y para final de fiesta hay que ir a comer al "Manolo", en Santiago. Menu astronómico y barato con una calidad que para sí quiseran restaurantes de campanillas."

84Luis Rivera Galvan26 septiembre 2007

Luis Rivera Galvan, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 5 al 24 de mayo de 2007 entre Cáceres y Astorga. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "para una persona tan enamorada como yo de este Camino es imposible decir qué es lo que más me gustó de él. El Camino son muchas cosas buenas y distintas, aunque hay cosas que sobresalen de entre todas, como la amistad que surge con ese peregrino, con el que has convivido buenos y malos, o al menos, penosos momentos por el calor, por la lluvia, por el cansancio, o que simplemente tienes un bajón de ánimo, y se encuentra ahí para animarte, (Gracias Juan), o el trato con personas que no conoces de nada, y se vuelcan contigo, como me sucedió con la Sra. Elena de Carcaboso, o caminar por masas boscosas, donde todo es verde y abajo oyes como corre un rio, como ocurre a la salida de Baños de Montemayor, precioso lugar y precioso pueblo, o la visión de esos océanos verdes que son en estas fechas, antes de la siega, los inmensos campos de Castilla, donde no se les divisa el fin, o esas estampas del ganado, de una clase o de otra, en las dehesas, o sentarse en un alto, después de una fatigosa subida y mirar por donde has subido, o mirar para la parte opuesta y disfrutar de la visión en la lejanía de la ciudad de Salamanca, con todo mérito, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, o de la visión de la catedral de Zamora desde la orilla de la parte opuesta del rio Duero, o la simple visión de las jaras salpicadas de miles y miles de flores en estas fechas del mes de Mayo, o cuando se cruza la chopera poco antes de llegar a Villanueva de Azoaque, muy cerca de Benavente, donde sólo se oye el aire, los pájaros y de fondo, el rugido del rio Esla, que venía muy crecido y furioso, tanto que imponía cruzar el viejo puente abandonado del ferrocarril, o más adelante cuando se cruza el rio Órbigo, también muy crecido, por el puente de la Vizana, o la vista que hay desde la iglesia de San Esteban, en Alija del Infantado, o el conjunto monumental de la catedral de Astorga y el Museo de los Caminos. Todas esas cosas son El Camino, y como dije al principio, una persona tan enamorada como yo de él, no puede decir, “Qué es lo que más me gustó”". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "para mí y mi esposa, que inició conmigo el Camino, lo peor fué tomar la decisión de volvernos para Sevilla desde Fuenterroble de Salvatierra, por unas ampollas de gran tamaño que le salieron en ambos talones, que producían un gran dolor al caminar, eran impresionantes, así que después de dejarla en casa, volví solo y lo retomé en Fuenterroble. Independientemente de esto, también hay cosas que no deberían de ser, como lo denigrante que eran los albergues de Galisteo, Benavente y Alija del Infantado, que no reunían las mínimas condiciones de uso, para eso mejor no tener nada, al menos sabes que no tienes que buscarlos y te ahorrarías una buena caminata, como me pasó en Galisteo". De este Camino piensa que "a mi criterio lo que me resultó más duro fueron las etapas que hice desde Cañaveral a Galisteo, sobre todo el último tramo desde una casa a modo de cobertizo, que hay antes del arroyo El Sapo, no llegábamos nunca a Galisteo, era una etapa muy larga y hacía mucho calor y la otra, pasado el Arco de Cáparra, nos desviamos hacia el Hostal Asturias en la N.630, anduvimos varios kilómetros bajo un sol abrasador, eso quizás fue lo más duro, más incluso que las dos etapas que hice bajo fuerte lluvia, una desde Zamora a Riego del Camino, y otra desde Riego del Camino a Benavente, en ésta me estuvo lloviendo hasta pasado Barcial del Barco, todo por carretera". Por último, aconseja lo siguiente: "consejos no puedo dar, pero sí les recomiendo que escojan bien la época para recorrer el Camino: caminar bajo el Sol si hace mucho calor es muy duro; y bajo la lluvia, por camino barro, y por carretera los vehículos: cuidado con los vehículos son un gran peligro para los peregrinos. No cargarse mucho, después esos kilos suelen pasar factura".

83José Delgado Puigfel24 septiembre 2007

José Delgado Puigfel, de Castellón, recorrió la Vía de la Plata a pie con 2 amigos del 9 al 14 de septiembre entre Gudiña (año anterior Zamora-Gudiña) y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "Galicia, sus gentes y los albergues. Encontrarse gente como Luis del bar de Alberguería es volver a las raices de los antiguos hospitaleros". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la señalización algo deficiente sobre todo a las salidas (Orense, Castro Dozón), de las que las guías actuales no informan bien. Y cuando hablan de albergue de Ponte Ulla, en realidad es de Outeiro-Vedra: llegas a Ponte Ulla como nosotros a las 20,30 horas despues de 48 km y 14 horas desde Castro-Dozón pensando en descansar y te dicen que está a 4 km y subiendo. Y también el abandono por parte de algunos ayuntamientos, como el de Villar de Barrio, del albergue, que es nuevo y esta sucio y ya deteriorado". De este Camino piensa que es "agradable y duro. Agradable porque te encuentras con la naturaleza en estado puro. Y duro por la orografía de Galicia, siempre subiendo y bajando, pero quizas eso sea su encanto". Por último, aconseja lo siguiente: "que vengan de verdad a ser Peregrinos, cosa que ya no se estila en el Camino Frances".

82Pepe Oñate13 septiembre 2007

Pepe Oñate, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie en mayo de 2005 entre Cañaveral y Baños de Montemayor. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "que no hay la masificación del Francés, aunque ya me cuentan que en este año (2007) la cosa va subiendo. Y por tanto la gente no está tan maleda como la mayoría de los hosteleros del Camino Francés. Puedes parar tranquilamente en cualquier pueblo y tomarte tus vinos y tapas sin que intenten robarte". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "para mí este camino no tiene nada malo. ¿Que hay rebaños y animales sueltos?, esa es la señal de un camino aún virgen". De este Camino piensa que "puede resultar duro, al haber tanta distancia entre pueblo y pueblo, como me pasó otro año entre Casar de Cáceres y Cañaveral, pero sigo insistiendo en que esto es lo majestuoso de este camino". Por último, aconseja lo siguiente: "más que nada soy yo el que pido consejo, porque tengo intención ¡por fin! de terminar este camino entre Baños y Santiago, y me gustaría saber cómo andan esas obras de autovía, sobre todo la entrada a Salamanca".

81Isidoro Munar Fernández10 septiembre 2007

Isidoro Munar Fernández, de Murcia, recorrió la Vía de la Plata a pié del 2 al 8 de septiembre de 2007 entre Mérida y Aldeanueva del Camino. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje, el caminar por las dehesas, el cielo estrellado a las 6 de la mañana, los amaneceres, los pocos peregrinos que te encuentras y que los que ves son verdaderos amantes de la peregrinación. El trato de las gentes de los pueblos por los que pasas, etc., todo, me gustó todo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la suciedad que vas viendo por los caminos (botes de refrescos, botellas de agua vacías, bolsas de plástico, etc.); algunas etapas un poco largas; y aquellos peregrinos, por llamarles así, que pasan por los albergues exigiendo, dejándolo todo sucio y luego se van sin dejar un donativo". De este Camino dice que "me resultó muy agradable, ya que es fácil, está bien señalizado, los paisajes son preciosos, el trato de la gente tanto de los peregrinos que encuentras, como de los lugareños es muy bueno y acogedor. Los hospitaleros muy bien, aunque quiero hacer una mención especial a la hospitalera de Alcuescar, Coro, muy agradable, atenta, servicial, siempre pendiente de los peregrinos y siempre con una sonrisa, ¡gracias! Tambien quiero dar las grácias a Donelio, que con su compañía y ayuda, me hizo el camino fácil y ameno. ¡Buen Camino, Donelio!". Por último, aconseja lo siguiente: "el camino no solo hay que hacerlo, sentirlo, vivirlo, compartirlo, sino tambien escucharlo. ¡Hay que escuchar al camino! Hay que oir el sonido del viento al pasar por las ramas de los árboles, el piar de los pájaros, el crujir de una hoja en el suelo, al sucumbir bajo el paso de nuestras botas de peregrino, hay que oir nuestros pensamientos, los latidos de nuestro corazón, pero en especial hay que escuchar el sonido de nuestras pisadas al hacer el Camino de Santiago. ¡Buen Camino!".

80Francisco Montosa Gandía28 agosto 2007

Francisco Montosa Gandía, de Ontinyent, Valencia, recorrió la Vía de la Plata a pie entre el 15-8-07 y el 25-8-07 entre Mérida y Salamanca. Y nos cuenta lo siguiente: "una cosa para mi muy importante: la basura. ¿Cómo explicarle a ese "peregrino dominguero" que si ha sido capaz de llevar esa lata de refresco, esa botella de agua o ese paquete de galletas lleno hasta allí, una vez consumido pesa muchísimo menos. Se recogen en una bolsa y cuando llegen a un pueblo seguro que hay un contenedor para arrojarlo. Es una lástima, pero la cantidad de basura que ves es impresionante. Y en los refugios qué decir. La cuestión es que lo ensucian los mismos peregrinos. Se lo agradecerán el Camino, la Madre Naturaleza y al final, él mismo. Y por supuesto todos los que vengan detrás."

79Julian9 agosto 2007

Julian, de La Coruña, recorrió la Vía de la Plata en bici del 28/07/08 al 05/08/08 entre Merida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la tranquilidad y la soledad de las etapas". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "seguramente el calor (43ºC en Caceres) pero te acostumbras, y madrugando...". De este Camino piensa que es "agradable: volveria sin dudarlo; quiza haria etapas más cortas, parando más en los pueblos... seguramente en otra epoca en la que el calor ayude un poco. Pero en general he disfrutado mucho". Por último, aconseja lo siguiente: "si hace calor, madrugar; si vas en bici y puedes verifica como está el camino. Y recuerda que la mayoria de las veces tienes la carretera muy cerca y con las nuevas autovias está casi vacia, es casi un carril-bici... los romanos lo hubieran hecho".

78Victoria10 julio 2007

Victoria, de Murcia, recorrió la Vía de la Plata a pie en julio de 2007 entre Merida y Baños de Montemayor. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la tranquilidad de saber que tienes plaza en el albergue, evitar la masificación, el paisaje por Extremadura, la relación que estableces con otros peregrinos". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la etapa de Mérida a Aljucen y la de Cañaveral a Carcaboso por el paisaje y por los kilometros. Y cuando nos perdimos dos veces a las tres de la tarde con todo el sol y sin nadie a quien preguntar". De este Camino piensa que es "agradable porque conocí a gente muy interesante y tuve experiencias muy interesantes con las vacas". Por último, aconseja lo siguiente: "que se lleven lo imprescindible, en el camino te sobra todo, hasta lo que a veces considerás imprescindible; en el camino te das cuenta de que no lo es. Resta todo lo que puedas, luego tu espalda te lo agradecerá".

77Juan José Pagano1 julio 2007

Juan José Pagano, de Argentina, recorrió la Vía de la Plata a pie del 30/05/07 al 12/06/07 entre Sevilla y Cáceres. Y nos cuenta lo siguiente:
"Me parece que la señalización entre Sevilla y Guillena es un tanto deficiente en general. Al salir de Sevilla, tienes en un puente la opción de ir por carretera a Camas o por el campo hasta Santiponce. Yo elegí esta última opción, las flechas hay que imaginarlas, y si te diriges hacia una perrera que percibes por los ladridos, estás en la opción correcta. Al llegar a Santiponce, di con una rotonda sin otras señas que las de mi propia intuición... Entrar al pueblo, pasando debajo del puente y rumbearse por la torre del Monasterio de San Isidoro. Al salir de Santiponce, las flechas indican perfectamente una gran senda, donde es imposible perderse (debes pasar un arroyo y un alto tanque de cemento). Pero al final de esta senda, cuando giras a la derecha, pierdes de vista las flechas, en especial una que te lleva directo al pueblo, y que yo no pude ver (otro peregrino me ha dicho que es muy pequeña). Yo seguí recto por la vía principal y salí a una finca con cabras, y luego el río. Consulté a una persona, y me dijo que lo bordeara hasta salir a Guillena. Efectivamente llegué al pueblo, pero haciendo un rodeo de 4 km aproximadamente, entre escombros y varios cruces del río."

76Pedro Pastor27 junio 2007

Pedro Pastor, de Galdácano, Vizcaya, recorrió la Vía de la Plata a pie del 29-05-2007 al 6-06-2007 entre Sevilla y Cáceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los pueblos y su gente, y el albergue Casa de los Pobres de Alcuéscar, en especial sus hospitaleros: Nekane y Jose Mar,i por su buen hacer, sus curas milagrosas y su buena cena, gran labor que hacen desinteresadamente". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la soledad hasta Mérida, el calor (del que ya iba mentalizado) y alguna mala señalización que me hizo andar y desandar muchos kilómetros". De este Camino piensa que es "agradable, sí, porque ya iba mentalizado de que no tendría nada que ver con el Francés, y duro, muy duro, por el excesivo calor. La soledad la llevo mejor andando, pero estar completamente solo en los albergues es peor". Por último, aconseja lo siguiente: "los que quieran ir en verano que se lo piensen bien y si van que lleven mucha agua y adelante, que al final merece la pena, yo el año que viene hasta Zamora: ya empiezo a planificarlo".

75Cesar Rubio26 junio 2007

Cesar Rubio, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata a pie y solo desde el 17-6-07 hasta el 25-6-07 entre Puebla de Sanabria y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "en general todos los albergues: gratuitos, con todo lo disponible y cuidados, mejor si hay hospitalero. La gente que conoci, muy maja y muy abiertos a charlar y ofrecerte ayuda. Muy buena señalizacion, no es necesario una guía, con tener un mapa con los pueblos por los que pasáis vale. Preguntad a la gente, siempre que os aconsejará si es mejor el camino o la carretera". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "todos los días excepto los 2 últimos hubo grandes tormentas, algunos albergues son muy malos, como Bandeira, en otros no había calefacción y la ropa no se secaba, ni las botas, que es aún peor. Etapas y lugares como la subida al puerto de Padornelo, con todo el camino que parecía un río y con tormenta, y luego los túneles tenian mucha corriente y coges mucho frío". De este Camino piensa que "fue agradable cuando hizo bueno. Tiene duras cuestas, sobre todo en Galicia, y lo noté en 2 ocasiones en la rodillas por ir demasiado rápido y sin apenas tomar descansos". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar 2 bastones para evitar cargar las rodillas, casi me produce un problema gordo; tomaos con calma el camino porque acabar antes del mediodia no es muy agradable luego; no carguéis con esterilla ni con mucha agua: no es necesario en Galicia".

74Angel Santodomingo Garcia20 junio 2007

Angel Santodomingo Garcia, de Zaragoza, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 2 de junio al 9 de junio del 2007 entre Villanueva de Campeán y Santiago de Compostela. Y nos cuenta lo siguiente:
"Esta ha sido la 4ª vez que hago la Vía de la Plata, con lo cual quiero decir que cada vez encuentro más satisfacción en hacerla. Lo más importante por la tranquilidad, las personas que te encuentras, como por ejemplo el pastor antes de llegar a Riego del Camino y su su manera de ver la vida, sin agobios ni prisas y ya por último para destacar los paisajes. Los albergues que son excelentes por sus instalaciones son los siguientes: Riego del Camino, Puebla de Sanabria, Casa Rural Anita con sus encantadores dueños Anita y Domingo, A Gudiña con su hospitalero Toni, de la Asociación de Valencia, Cea con su hospitalero Orlando, y por último el Restaurante Rios de Puente Ulla, donde atienden a los peregrinos, tanto en la comida como en el alojamiento, de verdadera maravilla y a unos precios que ya no se llevan por este mundo. Un recuerdo muy especial para Dorita, alcaldesa electa y responsable del albergue de Riego del Camino, por su gran interes en mejorar el albergue. Como ejemplo el año pasado no habia literas en todas las habitaciones y este año por fin ha conseguido tener todas con literas, y aparte su cariñoso recibimiento. Un recuerdo especial para José, peregrino caminante de Zaragoza y que habia comenzado el camino en Valencia. Espero que haya llegado sin novedad. Como aspectos negativos, el albergue de Xunqueira de Ambia, destartalado, sucio con las instalaciones dejadas de la mano de Dios y que da pena, porque es precioso. Un tirón de orejas al ayuntamiento o entidad responsable del mismo. También la travesía de Orense, que se hace eterna y que no está muy bien señalizada. También un recuerdo para Luis, de Alberguería por su recibimiento y cordialidad. Como zonas más duras, y siempre para los que van en bicicleta, la subida de Laza a Albergueria y la Costiña de Canedo a la salida de Orense. Y como siempre mi admiración para todos aquellos peregrinos que hacen la Vía de la plata andando. Para todos ¡ULTREIA!."

73Mariano Perez Tejada16 junio 2007

Mariano Perez Tejada, de Málaga, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 16-04-2007 entre Merida y Santiago por Astorga. Y nos cuenta lo siguiente:
"Ya he contado algunas cosas, y he recordado que no he contado algo que me parece bueno para cualquier peregrino y es lo siguiente: en Salamanca, existe la Taberna Celta, en la calle Peña Primera. Bien, en esa Taberna (fundada por un peregrino) tienen la buena costumbre de obsequiar a todos los peregrinos con una ración de pulpo a la gallega, un solomillo iberico al roquefort y una botella de Albariño o Ribeiro, sólo hay que presentar la Credencial, y alli hay una mesa con el Perdón puesto para los peregrinos. En ellos está si quieren consumir algo más, nosotros lo hicimos, y por una buena mariscada y tres postres y café nos cobrarón solamente 22,50 €: un regalo para cualquiera. Además tienes buenos pinchos y raciones baratas, nosotros repetimos por la noche. Una gente estupenda. Ánimo a todos y Buen Camino."

72Mariano Pérez Tejada20 mayo 2007

Mariano Perez Tejada, de Málaga, recorrió la Vía de la Plata a pie del 16.04.07 al 17.05.07 entre Mérida y Santiago por Astorga. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la tranquilidad de la ruta desde Mérida hasta Astorga. Y algunas buenas personas del camino como la Sra. Elena, de Carcoboso, (magnífico albergue) o Vicente, de Baños de Montemayor, espléndido como persona: se enteró de que queríamos visitar Hervás, y nos estuvo esperando con su coche para llevarnos las mochilas al albergue de Baños y recomendarnos dónde comer en Hervás, asi como en Baños; en fin chapó por Vicente y su albergue en Montemayor". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "algunos albergues y el mal equipamiento de los mismos, asi como las pocas infraestructuras de la Vía; y las muy largas distancias, sin ningún sitio donde poder desayunar o tomar un almuerzo, ni fuentes donde llenar de agua las cantimploras". De este Camino piensa que "como he comentado más arriba es muy agradable caminar solo con el sonido de los pájaros por dehesas y con buen tiempo. Sin embargo es duro que en el tramo de Merida a Salamanca en 25 ó 30 km no encuentres nada más que vacas o toros o cerdos y muchas encinas. Luego de Salamanca a Astorga es muy solitario, lo que es de agradecer, y no muy duro. Después, desde Astorga, una romería en esta época; sobre todo alemanes por cientos: no me imagino como será en Julio y Agosto. Además estos extranjeros son unos incívicos, quieren seguir con su costumbre de dormir a la 8 de la tarde y empezar a la 6 de la mañana en abril, que no se ve. Un drama con ellos. Lograrán convertir el Camino en un negocio para restaurantes y tiendas, porque en algunos sitios anuncian desayuno (café, tostadas, mantequilla, mermelada y un vasito de zumo de naranja de bote) por 3 €, como una oferta: en Málaga me cobran por lo mismo 2 € (cambiando la mantequilla y mermelada por aceite y tomate)". Mariano ha escrito comentarios de 16 localidades de esta ruta en el cuestionario dedicado a ello. Además nos comenta lo siguiente del camino hasta Santiago por Astorga: "En Benavente albergue es sucio y malo sin agua caliente: un desastre de la politica de ese pueblo importante y muy industrial, parece mentira que no pongan unas bombonas de butano (estos políticos sólo saben prometer). En Alija del Infantado el albergue, aunque viejo, no esta tan mal, pero tampoco hay agua caliente. Id a comer a un mesón que está a la entrada: comida muy abundante por 8 €, y si estáis cansados tiene el teléfono puesto en el albergue: lo llamáis y va a buscaros, ya que este mesón esta a la entrada, a 1,5 km. El resto normal hasta Astorga, luego ya sabéis que el Camino Frances es distinto. Ánimo a todos y aunque tengamos sorpresas negativas también las hay positivas. Buen camino a todo el mundo y adelante".

71Rafael Aguilar Juan15 mayo 2007

Rafael Aguilar Juan, de Segorbe (Castellón), recorrió la Vía de la Plata a pie del 28-04-2007 hasta el 05-05-2007 entre Puebla de Sanabria y Santiago. Y nos cuenta lo siguiente:
"Hice el camino con otros dos compañeros con la idea de reunirnos con otros tres amigos a la entrada de Santiago, que venian desde Sevilla en bicicleta. Pensaba que no íbamos a encontrarnos con otros peregrinos, pero desde el primer día conseguimos hacer amistades con varios, sobre todo extranjeros, todos ellos jubilados, cada uno con una historia diferente. Prácticamente hicimos todas las etapas juntos hasta Santiago. En cuanto a los albergues fueron casi todos buenos, salvo el de Castro Dozón, por que no sabemos si había: al final a dormir al polideportivo, a unas habitaciones que han habilitado para ello; eso sí, pagando un buen precio. Y también en Bandeira, que existen unas instalaciones impresionantes, pero abandonadas totalmente: las cabañas con los cristales rotos, el suelo levantado como si hubiera pasado un terremoto, y ratones, aparte de estar a 3 km del pueblo. Lo mejor de este camino han sido los paisajes y la gente de los pueblos, que no dudan en ayudarte en lo que sea y en pararse a charlar con los peregrinos. Pienso que este camino puede ser lo más parecido al Camino Francés hace 20-25 años, cuando no habia la masificación y la picaresca que existe en estos tiempos. Los extranjeros y los que amamos el camino respetamos todo esto, pero por desgracia no todos vienen a lo mismo."

70Basili Ferré Martí13 mayo 2007

Basili Ferré Martí, de Falset Priorat Tarragona, recorrió la Vía de la Plata andando del 25-04- 2007 al 6-05-2007 entre Sevilla y Cáceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "conocer un tipo de vida y de gente, para mí desconocida, con resultados positivos. El paisaje precioso y sorprendente. La acogida en la Casa de la Caridad de Alcuéscar, impactante y enriquecedora". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la llegada a Guillena, por lo mal del alojamiento. Lo peor la información en el Albergue de Almadén de la Plata donde nos informaron que la Finca Arroyo Mateos estaba cerrada. Optamos por la carretera. Un grupo de peregrinos decidió pasar por la finca y no tuvieron ningún problema. Parece ser que la hospitalera siempre dice lo mismo. Nos sentimos estafados". De este Camino piensa que es "agradablemente duro. Iba preparado para pasar calor y sed, y resulta que pase frio y humedades. La pega es que no puedes programar etapas regularmente por distancias. Suerte tenemos del planificador. Esperaba hacer el Camino practicamente solo, y cada día nos reuníamos entre 20 y 30 peregrinos, la mayoría alemanes". Por último, aconseja lo siguiente: "cambiar el Xip del Camino Francés. Esta es otra pelicula, ni mejor ni peor, diferente, sorprendente y agradable".

69Luis Rivas Fernandez3 abril 2007

Luis Rivas Fernandez, de Bilbao, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta de montaña en junio del 2005 entre Marbella y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las avutardas en los llanos de Santiago". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la subida a Ronda: muy dura y mucho calor". De este Camino piensa que es "agradable aparte del calor". Por último, aconseja lo siguiente: "salir lo antes posible y no dejar las rutas que os marquen las guias pues después te da pena los sitios que has dejado atras sin visitar".

68Pablo Fernández-Sesma16 marzo 2007

Pablo Fernández-Sesma, de Cáceres, recorrió la Vía de la Plata a pie en Semana Santa del 2006 entre Sevilla y Fuente de Cantos. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "el campo, los paisajes, la naturaleza, los pueblos y la compañia de la poca gente que encontramos". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "los tobillos de mi pareja". De este Camino piensa que es "fantastico, liberador, estas como en otro mundo". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar siempre agua, no se sabe dónde habrá".

67José Manuel Pascual Benito27 febrero 2007

José Manuel Pascual Benito, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 24 al 26 febrero de 2007 entre Sevilla y Mérida. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes, la gente (pocos peregrinos), el albergue de Zafra, y la mayoría de los pueblos por los que pasamos". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la mala indicación en ultimo tramo de la finca "el Berrocal", que hizo que nos perdiéramos todos los que coincidimos en Almadén de la Plata (unas 15 personas), viajando en distintos grupos, pasando apuros por la dureza del terreno (cortafuegos con mucha pendiente) y por la sensación que supone no ver población alguna una vez arriba". De este Camino piensa que es "agradable en muchos tramos, pero muy duro por la acumulación de barro en la bicicleta en el tramo Fuente de Cantos - Calzadilla de los Barros (precisamente)". Por último, aconseja lo siguiente: "cerciorarse del estado del camino en los distintos tramos para evitar averías por barro en el caso de viajar en bicicleta, optando por la carretera cuando sea necesario. Y, sobre todo, mucho cuidado en la Finca el Berrocal: deberían revisarse las flechas que no indican correctamente el Alto del Calvario con destino a Almadén de la Plata".

66Miguel Ángel10 diciembre 2006

Miguel Angel, de Villaba, recorrió la Vía de la Plata a pie en noviembre de 2006 entre Mérida y Mombuey. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes y los compañeros caminantes". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "los tres euros por el desayuno en Villanueva de Campean. Sin censuras, que lo sepa todo el mundo". De este Camino piensa que es "muy agradable". Por último, aconseja lo siguiente: "visitad el albergue de Miraltajo: es maravilloso, la pena es que no hay nadie en 10 km a la redonda". Pues dicho queda. Que lo sepa todo el mundo.

65Licia19 octubre 2006

Licia, de Ribes de Freser, recorrió la Vía de la Plata a pié en 2005 y 2006 entre Mérida y Santa Marta de Tera. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el camino en sí, el poder tener el tiempo de pensar y observar las cosas; yo no era muy observadora y ahora para mí es una necesidad al hacer el camino observar al arte romano (el Arco de Cáparra) y medieval (monasterio Cistercience de Granja de Moreruela, qué preciosidad) y escuchar a la gente, al campesino, a la vendedora de la tienda de Tabara, a los niños que juegan con un balon, a la naturaleza, al aire, al silencio y a Dios, que me cuesta encontrar en el dia a dia". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el dia en que hace dos años hice los 30 km de Galisteo a Caparra, que tuve un virus intestinal y 38 de fiebre. Pero al dia siguiente seguí, aunque a base de manzanillas y aquarius y gracias al camino y a mi pareja, Ángel, gané la batalla, no nos volvimos para casa y seguí hasta Salamanca (desde Mérida, porqué solo tenia 10 dias)". De este Camino piensa que "lo peor fue la calor, pero madrugando se supera, tambien porque el cuerpo se va adaptando al progresivo aumento de temperatura, es peor a las 15:00 cuando sales de comer de un sitio fresco y de repente parece que no soportes la calor y piensas: "suerte que no estoy caminando ahora!...". Pero, gracias al desnivel casi nulo y a la presencia de albergues (más que en el camino entrañable de Oviedo a Santiago o Camino Primitivo, que hicimos en 11 dias; no hicimos el Camino Frances porque huimos de la muchedumbre), no se hace tan duro". Por último, aconseja lo siguiente: "no hay recomendaciones porqué el camino te hace, pero si recomiendo que no desistan nunca. Yo tuve un ataque de ciática y pude hacer el Camino Primitivo y una tendinitis a consecuencia de un golpe (a parte de los dos días que estuve con un virus) y pude hacer la Via de la Plata desde Mérida a Salamanca".

64José Delgado Puigfel27 septiembre 2006

José Delgado Puigfel, de Castellón, recorrió la Vía de la Plata a pie del 3 al 10 de septiembre de 2006 entre Zamora y La Gudiña. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la no masificación del mismo. En los albergues sólo estábamos los 3 amigos que pernoctábamos. Albergues como Cernadilla (para 6 personas y al lado del rio), Lubián, La Gudiña: nuevos y gratuitos". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la falta de servicios en los distintos pueblos por los que pasábamos". De este Camino piensa que es "agradable por los distintos paisajes por los que se pasa: llanuras en Zamora, al norte ya vegetación y bosques, ríos, etc., todo sin cruzarte con nada ni nadie, viendo corzos, águilas, etc. Duro por la longitud de la etapas". Por último, aconseja "mente abierta". Estoy con él.

63Quique y Tere28 agosto 2006

Quique y Tere, de Valencia, recorrieron la Vía de la Plata a pie del 9 al 17 de agosto de 2006 entre La Gudiña y Santiago. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "hacer el camino siempre resulta una experiencia maravillosa, y aunque éste es el más duro de todos, su tramo final, desde Silleda hasta Santiago es precioso. En general todos los albergues, donde los hay, están muy bien cuidados, y por otra parte aún haciéndolo en el mes de agosto puedes disfrutar de una soledad que es imposible encontrar en el Camino Francés". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "la falta de sitios donde comer o dormir y sobre todo la piscinera de Castro-Dozón. Jamas volvería a parar en esa localidad". De este Camino piensan que es "más duro de lo normal por la falta de sitios donde parar a comer o a dormir. Están demasiado separadas las poblaciones con albergues o con sitios donde dormir, lo que hace que las etapas sean largas y duras. Además por culpa de los múltiples incendios hay etapas muy desoladoras, aunque he de reconocer que a partir de Orense la cosa mejoró muchísimo". Por último, aconsejan lo siguiente: "preparaos bien para este camino. No olvidéis el agua y no os fieis de las distancias que marcan en muchos libros y páginas ya que la mayoría de ellas están equivocados. El rutómetro de esta página es bastante fiable. Procurad evitar las horas de sol, porque hay etapas en que no existen las sombras y acabarán por hundiros. Y ante todo mucho ánimo, porque la parte final es una pasada. Vale la pena".

62Agustín20 agosto 2006

Agustín, de San Sebastian, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 07-08-06 al 16-08-06 entre Sevilla y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje, la historia, las personas del lugar, los peregrinos, los amigos hechos". Por otra parte, "el trato que recibimos en todos los sitios fue maravilloso, excepto la experiencia de nuestro paso por el albergue de Guillena: un grupo de unas 8 personas en motos no dejaron de hostigarnos toda la noche dando golpes en la puerta del albergue; llamamos a la policía municipal, que se portó sensacionalmente en todo momento: desde aquí nuestro agradecimiento a ellos. Nos sentimos impotentes, sólo estabamos mi esposa y yo mismo, una pena para nosotros y me imagino que para el pueblo de Guillena. Seguro que sólo fue una gamberrada de unos muchachos, pero se pasaron dos pueblos. Tener cuidado si vais solos. El susto nos duro el resto del camino, a partir de aquí nos pensábamos mucho dónde descansar". De este Camino dice que "nos resultó algo más duro de lo esperado, quizás el calor y el terreno con muchos bancos de arena que nos hacian poner pie en tierra. No os hagáis una impresión equivocada de que nos lo pasamos muy bien y nos dio mucha pena terminar". Por último, aconseja lo siguiente: "Que se animen. Un termo es un apoyo sensacional para tener agua fresca. Los apuntes de esta página nos fueron de gran ayuda. Ánimo y buen camino. Agus y Cova".

61Lluís Gifreu22 junio 2006

Lluís Gifreu, de Girona, recorrió la Vía de la Plata en bici del 04/06/06 al 14/06/06 entre Mérida y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la magia del Camino, con los peregrinos y la gente de los pueblos. La diversidad paisajística y cultural por donde discurre la ruta". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "dormir en el albergue del Casar de Cáceres, no está muy limpio y con demasiadas plazas para el local que hay. ¡Y terminas de las campanas hasta el moño! ¡Recomiendo totalmente llevar tapones para dormir!". También nos dice que "el camino me resultó muy agradable, quizás más porqué me lo planteé solo, pero lo hice todo con un sevillano fantástico (un abrazo, Nacho) que conocí el mismo día de llegar a Mérida, y con todo un grupo de gente que coincidimos al salir el mismo día con destinos diferentes. El camino tiene tramos realmente duros, por el calor y la distancia al principio, y por el terreno al final, pero en general no se me hizo muy duro, la verdad. Creo que este camino es mucho mas duro para los peregrinos que van andando que los de bici, las distancias, el calor (con la bici siempre pasa un poquito de aire, aunque se calentito...), la logística, y la soledad: la bici te da más capacidad de recorrido en un momento dado, y eso te da la posibilidad de encontrar más gente, a pie están las etapas muy marcadas, sobre todo en la primera mitad del camino, y si no coincides al principio... poco vas a encontrar". Por último, aconseja lo siguiente: "pensaba que la ruta seria mucho más solitaria una vez leídas las guías, pero en esta época está relativamente frecuentada, y se ve que cada vez más por sus equipamentos, que poco a poco se van colocando".

60Mariano Martínez Hidalgo29 mayo 2006

Mariano Martínez Hidalgo, de Huesca, recorrió la Vía de la Plata a pie del 7 abril al 20 mayo de 2006 entre Sevilla y Fisterra. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "encontrarme a Luis en Albergería y las conversaciones con las personas que viven por donde pasa el camino, por ejemplo entre Carcaboso y Aldeanueva un ganadero paró su coche y salió con dos manzanas y me ofreció una y conversación". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "mis expectativas de que todo lo pudiera planear antes con la guía". De este Camino cuenta que "me resultó duro, pero más a nivel psicológico que físico, pues hay muchas etapas que no permiten la distracción". Por último, aconseja lo siguiente: "que no vayan pensando que van a encontrar lo que dice la guía, pues el camino, como la vida, está cambiando cada día".

59Antonio Barrios25 mayo 2006

Antonio Barrios, de Albacete, recorrió la Vía de la Plata andando del 8 al 21 de mayo de 2006 entre Sevilla y Baños de Montemayor. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el trato agradable en cuanto a las personas que encuentras en el camino, los excelentes albergues de la red Alba-Plata, el paisaje de dehesas espectacular, el buen ambiente entre los peregrinos que realizan este camino. Es el único de los que he realizado en que hemos encontrado bastantes matrimonios españoles realizándolo; en contra de lo que pensaba hay bastante gente haciéndolo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que nos salieron cuatro perros mastines a las 6 de la mañana a la salida de Mérida, nos dieron un susto terrorífico, creíamos que no lo contábamos. Las etapas muy largas, y en esas fechas el excesivo calor. Los albergues de Alba-Plata son caros en general, aunque todos ellos en edificios espectaculares. Hay una etapa en la que las reses bravas estan demasiado cerca y sin vallas de ningún tipo que te protejan, a mi mujer le dio miedo y tuvimos que saltar un par de tapias. En algunas etapas demasiada carretera con mucho tráfico". De este Camino piensa que es "bastante duro por lo largo de las etapas y porque apenas hay sombras que te protejan del excesivo calor". Por último, aconseja lo siguiente: "el albergue de Calzadilla de los Barros queda en un cerro bastante retirado del pueblo; no parar en el albergue Alba-Plata de Villafranca de los Barros: está cerrado; el albergue del Embalse de Alcántara pone en la puerta 'cerrado' y no indica ningún teléfono para llamar, por lo que hay que avisar con antelación; el alojamiento que te dan en los Esclavos de María de Alcuéscar, cuando se acaban las habitaciones individuales, es en otra habitación grande, con aproximadamente 10 literas, se portan de maravilla, un hurra por José Antonio, el hospitalero, estupenda la cena común; en Galisteo el hostal 'Los Emigrantes' es estupendo: habitación doble por 15 euros y menú a 8 euros; la etapa de Carcaboso a Aldeanueva del Camino se puede acortar aún habiendo alrededor de 6 km más, desviándonos en Venta Quemada a la derecha, hacia Oliva de Plasencia y alojarnos en el albergue Alba-Plata que gestiona Mónica: te sirve la cómida y además hay tienda para comprar, desde allí hay camino a Cáparra para no volver sobre nuestros pasos".

58Rufino21 mayo 2006

Rufino, de León, recorrió la Vía de la Plata a pié desde el 02-05-06 hasta el 18-05-06 entre Sevilla y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo, el paisaje y el paisanaje, pero especialmente el primero. un poco sorprendido porque lo esperé mas solitario de peregrinos. ni un solo dia de los 17 dormí solo". De este Camino piensa que es "agradable a la par que duro. Agradable porque el paisaje de la dehesa y en el tiempo que lo recorrí es uno de mis preferidos. Duro porque hice seis etapas de entre 40 y 50 km, que lo hacen muy exigente". Y por último aconseja "el orden en la alimentación y en los cuidados que debes prodigarte; es importante si no quieres 'pinchar' y sufrir mas de lo necesario".

57Cristina del Rocio Pérez Tello21 mayo 2006

Cristina del Rocio Pérez Tello, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie del 9 al 18 mayo de 2006 entre Laza y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo en general, principalmente los parajes escondidos, el verdor y el agua". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el tiempo tan caluroso; en algunas ocasiones el albergue estaba un poco alejado del pueblo". De este Camino piensa que es "un poco duro en algunos momentos por el peso de la mochila y el excesivo bochorno que sufrimos debido a la humedad". Por último, aconseja lo siguiente: "si hace demasiado calor hay que salir antes del amanecer y cuidar mucho los pies antes, durante y despues de cada jornada".

56Cayetano Martínez Rodríguez21 mayo 2006

Cayetano Martínez Rodríguez, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie del 9 al 18 mayo de 2006 entre Laza y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo... pero especialmente el ambiente tan especial que generaba la convivencia día a día con otros peregrinos: amistad, hospitalidad, espiritualidad... todo lo que nos estamos perdiendo con este ritmo de vida actual". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "las barbaridades que se están cometiendo contra el Camino y los peregrinos en determinados lugares, como Castro Dozón; y los abusos de determinados pseudo-peregrinos que confunden hospitalidad con turismo barato". De este Camino piensa que es "físicamente duro, pues por muy preparado que estés, jornadas de 35 Km, que te ves obligado a hacer por falta de cualquier tipo de alojamiento, acaba con la resistencia de cualquiera; pero el esfuerzo merece la pena: a cambio disfrutas de un Camino fuera de tópicos y auténtico en todos los sentidos". Por último, aconseja lo siguiente: "disfrutad de cada momento y cada vivencia, preparaos sobre todo psicológicamente para el esfuerzo: con ganas se consigue todo".

55Alonso Mérida Gómez12 mayo 2006

Alonso Mérida Gómez, de Málaga, recorrió la Vía de la Plata a pie del 9 de abril al 11 de mayo de 2006 entre Estación de Cártama (Málaga) y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la explosiva primavera y los brutales paisajes de mi querida y descuartizada España". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el exceso de soledad, las largas distancias entre albergues, la falta de colaboración de las entidades locales". Piensa que "el camino es duro. Ya hice dos veces el Camino Francés y es mucho más agradable, con mayores recursos". Por último, aconseja lo siguiente: "Que se aprieten 'los machos', 'bebe y lucha', y sin problema, porque el Santo Patrón da a cada cual lo que merece, y si eres honrado en tu vida-caminar siempre tendrás el ángel de la guarda que te mitigue la dureza del Camino. Pero si eres un falso peregrino, que haberlos 'haylos' y muchos en la Vía de la Plata, siempre tendrás problemas".

54Joan Carles Masoller7 mayo 2006

Joan Carles Masoller, de Manlleu (Barcelona), recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 29-04-06 al 05-05-06 entre Merida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo en general: la gente, el paisaje, el clima, muy en especial el norte de Zamora, entre Zamora y Santa Croya de Tera. El trato recibido en el albergue 'Casa Anita' de Santa Croya fue excelente. Quiero desde aquí hacer una mención a Pepiño y Javi de Ourense, por acompañar a un ciclista hecho polvo hasta la salida de Ourense: chavales, llegué a Santiago, 'moitas gracias'. Y un recuero para el bar 'Santo Domingo' de El Cubo del Vino: un trato inmejorable para el peregrino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la señalizacion a la salida de Zamora: seguí unas flechas amarillas y unos mojones enormes que me llevaron a otra ruta, marré 30 kilómetros". De este Camino piensa que es "agradable, duro, muy duro, reconfortante, enriquecedor, no tan solitario como pensé, pero magnífico". Por último, aconseja lo siguiente: "para los ciclistas: entre Laza y Vilar de Barrio está Albergueria, un puerto que es infernal, muy muy pero que muy duro; yo planeé una etapa A Gudiña - Cea que no os la aconsejo; es mejor alargar la anterior y hacer noche en Ourense".

53Jose y Susana16 abril 2006

Jose y Susana, de Oviedo, recorrieron la Vía de la Plata en bicicleta en la Semana Santa de 2006 entre Astorga y Zamora. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "encontramos dos tramos que nos parecieron especialmente deliciosos: el primero fue el que va desde La Bañeza hasta Villabrázaro, y el segundo fue el que va desde Villanueva de Azoague hasta Barcial del Barco". Lo que menos les agradó, en cambio, fue que "tuvimos un poco de mala suerte y llovió mucho una noche. Al día siguiente se hacía muy difícil rodar la bici por caminos de tierra mojada. En algún tramo, (por ejemplo, entre Santovenia del Esla y Granja de Moreruela) las bicis se llenaron de barro de una forma que nunca habíamos visto. Afortunadamente, el Hostal Oviedo, que anda por ahí, tiene unos bocadillos fantásticos y gente amable que nos dejó limpiar la bici con una manguera. La entrada a Santovenia por el arcén de la N-630 también fue desagradable". De este Camino piensan que es "agradable y duro. La belleza de los campos, el río Turienzo, el Órbigo, el Esla y el embalse de Ricobayo, el puente de ferrocarril entre Barcial y Villanueva, son escenarios inolvidables. Pero el hecho de que la práctica totalidad de los caminos sean de tierra con piedras hace que ésta sea una vía sobre todo para peatones, y que se haga muy cansado recorrerla en bicibleta, sobre todo si los días libres que utilizas para ello te obligan a hacer etapas de 60 ó 70 kilómetros". Por último, aconsejan lo siguiente: "lo de siempre: madrugar. Eso hace que uno tenga por delante tiempo de sobra para afrontar los mil imprevistos que pueden surgir en la ruta. Llevar alguna de las guías que están a la venta y que tienen buenos esquemas de cada etapa (nosotros usamos la de El País Aguilar y la de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla). Y preguntar a los vecinos para confirmar la viabilidad de los tramos siguientes".

52Prudencio Mª Carrillo30 marzo 2006

Prudencio Mª Carrillo, de Puebla de la Calzada, recorrió la Vía de la Plata andando en mayo de 2004 entre Merida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las personas, tal vez porque lo hice solo". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "los albergues muy distanciados, ahora por lo que veo hay más". De este Camino piensa que es "muy agradable". Por último, aconseja lo siguiente: "procurad no hacerlo en verano, hace demasiada calor".

51Juan Antonio26 marzo 2006

Juan Antonio, de Valladolid, recorrió la Vía de la Plata andando en agosto de 2006 entre Benavente y Astorga. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la tranquilidad del camino: sólo encontré a 2 ciclistas en Benavente y a 4 ciclistas en La Nora del Río. Los albergues eran para mí sólo. El de Alija del Infantado está bien, pero el de La Bañeza es de lujo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la señalización al llegar a Cuevas, que desapareció y tuve que ir hasta Astorga por el arcén de la carretera". De este Camino piensa que es "agradable, un verdadero relax comparado con lo que me esperaba desde Astorga hasta Santiago de Compostela". Por último, aconseja lo siguiente: "sólo decir que la Vía de la Plata es desde Mérida hasta Astorga. Desde Sevilla es el Camino Mozárabe y el desvío por Sanabria es el Camino Sanabrés o el Camino Fonseca. Igual que no se puede entender que el Camino de Santiago sea el Camino Francés (ya que Caminos de Santiago hay muchos), no mezclemos caminos bajo el mismo nombre". Algo con lo que el autor de este sitio está de acuerdo, pero uno también procura que esta página sea fácil de encontrar en Google por los que quieren recorrer esta ruta... por casi todos llamada "Vía de la Plata". También trato de aclarar el tema de los nombres en alguna de sus secciones. Ahora, gracias a Juan Antonio, está todavía más claro.

50Elena23 febrero 2006

Elena, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata a pie en septiembre de 2005 entre Ourense y Santiago de Compostela. "Fue una experiencia tan bonita, de la que disfruté tanto, que no se por dónde empezar para decir lo que más me gustó: la gente increíble, yo soy medio gallega, y si estaba encantada con la gente, desde que hice el Camino mucho más; sobre todo quiero recordar a una mujer de una panadería a 8 km de Santiago que amablemente me invitó a un chocolate caliente. El mejor albergue, el de Vedra, no se si sería porque estaba cansadísima, pero los sofás eran maravillosos, y las instalaciones están genial; del paisaje no tengo palabras para decir lo maravilloso y bonito que es". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las ampollas, que me acompañaron desde el principio hasta el final, y el albergue-cámping de Medelo, que está 3 km apartado del camino, asi que pensaoslo si queréis dormir allí, porque fue una etapa del camino en la que me planteé dejarlo". De este Camino piensa que "sinceramente fue muy duro, no estaba preparada porque acababa de terminar los examenes de septiembre, pero si tenéis fuerza de voluntad y buenos acompañantes, en mi caso Mercedes y Soco, lo conseguiréis". Por último, aconseja lo siguiente: "para que no os salgan muchas ampollas debéis de echaros en los pies vaselina en crema cada dos horas, además de oleros genial los pies, el andar será menos duro, yo lo hice despues de que me salieran las primeras y después no me salieron más. Y sobre todo tener fe en que lo vais a conseguir".

49Iván14 febrero 2006

Iván, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata bicicleta en marzo de 2005 entre Sevilla y Zamora. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la tranquilidad y buena acogida en todos los lugares". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la excesiva soledad (un poco gusta pero no me cruce con ningún ciclista y las cuestiones sociales se limitaban a las voces en mi cabeza). Por supuesto lo peor de lo peor fue el temor de cualquier ciclista.......los dichosos perros......no cuento el jabali que me encontre antes de llegar a Salamanca". De este Camino piensa que es "muy agradable... sin excesivas durezas. Cuando pica para arriba, se baja el ritmo y asunto apañado. Bastante mejor que el Francés: aún conserva el encanto que todo viajero busca, ese encanto de hacer turismo sin ser un mero turista". Por último, aconseja lo siguiente: "en el caso de hacerlo en bicicleta, no ir solo. Al contrario que el Francés está totalmente desértico fuera de la época estival. De hacerlo a pie planear muy bien las etapas, algunas son largas y no dan lugar a errar en los kilómetros; a mi se me echó la noche en alguna ocasión, andando debe complicarse aún mas la cosa".

48Blanca Domingo30 enero 2006

Blanca Domingo, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en la Semana Santa de 2004 entre Mérida y Zamora. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las dehesas extremeñas, el recordar el Camino Francés como el de 1993, cuando todavía no era un comercio de tiendas y casas rurales, la no aglomeración de tanta y tanta gente que van como locos para pillar sitio en los refugios y para ello se levantan a las 4 de la mañana, despertando a todo el personal (eso da igual, lo importante es llegar a pillar cama y hacer la etapa a toda leche sin disfrutar del Camino). En la Vía de la Plata yo no he encontrado esa aglomeración. Este año vuelvo, ya os contaré". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "el viento, las cuestas para arriba, porque yo soy andarina y no ciclista, y por eso me costó mucho subir las pendientes. Y el refugio de Fuenterroble me decepcionó mucho, pues yo esperaba encontrar un albergue de peregrinos y aquello era un amasijo de gente peregrinando en autobús, y los 7 que íbamos dando el callo fuimos los más discriminados, lastima; este año a lo mejor cambio de opinión si duermo allí". De este Camino dice que "me resultó cansado, pero por un motivo fundamental, y es que yo nunca he andado en bici y he llegado a Santiago andando a todos los sitios, pero aquí decidí por irme en bici, porque las etapas andando eran largas, larguísimas, y la gente que me acompañaba no estaba acostumbrada a andar tanto y preferían bici". Por último, aconseja lo siguiente: "cuidado con las comidas: en Cañaveral cenamos en un restaurante y había algo que nos sento muy mal y nos pasamos toda la noche vomitando y con fiebre".

47Luis Rivera Galvan9 enero 2006

Luis Rivera Galvan, de Sevilla, recorrió la Vía de la Plata a pie a primeros de junio de 2005 entre Sevilla y Caceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la relajación que alcanzas debido a la tranquilidad que encuentras en este Camino, como dicen otros peregrinos y yo lo ratifico: es lo opuesto al Camino Francés, que también lo hice en Junio pasado. No sería bien nacido si no pusiera unas palabras de agradecimiento a las personas que encontré en el Camino, que la verdad no fueron muchas, al menos mientras caminaba (no coincidí con ninguna). Los albergues, en general, bien, pero de entre ellos yo destaco con diferencia el de Mérida, un albergue nuevo, situado en un parque, junto al rio, en pleno centro, algo envidiable. También debo resaltar el de Los Santos de Maimona, situado en un parque desde el que se tiene una vista de ensueño de la localidad; los componentes de la Policia Local de Los Santos me trataron de manera excelente: 'chapó para ellos'. El paisaje y algunas vistas son de postal, una de ellas fue la que se puede apreciar desde el Mirador del Alto del Calvario en Almaden de la Plata, digno premio despues de una penosa etapa bajo un sol abrasador y un calor que no me gustaria volver a sufrir. Hay dos momentos que suelo recordar más a menudo: cuando caminaba cruzando el puente romano de Merida y cuando caminaba sobre la calzada romana por Alcuéscar, posiblemente por ser las partes más emblemáticas de esta parte del Camino, y por supuesto la zona monumental de Cáceres: me impresionó, no la conocia". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la ausencia de señalización en algunos tramos, en especial en las proximidades de Monesterio a consecuencia de las obras de la autovia, y a la salida de Los Santos de Maimona: allí tuve que hacer uso de la lógica y la intuicion, menos mal que acerté. Pero lo peor sin lugar a dudas, fue el calor, ese calor del sur, en pleno mes de Junio, del año que dicen ha sido el más seco desde hace décadas". En resumen, "el Camino a mí me encantó, aunque no puedo decir que no fue duro, ya que son unas etapas muy largas, imposibles de acortar por las distancias entre localidades, y por supuesto, el calor, ese calor que se multiplica por dos al ir cargados con la mochila y el agua, ese agua que no tienes mas remedio que cargar con ella y a media mañana empieza a ponerse caliente, pero vuelvo a decir lo mismo que antes: a mí me encantó. No tengo más remedio que poner la coletilla que siempre suelo poner cuando me preguntan por el Camino: si tuviera una balanza y pusiera en una parte lo positivo y en la otra lo negativo, la parte de lo positivo ganaría por mucha diferencia". Por último termina diciendo que "no me considero con la suficiente experiencia para aconsejar, pero sí para recomendar al futuro peregrino que tenga la ilusion de hacer este precioso Camino, porque si no tiene ilusion, le recomiendo que no lo haga, pues es imprescindible, sobre todo si va solo y a pie. Elija a ser posible la primavera o el otoño (mejor en primavera): los días suelen ser más largos y menos frios que en invierno. Y buen equipamento, no merece la pena ahorrarte unos pocos euros en el material. Procura aliviar peso en la mochila: a un mismo objeto se le pueden dar varios usos. Si piensas hacer el Camino en compañía, usad objetos en común".

46Angel Santodomingo Garcia2 enero 2006

Angel Santodomingo Garcia, de Zaragoza, recorrió la Vía de la Plata bicicleta agosto 2004 entre Merida y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "primero las personas, despues el paisaje y los albergues". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el individuo que estaba al cargo del albergue de Orense, que no se le puede catalogar de hopitalero, a pesar de que, según sus palabras, habia sido hospitalero en el Camino de Santiago. Para mas detalle pertenecia, según él, a la Asociacion de Amigos del Camino de León (***). El motivo de mi opinión era el no dejarnos entrar porque eran las tres y media de la tarde e íbamos en bicicleta. El calor que hacía os lo podéis imaginar. Solución: bicicleta y a Cea, donde el recibimiento fue inmejorable, igual que en el resto de los albergues". De este Camino piensa que es "duro por el calor; ya lo habia hecho anteriormente en el 2002". Por último, aconseja lo siguiente: "que no te toque otro individuo como el del albergue de Orense".

45Juan Miguel Piedehierro15 octubre 2005

Juan Miguel Piedehierro, de Xixón, recorrió la Vía de la Plata a pie en septiembre 2005 entre Mérida y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "Cáceres y la villa de Cáparra. En Cáceres me gustó mucho entrar en la zona histórica de noche y estar un rato sentado, en silencio, sin prácticamente gente que pasara y rodeado de muros de piedra. La villa de Cáparra me llamó mucho la atención por ser una especie de pueblo de carretera como los de nuestra época". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la situación en la que se encuentran algunos albergues, la ausencia de agua en las etapas más largas, la falta de sitios donde comer comida típica de la zona". De este Camino piensa que "en mi caso se me hizo duro, porque casi todas las etapas pasaban de 40 km. Seguí las etapas marcadas por la asociación de amigos del Camino de Sevilla, pero son demasiado duras para hacerlas a pie durante muchas etapas seguidas". Por último, aconseja lo siguiente: "Contra la opinión de muchos, yo aconsejo seguir la ruta de la guía de Everest. Es otra manera de caminar, porque te toca saltar vallas, alambradas y cancelas en muchas etapas, y a veces medio te pierdes, pero es mucho más fiel al camino romano y trae información muy precisa de los restos y ruinas romanas. Por otra parte, es muy importante el acopio de agua. Yo andaba con litro y medio de agua, y hubo días que llegué a beber más de 5 litros en total Esto es especialmente importante en el recorrido entre Casar de Cáceres y Cañaveral, donde no hay sombra ninguna, y también en la etapa de Cáparra, donde sí hay zonas de sombra, pero la etapa es muy larga y sólo se puede recuperar agua en Cáparra, siempre y cuando el museo esté abierto o encuentres por la finca, como en mi caso, al buen hombre que trabaja de guarda".

44Sinto Sanz3 octubre 2005

Sinto Sanz recorrió la Vía de la Plata en bici septiembre de 2005 entre Sevilla y Santiago. Y nos cuenta lo siguiente:
"Aún fresco el Camino Francés del 2004 y la diferencia es sustancial. Creo que ahora no sabría soportar la masificación del Francés. Aquí todo va a otro ritmo, los albergues no están llenos y no hay problemas con los 'bicigrinos', a veces tan critiicados. No hay tampoco 'peregrinos light', a los que llevan sus mochilas, ni grupos juveniles que llenan los albergues de la Xunta, dejando a los peregrinos de a pie durmiendo en el suelo, mientras ellos hacen su juerga sin respetar el descanso del verdadero peregrino. Las ciudades de la Vía de la Plata son encantadoras. Me sorprendió muy positivamente Cáceres, tal vez por no esperarlo. Mérida, Zamora y Salamanca tampoco tienen desperdicio. Por cierto, qué grande es Zamora (provincia) y qué constrastes entre el sur y el norte. En Rionegro coincidimos con la romería y el plato que más se servía era el pulpo, cosa que nos sorprendió a todos. En Galicia, los albergues de la Xunta, simplemente perfectos. En Orense, los hospitaleros son muy amables y serviciales. Nos invitaron a desayunar antes de partir y nos comentaron sus historias de Roncesvalles (9 años allí de hospitaleros). En cuanto a los aspectos más ciclistas: es imprescindible estrenar cubiertas para el Camino. La trasera que llevé yo, nueva con un buen taqueado, ha quedado casi lisa. La composición del terreno (mucha piedra y sílice) hace de verdadero papel de lija. Muchos cardos y plantas punzantes que provocan más pinchazos de lo normal. En fin, algunos dicen que el Camino Francés es el bachillerato y la Vía de la Plata la licenciatura. Si es así, tengo que empezar a buscar el 'Doctorado', pues al menos yo, ya siento la necesidad de empezar a planificar el próximo Camino. Se admiten sugerencias. Gracias por todo y hasta pronto."

43Manuel Bermudez Garcia30 septiembre 2005

Manuel Bermúdez García, de La Línea de la Concepción, recorrió la Vía de la Plata caminando en los años 2003 y 2004 entre La Línea de la Concepción y Santiago de Compostela. "Lo mas interesante es la variedad de paisajes, comienzo cerca de la costa con paisajes verdes y a medida que vas hacia el norte se va volviendo mas árido para acabar de nuevo con paisajes verdes en Galicia". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "es una ruta muy solitaria: a pesar de ser Año Santo encontré muy pocos peregrinos, en total 15, y algunas etapas son muy calurosas (hice el recorrido en el mes de julio en ambos años)". Piensa también que "el camino está bien señalizado, la gente en general es muy amable con el caminante, y hay pueblos pintorescos que no se conocen por no estar bien comunicados: por ellos no pasan autovias ni carreteras importantes". Por último, aconseja lo siguiente: "Es un camino que hay que hacer bien informado, planear bien las etapas tanto físicamente como psicologicamente, llevar líquidos si se hace en verano, llevar lo mínimo indispensable en la mochila y mucha ilusión. Muy importante es llevar un teléfono movil, pues es un camino muy solitario y puede ser necesario".

42Ángel (gelanm@hotmail.com)1 septiembre 2005

Ángel (gelanm@hotmail.com), de Torrent (Valencia), recorrió la Vía de la Plata a pie del 15 al 20 de agosto de 2005 entre Ourense y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los peregrinos del camino, nueve portugueses y 4 de Alcacer, y Anne de Alemania, que se convirtió en el quinto elemento del grupo de cuatro. Los albergues fueron espectaculares, sobre todo los de Laxe y Outeiro; el de Cea es muy acogedor y céntrico; y el de Bandeira está un poco alejado pero es muy confortable. El camino es precioso, nada de carretera y mucho de bosque". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la actitud con la que fuimos recibidos por el encargado del albergue de Ourense (no lo puedo llamar hospitalero ni amigo del camino, lo siento) que no nos dejó dormir en el albergue ni en el suelo, porque empezábamos en Ourense (hice nueve horas conduciendo) y nos dijo que nos buscáramos la vida. Lo mismo le hizo a los portugueses porque eran un grupo y a cuatro ciclistas porque llevaban coche de apoyo. Encontramos hostal de milagro. Eché en falta albergue en Castro-Dozón, pero la hospitalera de la piscina lo suplió todo (un beso)". De este camino piensa que "en el aspecto fisico, es duro al principio, la primera etapa y sobre todo la segunda porque la subida despues del monasteio de Oseira y la posterior bajada son infernales, a partir de ahí el camino no es excesivamente exigente aunque se notan los kilómetros. En el aspecto emocional ha sido el mejor camino que he hecho y en el que mas he compredido el verdadero valor del camino: solidaridad, amistad, entrega... Todo eso es el camino". Por último, aconseja que "en Castro-Dozón podéis decir a la hospitalera que os haga de comer, cocina muy bien, en el pueblo no hay ningun bar que haga comidas, sólo hay cafeterias. En Bandeira el albergue se desvia del camino 3 largos km. Se puede bajar y subir en taxi por 3 €. Si lleváis coche lo podéis dejar retrasado porque el castromil pasa todos los dias por todos los pueblos de parada (1.50 €)".

41Jose22 agosto 2005

Jose, de Getxo - Vizcaya, recorrió la Vía de la Plata a pie entre el 25 de junio y el 26 de julio entre Sevilla y Santiago. "Creo que lo más bonito de esta ruta es su soledad, un peregrino que quiera desconectar tiene el trazado idóneo; también los contrastes son en ocasiones muy fuertes: la aridez de Extremadura y Castilla y el verdor que hay antes de subir el Puerto de Béjar o las riberas del Esla; y la gente, la poca que encontramos, muy amable; también son interesantes los contrastes de los templos, tan alegres en Andalucia y Extremadura y tan sobrios en Castilla; en cuanto a los 'angeles del camino' siempre me acordaré de la señora Elena de Carcaboso, el padre Blas de Fuenterroble, y Ana y Domingo de Santa Croya de Tera". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "haciendo este camino en el mes de julio, lógicamente el calor es lo peor, aunque las distancias entre algunas poblaciones te hacen algunos tramos excesivamente complicados, sobre todo porque en ocasiones te puedes pasar una etapa sin ver a nadie, pero es parte del encanto, aunque puede llegar a cansar; me decepciono la provincia de Zamora en parte porque he nacido en ella y veo que el camino esta bastante dejado en cuestion de señalizacion y albergues: es una pena porque podría ser una oportunidad estupenda para su promoción, ya que tiene lugares únicos". De este Camino piensa que es "bastante duro, no por las etapas en sí, aunque algunas, sobre todo despues de Puebla se hacen bastante complicadas, lo que me resulto más duro fueron tantos dias fuera de casa, la morriña se va acusando ya que deseas volver para estar nuevamente con la familia después de tantos dias". Por último, aconseja lo siguiente: "creo que esta ruta se debe hacer en primavera o en otoño y tomarla con más calma que lo he hecho yo, ya que algunas etapas eran excesivamente largas y al mediodia el sol nos castigaba bastante; la experiencia después de dos o tres jornadas nos hará planificar las provisiones de agua, y la recomendación es que los peregrinos se animen a hacer esta ruta tan bonita".

40Claudio10 agosto 2005

Claudio, de Italia, recorrió la Vía de la Plata a pie del 15/5/2004 al 21/6/2004 entre Granada y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes, la gente que he encontrado a lo largo del camino. La gran soledad, he encontrado los primeros peregrinos en Alcuescar desde 14 dias y mas de 400 km de camino de Granada. Tambien en el tramo desde Zamora hacia Verin/Laza a traves de Portugal el camino es muy salvaje y no hay servicios algunos para dormir y tal vez para comer. La gente es muy sencilla y acogedora, algunas veces fui acogido en sus casas con muy calor. Algunas veces pasé la noche en los campos al raso, una noche bajo el Arco de Caparra con un peregrino de Alemania, alli estaba un atardacer del sol estupendo y mas tarde la luna llena iluminaba de plata las piedras del arco romano". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "caminar por el arcen de una carretera con muy trafico por varios km en los alredadores de Medellin por causa de el rio Burlando que no eras posible vadear con el camino". De este Camino piensa que "el camino es muy duro y maravilloso en el mismo tiempo. Etapas muy largas sin pueblos. Una experiencia muy sentida y forte por el cuerpo y por el espiritu". Por último, aconseja lo siguiente: "lo recomiendo a los que desean la soledad y no tienen miedo de andar hacia la aventura".

39Ruediger25 julio 2005

Ruediger, de Alemania, recorrió la Vía de la Plata a pie entre el 23 mayo y el 13 junio de 2005 entre Sevilla y Salamanca. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la experiencia de poder caminar cientos de kilometros sin agotarse; encontrar a Don Blas en el camino unos kilometros antes de Fuenterroble de Salvatierra y llegar a su patria, Castilla, con él; la amabilidad de casi toda la gente a los que tenía que preguntar o pedir algo; el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "encontrar cerrado el albergue del Embalse de Alcántara y que mi móvil no funcionó para llamar al responsable". De este Camino piensa que es "a veces duro por causa del calor excesivo". Por último, aconseja lo siguiente: "Recomendaciónes: un saco de dormir adicional de seda (170 g) para más higiene en camas sin sábana; dos cuerdas de tienda para tender la ropa; llevar aceitunas en una botella plástica de agua de 0,5 litros y de vez en cuando tomar una como una bebida. ¡Ojo con la guía 'La Via de la Plata' de Editorial Everest! Tiene buenas mapas del trayecto de Mérida a Astorga y informaciónes prácticas, pero trata de dirigirte según la calzada Romana de toda manera, así que muchas veces tuvieras que abandonar las flechas amarillas y caminar en carreteras sin necesidad".

38Paco22 julio 2005

Paco, de Salamanca, recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 8 de julio de 2005 entre Zamora y La Gudiña. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "las gentes del camino: al estar menos acostumbradas a ver peregrinos su colaboración es total. Me sorprendió que eran ellos los que se anticipaban a ofrecerse: '¿necesitas algo?'. Los albergues están bien y aún siendo en verano los peregrinos eramos pocos; km y km sin encontrar a nadie". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "bueno, al ser pleno verano, el calor quizás. Pero aquí me gustaría dejar constancia de la parte negativa, para mí, de Puebla de Sanabria. No tiene albergue municipal, y eso que era el pueblo más grande de toda la provincia de Zamora: te mandan a un colegio donde te cobran 6 euros, y aunque las monjas son amables, tienes que estar llamando para entrar y salir del colegio para que ellas te abran. Yo realmente no volvería a terminar una etapa en ese pueblo". De este Camino dice que "personalmente me gustó, no buscaba las aglomeraciones del Camino Francés y, duro, todo es lo duro que te lo quieras hacer tú, pero realizando jornadas de como máximo 40 km es factible". Por último, aconseja lo siguiente: "solo lo dicho arriba en cuanto a Puebla de Sanabria, por lo demas es perfecto; una experiencia bonita como todas las que he tenido de peregrino... ah y desde aquí un saludo al hospitalero de La Gudiña".

37Juan Ferreiros2 junio 2005

Juan Ferreiros, de Pontevedra, recorrió la Vía de la Plata en mountain bike desde el 28 de agosto hasta el 10 de septiembre de 2004 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo: el paisaje, la historia... es increíble su significado, su valor. La gente, aunque vi poquita, y normalmente en sentido contrario al mío, pero en general siempre que precisé de algo no me pude quejar, y en algún sitio hasta parecía que competían por darte un servicio, por ejemplo agua. Recuerdo con cariño a Mari Cruz, de Galisteo, muy detallista conmigo que me gustan los detalles, la historia y el buen comer después de una etapa hermosa pero dura. También recuerdo a la señora del hostal 'Via de la Plata', que se desvela por el sufrido peregrino. Yo sólo desayuné allí, pero me enseñó su albergue y lo tiene de maravilla. Cuando repita, allí iré". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la falta de señalización, la dichosa autovia: tiran camiones de tierra y luego uno se vuelve loco dando rodeos para reencontrar las flechas amarillas... eso a 48 grados acaba con la moral del más fuerte. También me llamó la atención en Sevilla la falta de entusiasmo que tenía la chiquilla que me atendió en la sede de los Amigos de la Vía de la Plata; no esperaba fiestas, pero su desdén a la hora de dar respuestas... en fin". En resumen, dice que "este Camino me encantó, pero los 3 primeros días fueron brutales: temperaturas superiores a los 45 grados, pérdida de señalización, y a veces la ignorancia de dónde ibas a dormir. Pero también es su encanto". Por último, aconseja lo siguiente: "no me gusta dar consejos, quizas el único sería que no vayan en agosto: es duro y absolutamente solitario".

36Miguel Royo29 mayo 2005

Miguel Royo, de Huesca, recorrió la Vía de la Plata en bici del 15 al 27 de mayo de 2005 entre Mérida y Santiago. Y nos quiere recomendar los siguientes lugares: "Me ha confirmado quién ha estado que en Carcaboso hay una señora que es una delicia, por su trato y limpieza. De Fuenterroble, que sigue siendo la cuna de la hospitalidad con el cura Blas, al que había que ayudar más, no sólo económicamente, sino con trabajos personales. En Santa Croya de Tera, la casa rural de Anita y Domingo: cada vez se esmeran más; tienen un albergue muy bonito y te dan de comer muy bien por un razonable precio: 6 € el dormir y 14 € por bien comer, bien cenar y un buen desayuno. Incluye también en el paquete una visita a la bodega de Domingo, donde puedes degustar todo el vino que seas capaz de beber. Merece la pena. En Puebla de Sanabria las monjas que están a lado del castillo te dejan dormir por 6 € en el colegio, que está muy bien acondicionado, y sobre todo muy limpio. En Bandeira, no en Bendoiro, como figura en una información de esta página, hay un albergue gratuito de auténtico lujo. Hay que desplazarse unos 2 km pero merece la pena. Los paisajes son todos espectaculares, pero sobre todo desde A Gudiña, pasando por Oseira, Povela, antes de Xunqueira, y alguno más". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "en A Gudiña el funcionario que hay no puede ser hospitalero: no nos dejó entrar hasta que no fuesen las seis, sabiendo de antemano que sólo le llegaban 9 peregrinos de Lubian. Dijo que todos los problemas los causamos los ciclistas. He escrito al Alcalde y a la Xunta". De este Camino piensa que es "agradable y duro, con paisajes y gentes maravillosos, y muy bien señalizado". Por último, aconseja lo siguiente: "parar en Fuenterroble, en el albergue de pago de Calzada de Bejar (6 €, de lujo), y en las monjas de Puebla de Sanabria; y parar en Carcaboso: merece la pena".

35Luis Alfonso Pidal22 mayo 2005

Luis Alfonso Pidal recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 15 al 21 de mayo de 2005 entre Mérida y Astorga. Y nos cuenta lo siguiente:
"Llegamos dos personas a Mérida a las 22:45 del domingo 15 de mayo y tuvimos problemas para pernoctar en el albergue ya que el encargado del mismo (Valentin) no quiso abrirnos porque era tarde, a pesar de que habíamos avisado durante el día de nuestra hora de llegada.Gracias a un peregrino español que se levantó a abrirnos la puerta después de llamar insistentemente. El camino es impresionante. Yo ya lo conozco puesto que es la tercera vez que paso por él; lo hice caminando otras dos veces, una desde Sevilla y otra desde Mérida, llegando a Santiago por Orense. El camino se pierde un poco a la entrada de Aldeanueva del Camino a causa de las obras que realizaron para construir la autovía. Por lo demás la señalización está bien. En cuanto a los albergues he de decir que a pesar de que durante todo el día apenas veíamos a dos o tres personas caminando, cuando llegábamos a los albergues estaban completamente llenos, lo que nos inducía a pensar que los que ocupaban las plazas no iban caminando (todos extranjeros,ingleses y alemanes de turismo gratuito aprovechando las bondades de España). Hay mucho albergue privado tirando del carro del negocio que genera el peregrino, como por ejemplo en Calzada de Bejar que cobraba por una manta 1 euro, por una almohada 1 euro, la litera con sábana 10 euros, la litera con tu saco 6 euros, y todo así. En Benavente la Policía Local dispone de la llave del albergue. En Villabrázaro, a 7 km.de Benavente hay un albergue con 12 plazas. En Casar de Cáceres vimos anuncios del albergue en Miraltajo, pero después yo no vi nada. Por lo demás todo muy bien, quizás un poco apurado a causa de los días que disponíamos por problemas de trabajo. Espero que esta información sirva a todos los que tengais pensado hacerlo próximamente."

34Helmut Widmann22 mayo 2005

Helmut Widmann recorrió la Vía de la Plata en la primavera de 2005. Y nos aporta dos datos interesantes:
"En el camino entre Casar de Cáceres y Cañaveral, desde finales de abril 2005, el restaurante Miraltajo ofrece camas a los peregrinos a 10 €. Así es posible quedar la noche en el embalse del Tajo despues de aprox. 17 km de Casar de Cáceres, o sea en el medio del camino a Cañaveral. Desde Cáceres serían aprox. 28 km.
En La Gudiña el albergue es nuevo y muy bueno, pero la persona responsable de la Protección Civil lo maneja como un campo militar. Tres peregrinos preferimos salir otra vez y dormir en un hostal en vez de este tratamiento mas feo de todo el camino. Despues del albergue igual bueno pero con personas muy amables en Lubián, esto era como una ducha fría despues de dos etapas en la parte seguramente mas bonita de todo el camino."

33Joserra y Chelo19 abril 2005

Joserra y Chelo, de Bilbao, recorrieron la Vía de la Plata a pie en octubre de 2004 y marzo de 2005 entre Sevilla y Salamanca. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje: es encantador, salvaje, lleno de colorido, de luz, sobre todo el norte de la provincia de Cáceres y la de Salamanca. Los albergues y lugares para pernoctar los peregrinos son variados y en muchos casos su encanto está en las personas que los atienden, como el beso extremeño de las chicas de Aljucén, que es para tener en cuenta; la hospitalidad, sinceridad y sencillez del albergue de los Esclavos de María de Alcuéscar, que son un portento de humildad y atención al peregrino; la buena disposición y amabilidad de la señora Elena de Carcaboso; la sonrisa franca de la familia Alba Soraya del albergue de Calzada de Bejar; el increible cura Blas de Fuenterroble de Salvatierra y la casa rural del bar Moreno de San Pedro Los Rozados. Todo ello nos obliga a seguir caminando por el Camino Fonseca hacia Santiago". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "las largas distancias sin pueblos que llevarse a la boca; la dificultad por encontrar en algunos momentos una piedra para sentarse; los bares que se aprovechan de los peregrinos y les cobran todo lo que pueden por nada; la horrorosa caminata por la carretera general del pantano de Alcántara camino de Cañaveral y la increíble soledad de un camino lleno de atractivo". De este Camino piensan que es "de gran exigencia física, pero de completa autoestima; de necesaria preparación, duro sicologicamente, extremo y radical: pero de agradable caminar; de no pensar en repetir, pero con la necesidad de volver; de sabor agridulce". Por último, aconsejan lo siguiente: "que se informen, planifiquen, y procuren improvisar en el precioso peregrinar por la Vía de la Plata, sólo deberán tener en cuenta que el peregrino no exige, recibe lo que le dan y disfruta de ello".

32Pierre23 marzo 2005

Pierre, de Francia, recorrió la Vía de la Plata a pie a partir del 29 junio de 2003 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "todo, como siempre". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor (45 grados) y la falta de agua: ¡5 litros en la mochila!". De este Camino piensa que es "es un camino casi virgen, no como el Camino Francés que he hecho 3 veces". Por último, aconseja lo siguiente: "nada: cada uno hace su camino como quiere". Muy buen consejo: no seguir ninguno. Lo que sí nos recomienda son las fotografías de sus caminos: "mira, muchas fotos aquí: http://perso.bellapix.com/giraud.pierre". A mí me gustaron...

31Mark & Heidi15 marzo 2005

Mark & Heidi, de Munich, Alemania, recorrieron la Vía de la Plata a pie desde el 31/01/2005 hasta el 27/02/2005 entre Mérida y Santiago. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "en Fuenterroble con la acogida amable de Don Blas y con su bendición de nosotros peregrinos en su misa de ceniza; y de Estefan con su fuego (lumbre) - una calefacción inolvidable con este frío que sufrimos sobre todo por las noches". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "en Cubo del Vino con Don Tomás, quién primero nos preguntó si queríamos cenar con él y después nos echó de su casa porque nuestro donativo de 10 € le pareció demasiado poco: apagó la luz en la cocina - gritando - y nos echó a la callle; de vuelta en el refugio nos damos cuenta que nos cortó el gas de la ducha y que nos quitó la calefacción que él nos encendió 2 horas antes: una experiencia inolvidable. Que él nos diga un precio fijo, en vez de pedir un donativo". De este Camino piensan que "fue duro por las etapas largas de más de 30 km que tuvimos que hacer sobre todo en Extremadura, porque hay menos luz de día en invierno. Fue duro tambíen por el frío durante la noches, menos en Galicia. También fue agradable porque este Camino no es masificado como el Camino Francés. El paisaje es más bonito que el del Camino Francés, sobre todo se nota en la parte entre Puebla de Sanabria (ZA) y Xunqueira de Ambía (OU), donde se camina muchas etapas al nivel entre 900 y 1200 metros, con muy buena vista; tuvimos suerte con el tiempo". Por último, aconsejan lo siguiente: "En invierno: llevar un buen saco de dormir que se pueda usar hasta 5 grados bajo zero por lo menos. Llevar un móvil porque muchas veces hay un nº de telefono que tienes que llamar para que te abren cuando llegas al albergue cerrado. No sé como es en primavera, verano o otoño. En Extremadura: llevar mucha agua porque no hay en las etapas largas. Fíjate que ya nos faltó en invierno, cuando no hace calor. Si quieres encontrar peregrinos en el Camino o en los albergues / refugios, no haga el Camino en invierno porque no encontramos ningún peregrino, solamente en Santiago".

30Emilio22 diciembre 2004

Emilio, de Polanco (Cantabria), recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en junio de 2004 entre Sevilla y Santiago (por Orense). Y nos cuenta lo siguiente:"Lo que más me gustó de esta ruta jacobea fue la hospitalidad de Blas en Fuenterroble de Salvatierra: es el mejor personaje que me he encontrado en el Camino de Santiago (en mi doceavo camino); he pasado los años 2003 y 2004 por su albergue y nos ha tratado de maravilla.El paisaje de Sierra Morena merece la pena; a mí me gusto mucho todo el monte.Mérida hay que visitarla sin prisa, Cáceres no tiene desperdicio y así diría lo mismo de Salamanca, Zamora, Puebla de Sanabria y Orense.Desde Granja de Moreruela a Santiago el paisaje es inmejorable.La gente que he encontrado por el camino ha sido agradable y simpática, casi no tengo quejas.Lo peor fue al llegar el 22 de junio a Sevilla. Contacté con la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla, para pernoctar, y me comentaron de unos apartamentos en la Calle Rodrigo de Triana nº6. Cuando llego me paso por el bar Miami, donde me dan la llave, me cobran 35 €, me acompañan al apartamento, me ayudan a subir la bicicleta, la metemos dentro, y no me fijo en nada. Me voy a dar una vuelta y a cenar, y cuando vuelvo llevo ya una gran disgusto: el apartamento está sin recoger del día anterior, la cocina está con los platos de la noche anterior y con restos de comida, el baño tiene dos toallas sucias, y en la habitación hay dos camas que están sin hacer y con las sabanas sucias. Visto el panorama cojo la esterilla y duermo en el suelo; no puedo reclamar porque el bar está cerrado y son las dos de la mañana. Al día siguiente me voy a las siete y cuando entrego la llave el bar está cerrado y tampoco puedo dar las quejas. Cuando regreso a casa les llamo por teléfono para darles las quejas y no consigo hablar con el dueño (siempre está en alguna parte y no me puede atender); me atiende un hermano, según me dijo por teléfono, y me dice que ya lo siente. Le contesto que más lo siento yo, que me cobrasteis 35 € y tuve que dormir en el suelo y dio la callada por respuesta, así que aviso: ¡ojo con estos apartamentos!Otros albergues que son una pena, que tendrían que estar clausurados son el de Adeanueva del Camino, el de Granja de Moreruela y el de Requejo. A los responsables de estos albergues habría que decirles que si no están en condiciones económicas de tener unos albergues un poco dignos, que se cierren, pues los peregrinos merecemos un respeto, ojo, que no pedimos lujos: pedimos respeto; somos personas, no animales.Consejos: no hacer la ruta de la Plata en verano: yo la hice el año 2003 desde Mérida y resulto ser muy bonito por el contraste de colores del campo. En cambio en verano está todo quemado, no disfrutas como en primavera hasta que no llegas a la parte de Sanabria en adelante. Llevar algo para los mosquitos, utilizar la esterilla para llevar el agua dentro de la misma pues se mantiene fresca todo el día, usar las cremas correspondientes para el sol y protegerse el cuello con una gasa, que no da calor y evita que te queme el sol. Recambios de bicicleta: un juego de parches y componentes, un par de cámaras, cinta americana, un juego de herramientas que venden con lo más imprescindible y no ocupa mucho, unos radios, centrador, aceite para la cadena, y una cuerda fina por si te quedas sin cámaras y parches, con la cuerda puedes arreglar el pinchazo amarrando la cámara: da resultado, yo he andado más de 200 km sin problemas".

29Tomeu12 diciembre 2004

Tomeu, de Mallorca, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en agosto del 2002 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes y lugares, y algún alberque, como los de Fuenterroble y A Gudiña". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor, la falta de fuentes para coger agua y algun alberque como el de Grimaldo, que estaba lleno de pulgas". De este Camino piensa que es "agrabable a primeras horas de la mañana, y duro por el calor y por hacer demasiados km al dia". Por último, aconseja lo siguiente: "Es un camino para hacer con tiempo. Si las vacaciones os dan para hacerlo en primavera, mucho mejor: el verano es agotador, pues se llega a temperaturas de 48º en la parte de Sevilla y al contrario en A Gudiña: por la mañana estaba a tan solo 9º. Llevar lo justo, siempre se llega a poner en las alforjas demasiada ropa. Atentos con el agua, procurad llevar bolsas termo para poner una o dos botellas de 1,5 l por persona. Si os gusta la soledad es perfecto, sino puede ser algo agobiante pues hay dias enteros que no ves a nadie. En agosto del 2005 vuelvo a hacer el camino desde Mérida con una media de 80-90 km: si alguien se apunta, adelante".

28Maite4 octubre 2004

Maite, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie en agosto de 2004 entre Merida y Zamora. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje y, sobre todo, las gentes del camino, especialmente Elena de Aljucén, por su licor de bellota, sus higos y sus estupendas historias sobre peregrinos, los padres del monasterio de Alcuéscar (por su bondad), Mari Cruz de Galisteo (por el toque 'brujo'), la Sra. Elena de Cañaveral (que sirve tazones de café, o cola-cao en mi caso, grandes como palanganas, y a la que no se le puede ni 'chistar') y Tomás, el párroco del Cubo de la Tierra del Vino. Recomiendo especialmente el albergue de Calzada de Béjar, donde no dormí pero donde el grupo de peregrinos que íbamos juntos aquel día pudimos organizarnos el mejor desayuno del Camino con lo poco que llevabamos cada uno y lo que el albergue nos ofrecio. Ademas, es un albergue completamente nuevo, que recomiendo a todo el mundo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "falta de infraestructuras para dormir. Por un lado, en algunos casos el estado de los refugios deja bastante que desear (por ejemplo el de Cañaveral), pero ya se sabe, 'el peregrino no exige, agradece', así que todo se da por bueno. En otros casos, la falta de refugio de peregrinos obligaba a alojarse en albergues, hostales o casas particulares, lo que no ayuda en nada a crear esa atmosfera peregrina que, al menos yo, percibi en el Camino Frances (lo hice en agosto de 2003 desde Roncesvalles a Santiago). También se hace duro el hecho de que hay muchas etapas muy largas sin pueblos o agua (superable si se prepara bien el tema de las provisiones), y sobre todo la falta de peregrinos. Como peores refugios/albergues, el de Cañaveral (una vieja casa con solo 3 camas y casi ni baño, pero que se compensa porque el pueblo pone a disposicion de los peregrinos la piscina municipal) y el de San Pedro de Rozados". De este Camino piensa que "sobre todo, la experiencia fue instructiva, que es el motivo por el que yo personalmente hago el Camino. Para aprender sobre mi, sobre los demas y sobre la belleza de nuestro país y nuestras gentes". Por último, aconseja lo siguiente: "creo que lo mejor es dosificar las fuerzas y disfrutar del Camino. Siempre he pensado que es mejor hacer menos kilómetros pero tener mas tiempo para mirar el paisaje, charlar con los compañeros peregrinos o las gentes del lugar, o simplemente poder pararse a pensar. No se trata de una carrera, y el camino se disfruta caminandolo, no llegando al final. Siendo un poco mas prosaica, recomiendo encarecidamente madrugar en las etapas de Andalucia y Extremadura si se hace el camino en verano, ya que las temperaturas pueden ser nuestro peor enemigo. Además, eso posibilita disfrutar del espectáculo de las estrellas (sobre todo en agosto, con multiples estrellas fugaces). Aunque caminar de noche requiere mas atencion para no perderse, el camino esta muy bien señalizado en general (al menos desde Mérida a Zamora, que es el tramo que yo hice). Como puntos negros solo destaco la salida de Cañaveral y un tramo entre dehesas en esa misma etapa, y la etapa que va de Salamanca a El Cubo del Vino. El resto es mas que aceptable".

27Armando e Aida18 septiembre 2004

Armando e Aida, de Cisterna Vinhais Portugal, recorrieron la Vía de la Plata a pie del 0/08/2004 al 08/08/2004 entre Cisterna, a 16 km de A Gudiña, y Santiago. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "gostamos muito da paisagem entre a Gudiña e Laza a mais de 1000 metros de altura; a Laza, Vilar de Barrio e Vedra los albergues estão muito bem, e a proteção civil muito acolhedora; tambem ficamos muito impressionados com o acolhimento dado pelos hospitaleiros dos albergues A Laxe, Bandeira e especialmente o de Orense onde o senhor Antonio tinha preparado um gaspacho para ajudar o peregrino a recuperar". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "o mais dificil foi a subida à saida de Orense com 18%, e a 6 etapa que saimos de Cea, Oseira, Castro Dozon, onde seguimos as flechas, e saimos de Castro Dozon sem encontrar o Albergue ate A Laxe; no dia seguinte a chegada a Bandeira tambem foi um pouco dificil por ser longe do povo, mas tivemos a recompensa de termos um quarto individual". De este Camino piensan que "o caminho em si é muito agradavel, a gente muito amavel, tantos os proprios peregrinos como as pessoas dos povos galegos em que passamos, estão sempre dispostas a ajudar e a encorajar o peregrino; viva Galicia, e que continue assim". Por último, aconsejan lo siguiente: "O conselho que deixaria aqui aõs futuros peregrinos, é de se possivel planear etapas entre 20 e 25 km por dia; são as melhores distancias para poder visitar um pouco dos povos que passamos, tambem de untar bem os pés com vaselina ou outro, trocar de meias duas vezes por dia e sair o mais cedo possivel principalmente no verão para evitar o calor da tarde; nos saiamos por volta das 6 e nas etapas pequenas de 20 km às 12 ja tinhamos chegado ão albergue".

26Marcial Lobeiras6 septiembre 2004

Marcial Lobeiras, de Guitiriz (Lugo), recorrió la Vía de la Plata a pie del 18/08/04 al 28/08/04 entre Rionegro del Puente y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los albergues de Laza, Cea, A Laxe y Outeiro: son de 5 estrellas, y mejoran más aún gracias a hospitaleros tan buenos como los chic@s de Protección Civil de Laza, Victoria en A Laxe y el chico de Cea (no me acuerdo ahora de su nombre); a todos ellos les doy las gracias (deberían dedicarles una calle o plaza en cada pueblo. Lo más bonito y que nunca decepciona es la 'Galicia Profunda' que algunas personas como yo, aunque de interior, ya echamos mucho de menos fruto de la 'globalización'. Como paisajes y lugares especialmente significativos diré que todos merecen la pena, cada uno por diversos motivos, pero nombraré algunos como son la entrada y salida de Lubián incluida la subida A Canda, donde los caminos están muy limpios, el tramo A Canda - A Gudiña es precioso, también es muy bonita la subida a Alberguería, además con premio al final de la subida en 'O Rincón do Peregrino' (muy bueno el licor de café). También es muy bonita una enorme 'carballeira' que hay antes de entrar en Silleda. A todas las personas de los pueblos por los que he pasado una especial mención por su gentileza, amabilidad, seriedad y sencillez (todo ello sin ningún interés económico, y con manifiesta y especial intención de ayudar, algo muy de agradecer en el año 2004). Apreciable en esta ruta es la tanquilidad, paz y 'soledad' de la que se puede disfrutar en esta ruta". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "un turigrino buscando hoteles de 4 estrellas en Cea, y la entrada en Ourense con el Poligono Industrial y tantos coches zumbando a tu lado después de tanta tranquilidad y sosiego (aquel día dije 'odio los coches y las ciudades grandes', y es cierto)". De este Camino piensa que es "la parte de este camino que yo he realizado me resutó un poco dura, en principo porque iba mal de forma fisica, y por una tendinitis que arrastré desde A Gudiña a Santiago, pero tiene muchas recompensas por lo bonito que son los lugares por donde se pasa (los mencionados anteriormente: entrada en Lubián, subida a Canda, subida a Gudiña, subida a Alberguería), algunos de ellos que casi podríamos considerar como 'virgenes' (no tanto así, pero casi). La entrada en Santiago por el Sar es muy bonita, además de discreta y tranquila, porque es muy poco tramo con coches". Por último, aconseja lo siguiente: "este camino es muy bonito y las gentes que habitan su entorno son muy agradables. Por favor cuando vayáis por este Camino (y por cualquier otro) hacedlo de forma respetuosa con la Naturaleza y con sus gentes, para que cuando volvamos los encontremos igual de lind@s".

25Juli5 septiembre 2004

Juli, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie del 11 al 28 de agosto de 2004 entre Salamanca y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje, el calor, el frio, la lluvia... todo, porque hubo de todo. Sus gentes, en general, son lo mejor del camino, aunque tambien encontre gente bastente desagradable ('smile is optional', fue la frase de un suizo a una de estas personas). Tambien son muy buenos los albergues una vez se entra en Galicia (A Gudiña, Laza, Xunqueira de Ambia, Ourense, Cea, A Laxe y Outeiro), ya que alguno de ellos es nuevo de este año. Tambien resulta maravilloso que la poca gente que ves en el camino no tiene prisa por llegar a los albergues, no hay carreras, se disfruta de la no masificación". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la soledad si no la buscas, aunque puede ser lo mejor si estás de acuerdo con ella". De este Camino piensa que es "duro por varios motivos: la soledad, la distancia entre algunos albergues, el calor en Salamanca y Zamora, la montaña en Galicia (desde que entras en Galicia solo haces que subir y bajar), pero por todo eso y más el camino resulta precioso". Por último, aconseja lo siguiente: "Mente abierta, y una gran sonrisa por donde quiera que vayas".

24Juan Manuel3 septiembre 2004

Juan Manuel, de Madrid, recorrió la Vía de la Plata a pie del 19 al 23 de agosto de 2004 entre Orense y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "Antonio, el hospitalero de Orense, por sus consejos y su amabilidad con unos novatos, el albergue de Cea y los habitantes del pueblo, y el bar María José en Laxe (en la carretera), que tiene unos magnificos bocatas de calamares". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que el albergue de Bandeira obliga a desviarse tres kilomeros del camino (tres de ida y tres de vuelta) en un camping cerrado y sin ningún tipo de servicio, tienda o cafeteria; es necesario llamar a un taxi para ir al pueblo a comer o comprar". De este Camino piensa que "resulta duro, sobre todo por la distancia entre albergues (entre Cea y Laxe, por ejemplo, hay 35 kilómetros) y por la ausencia en largos tramos del camino de bares o tiendas. Pero tambien por las mismas razones me gustó por ser un camino que está virgen, sin impacto comercial o turistico". Por último, aconseja lo siguiente: "tened en cuenta que si queréis dormir en albergues tendréis que hacer etapas largas. Entre Cea y Laxe hay 35 km, y yo aconsejaría evitar el albergue de Bandeira y llegar al de Vedra desde Laxe, lo que supone 28 kilómetros. Llevar galletas, frutos secos, leche condensada e incluso algún sobrecito de pasta preparada y un poto de aluminio; en los albergues tenéis cocina y así podréis desayunar o cenar caliente. Evitad el albergue de Bandeira, y si no queréis hacer una etapa larga hasta Vedra, quedaos en el pueblo en el hotel o comprad comida antes de ir al albergue".

23José Antonio2 septiembre 2004

José Antonio, de Granada, recorrió la Vía de la Plata a pie del 11 de marzo al 28 de marzo y del 5 de agosto al 12 de agosto entre Córdoba y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "su carácter inédito, ya que pasamos desde Valdesalor hacia el Oeste para entrar en Portugal por ciudades como Guarda, Lamego, Guimaraes y Braga, y desde aquí enlazar por Tuy hasta Santiago; encontramos muy buenos paisajes y personas, nos alojamos en salones parroquiales, polideportivos, salones de plenos de ayuntamientos, distintas dependencias municipales, en el albergue de Alcuéscar, en una cochera abandanoda, y en varios residenciales de Portugal". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el no disponer de señalización desde Valdesalor hasta Braga, aproximadamente 500 kilómetros, orientándonos por planos y por indicación de los lugareños, aunque algunos nos despistaron". De este Camino piensa que "resultó muy entretenido y lleno de vicisitudes y anécdotas, la soledad del camino es una experiencia maravillosa, que te permite disfrutar de la naturaleza y conocerte mejor a ti mismo. Trazados con lluvia como Ponte da Lima a Tuy nunca se me olvidarán". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar lo imprescindible, no atiborrarse de prendas, intentar buscar la duplicidad en su uso, no preocuparse por las ampollas, que si se cuidan los primeros días, los siguientes no darán problemas".

22Pilar30 agosto 2004

Pilar, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata a pie del 16 al 19 de agosto de 2004 entre Orense y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje y la gente del camino; tuvimos la suerte de encontrar gente superamable que nos contaba historias del camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la lluvia y las bajadas por las agujetas: yo siempre preocupada por las subidas y me di cuenta de que las bajadas son mucho peor". De este Camino piensa que es "muy agradable, muy bien señalizado, mucho monte, y casi nada de carreteras; cuando llegamos a Santiago nos encontramos con demasiada gente, eso despues de ir casi solos cuatro días... Tambien deciros que la experiencia es estupenda y que por motivos de trabajo no pudimos andar más tiempo pero ya estamos preparando la próxima". Por último, aconseja lo siguiente: "la conclusión que he sacado es que lo importante no es llegar lo antes posible, sino disfrutar de todo lo que te vas encontrando por el camino: el paisaje, las pequeñas anecdotas... ¡ah, y lo bien que se come!".

21Gloria23 agosto 2004

Gloria, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata caminando del 2 al 21 de agosto de 2004 entre Sevilla y Zamora. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la variedad de paisajes, ciudades como Mérida, Cáceres, Salamanca y Zamora; y sobre todo, la soledad que buscaba; conocer Alcuéscar y la labor que allí se desarrolla, conocer a Blas, a D. Tomás, a la Sra. Elena; además, el Apóstol, en la distancia, cada día me hizo un regalito". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que en Extremadura la gente es muy cerrada, mira mal a la mujer que camina sola y más aún, a la peregrina solitaria; además, es difícil sentir el Camino a mil km de Santiago, hay que hacer un esfuerzo mental suplementario; además, hay muchos turistas que aprovechan la infraestructura del Camino para pasar unas vacaciones baratas". De este Camino piensa que "es un camino duro porque es muy físico, por el calor y las largas distancias entre pueblo y pueblo. Un dia cargué con 5 kg suplementarios entre agua y algo de comida y no me sobró nada". Por último, aconseja lo siguiente: "Siempre hay que cargar con agua suplementaria, hay que llevarse muy bien con uno mismo y desear a Doña Soledad; el Camino de la Plata no tiene nada que ver con el Camino Francés".

20Mario Císcar27 julio 2004

Mario Císcar, de Paiporta (Valencia), recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 2 al 10 de julio de 2004 entre Mérida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la dedicación exclusiva a disfrutar del camino, ya que al no estar masificado no te tienes que preocupar si tendrás sitio o no en el albergue para pasar la noche: en 3 de ellos estuvimos mi amigo Miguel y yo completamente solos. Aconsejo a los futuros peregrinos que si pueden hagan noche en al albergue de Fuenterroble de Salvatierra ya que con el párroco Blas hay un buen ambiente y se disfruta de la estancia". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el cambio brusco de temperaturas que sufrimos, como de entrar el Cáceres a mediodia con 42º, y en Galisteo 43º, y pasar a salir en pocos días por la mañana con 8º en Calzadilla de Tera, 4º en Requejo para subir a Padornelo y 4º el día que salímos de Laza. Por cierto no nos gusto nada el albergue de Requejo, ya que con un local bastante grande solo habia 4 colchones, por llamarles algo, eso sí habia agua caliente". De este Camino piensa que es "muy agradable ya que cada día era completamente diferente por el paisaje, climatologia, muy pocos peregrinos andando y algunos más en bicicleta, pero el camino es bastante solitario y distancias largas entre poblaciones. Creo, al igual que mi amigo Miguel, que es mas duro que el Camino Francés, que hicimos el año pasado desde Jaca". Por último, aconseja lo siguiente: "como ciclista aconsejo llevar de recambio una cubierta plegable, aparte de todo lo demás, ya que nosotros tuvimos la experiencia de reventar una y si no es en una gran ciudad es difícil encontrar recambios".

19Josep López Martínez25 junio 2004

Josep López Martínez, de Oliana, recorrió la Vía de la Plata a pie del 14 al 21 de junio de 2004 entre Puebla de Sanabria y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fueron "los paisajes en Zamora y Galicia, el hospitalero de Cea, el puente romano de Orense, el pan de Cea, buenísimo, el trato recibido en la Casa Rural de Irene en Lubián y el Hotel America en el km 317 de la N525 en Dornelas". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "el calor y el frio junto con viento en Padornelo y A Canda". De este Camino piensa que es "el camino es muy duro, subidas y bajadas muy fuertes, con mucha calor, especialmente en la etapa entre Lubian y A Gudiña, en el tramo de Vilavella hasta A Gudiña, donde casi no hay sombras y apenas se mueve el aire, pero es muy bonito y agradable en bastantes zonas". Por último, aconseja lo siguiente: "Prepararse para soportar mucho calor y sobre todo llevar abundante provisión de agua, endurecer la musculatura para soportar fuertes subidas y bajadas, y sobre todo llevar botas de montaña; además las etapas son bastante largas".

18Carlos22 junio 2004

Carlos, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 30/05/04 al 5/06/04 entre Mérida y Zamora. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje y la autenticidad de las poblaciones por las que pasas, los tramos de via romana, el patrimonio histórico". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el fiasco de Via de Baños de Montemayor, losas de granito y bancos, hecho por el ICONA en los años 70". De este Camino piensa que "aunque personalmente he hecho el Camino Francés en dos ocasiones y también el tramo aragonés, creía que la Vía era menos exigente físicamente de lo que realmente fue". Por último, quiere contribuir a este sitio web con la siguiente información:
El Hostal Miraltajo seguía cerrado.
Desvio al Monasterio de El Palancar después de Cañaveral, opcional si vas justo de fuerzas. Aunque la visita es impresionante, dudo que un caminante tenga fuerzas para todo el desvio. La última subida por carretera es un auténtico via-crucis.
De Galisteo a Cáparra vamos por la senda de peregrinos: a partir del séptimo muro de piedra nos desmontamos. Muy duro cargar las bicis encima de ellos pero recomendable por el paisaje. En Cáparra no vimos ningún Centro de Interpretación (¿quizás detrás de la loma?).
El Castillo del Buen Amor no se visita ya que desde hace un año es un hotel de lujo.

17Enrique21 junio 2004

Enrique recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en mayo de 2004 entre Zamora y Santiago. Y nos cuenta lo siguiente:
"Seis amigos hicimos esta ruta en bicicleta. Echamos en falta alguna información del tipo de camino y dificultades, a pesar de los perfiles que se muestran muy bien, excepto el de Croya de Tera Santa Marta, que es muy inexacto.
Quiero informar que desde Zamora, las dos primeras etapas se suceden por pistas mangificas, llanas y claras, excepto por el suelo lleno de piedrecitas que castigan mucho a los ciclistas, pues por muy buen asiento que lleves, 70 u 80 km se notan.
Las dos subidas más prolongadas, las del Padornelo y la de La Canda no son duras, pues no hay marcado el camino y hay que hacerlas por la carretera. En el caso del Padornelo hay dos carreteras, aparte la autovía. Está la antigua, en mal estado pero suficiente para pedalear, y también se puede ascender por la general que está desierta pues todo el mundo va por la autovía. Si tienes suerte, a lo mejor, te encuentras en todo el trayecto, 3 vehículos. La subida es progresiva y prolongada pero con muy poco estado de forma se sube perfectamente.
Personalmente a mi me hacía mucha ilusión ascender por el Padornleo por la pista pero todo el mundo nos informó de que era imposible, porque no estaba marcada ya que la vegetación escondía las indicaciones, aparte del suelo que, según nos dijo un señor, dificultaba incluso el camino en 4x4.
Si se sube por la carretera vieja te evitas tener que pasar por el tunel que tiene la nacional.
Con la subida de La Canda pasa lo mismo, y si vas por la vieja te evitas el tunel aunque como no hay apenas circulación, no hay ningún peligro.
La bajada a Lubián quisimos hacerla por una trialera que hay a la izquierda de la carretera, a poco de pasar el tunel, se ve preciosa, pero nos cogió mucha lluvia y la bajada se transformó en un barrizal con mucha agua, pues sirve de aliviadero de la carretera y de la ladera, lo que nos obligó a desandar lo 'andado' y tuvimos que volver a la carretera y bajar por ella.
Vivimos dos partes realmente duras. la primera a la salida de Ourense, cogiendo la subida de la derecha pasado el puente romano, con un desnivel enorme, no apto para la bicicleta. Con todo algunos de nosotros pudimos acabarla. Tiene un repechón extraordinario que se complementa, además, con un tramo de suelo hecho a base de grandes piedras de río, enormes que te hacen ir dando saltos todo el tramo, 2 km en total y no dejan contento.
Si la salida la haces por 'la Costiñana' también es de aupa. Un vecino de Ourense me dijo que se planteó como carretera a Santiago y ante la dificultad de los coches para subir, decidieron cambiar de idea y hacerla por el tramo anterior que hicimos nosotros. Y el otro tramo duro de verdad, es el que sale del Monasterio de Oseira, pues empieza inmediatamente una trialera con un gran desivel muy dificil de hacer de subida y luego de bajada. Nadie pudo acabarla entera. Algunos de nosostros hicimos parte de la subida y de la bajada, todo y que no es cien por cien ciclable, y tuvimos que subir andando una parte del camino, pero valió la pena.
Finalmente, la ultima etapa hasta Santiago desde Silleda se me hizo muy pesada, pues es un rompepiernas con subidas y bajas constantes y llevabamos seis dias con el dale que te pego al pedal.
En general y desde mi punto de vista, esta vía es muchísimo más bonita que la del Camino Francés, ya desde Zamora, con mucho bosque y vegetación frondosa, con muchos colores y una orografía poco 'castellana' tipo Burgos, mucho más rica en todos los sentidos paisajisticamente hablando.
Me sorprendió tan poca gente haciendo el camino por esta vía pues nos encontramos no más de 8 personas en todo el trayecto, excepto a la llegada a Silleda, donde iba un grupo numeroso.
Para los ciclistas yo creo que esta vía es más exigente que la del Camino Francés, y si la quieres hacer por pista, con alforjas, es más difícil e incómoda que la otra. Además, en la zona de Zamora no es dificll perderte pues la señalización es muy deficiente si estás acostumbrado a la del Camino Francés, excepto conforme te vas acercando a Galicia, donde no hay ningún problema."

16Enric21 junio 2004

Enric, de Barcelona, recorrió la Vía de la Plata en bicicleta entre Zamora y Santiago en mayo de 2004. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje y el paisanaje". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el trato en algunos bares donde fuimos a pedir bocadillos. En muchos sitios aún no tenían pan a la 1 de la tarde, y tampoco se les veía con ganas de atenderte". De este Camino piensa que es "agradable, y duro al final, pues al ir en bicicleta y hacer bastantes kilómetros, mis músculos iban muy cargados". Por último, nos avisa de que "la señalización no es buena, sobre todo desde Zamora, y durante las primeras etapas".

15Mari Carmen23 mayo 2004

Mari Carmen, de Hondarribia, recorrió la Vía de la Plata andando en abril-mayo de 2004 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "conocer a las personas que me encontré en el camino". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "quedarme sola y decidir seguir: en algunas etapas fui sin encontrarme con nadie". De este Camino piensa que es "una bonita experiencia, aunque duro para mí porque no hay suficientes albergues para organizar las etapas a medida de las posibilidades de cada un@". Por último, aconseja lo siguiente: "llevar los calcetines como guantes: ajustados, aunque sean de un número más pequeño; ser minimalistas en lo que metemos en la mochila (yo he llevado 6,30 kg)".

14Jorge18 mayo 2004

Jorge, de Elche, recorrió la Vía de la Plata andando en agosto 2003 entre Mombuey y Santiago de Compostela. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "los paisajes de la sierra sanabresa, la amabilidad de todas las gentes de la zona y en especial de todos los miembros de Protección Civil de todos los pueblos con albergue". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "por poner algo, la falta de albergues en determinadas poblaciones (Zamora, Puebla de Sanabria...)". De este Camino piensa que "aunque es duro (calor, falta de pueblos con bares...), se realiza bien porque no hay esa competencia por llegar al albergue corriendo para coger cama. Lo que te permite disfrutar de TODO el Camino". Por último, aconseja lo siguiente: "aunque en todos los pueblos hay fuentes fresquísimas (por lo menos hasta Orense), hay que llevar agua de sobra".

13Ricardo Paniagua Mateos26 abril 2004

Ricardo Paniagua Mateos recorrió la Vía de la Plata en bicicleta del 8 al 17 de abril de 2004 entre Merida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "quede con una persona que no conocia de nada, quedamos por Internet, un tío genial, en cuanto a los lugares, aunque todas tienen su encanto me quedo con Merida, Caceres, Salamanca y Santiago. Los paisajes maravillosos, sobre todo en la etapa de Requejo a Laza, será por la entrada en Galicia, miña terra galega, los albergues los de Galicia, por la cuenta que le trae y un saludo al párroco D. Tomás de El Cubo del Vino, que nos invitó a cenar con una gran amabilidad y simpatía". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "algunos albergues y refugios antes de entrar en Galicia". De este Camino piensa que es "duro pero agradable; tiene zonas muy duras, incluso subidas por cortafuegos y pendientes del 20%, muchas zonas que hay que llevar la bici a cuestas y cruzar riachuelos, quizas no está muy bien indicado para bicicletas, pero bueno ya sabemos a lo que vamos".

12Pepe Soto10 febrero 2004

Pepe Soto, peregrino burgalés, recorrió la Vía de la Plata a pie en marzo 2001 entre Sevilla y Santiago de Compostela. "Puedo decir que en cuanto al paisaje me gusto todo el camino, cada lugar tiene su encanto: los pueblos de Andalucia, con sus blancas fachadas; en Extremadura, los cerdos comiendo bellotas; en Castilla las grandes fincas con sus toros mirandote cuando pasas cerca de ellos; después de Salamanca extensas fincas de cereales; grandes puertos: el Padornelo y la Canda; y en Galicia todo maravilloso: verde, agua, castaños... Muy buenas personas en todos los pueblos. Gastronomia variada. Iglesias, monumentos y restos romanos. Ciudades para ver con tranquilidad: Sevilla, Mérida, Cáceres, Salamanca, Zamora, Puebla de Sanabria, Orense y finalmente Santiago, una maravilla". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "quizás alguna vez necesitaba alguna compañía cuando caminaba, practicamente hice solo el Camino, asi que cuando llegaba, me tenia que desahogar, hablando y hablando con el camarero, el señor del bar, la señora del restaurante o del hostal, el policia municipal, el cura, en fin: con el que podia. Tambien encontré pocos albergues hasta Galicia, en muchos sitios o estaban previstos o no acabados. En algunos tramos falta señalizacion o yo no la vi, y me tocó hacer algún kilómetro de más". De este Camino piensa que es "algunos dias duro por las largas distancias y falta de agua. Por lo demas el perfil es bastante llano y me resulto tan agradable que este año 2004, en marzo, espero repetir empezando en Granada". Por último, aconseja lo siguiente: "Consejos los clásicos: si pueden que elijan la epoca, por ser sitios que en verano hace mucho calor. Una guía y si ven que las distancias de las etapas son grandes, proveerse de comida y agua. Y sobre todo buen humor y a disfrutar del Camino".

11Jean-Louis15 enero 2004

Jean-Louis, de Cap-Rouge (Québec, Canada), recorrió la Vía de la Plata a pie del 8 de marzo al 13 de abril de 2003 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "sin orden ni concierto: diversidad y variedad, sorpresas de todas formas, la acogida o la ayuda simpáticas y atentas de todos, el encuentro de personas muy especiales y inolvidables, particularmente la señora Elena del Bar de La Ruta en Carcaboso, el señor Jésus del Bar El Peregrino en Granja de Moreruela, y por supuesto Padre Don Blas Rodriguez en Fuenterroble de Salvatierra, Padre José Luis en el Monasterio de Oseira, los maravillosos albergues en Galicía y entre ellos el de Cea (paz y tranquilidad), el sol y el calor (soy de Canada), y el gusto de volver de nuevo en Santiago". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la señalización muy dificíl o que faltaba en algunas secciones y desgraciadamente una acogida muy fria en el uno lugar en el que no pensaba que seria posible". De este Camino piensa que es "un poco duro físicamente pero muy muy duro anímicamente a causa de la soledad y de las faltas en la señalización". Por último, aconseja lo siguiente: "es muy importante de prepararse con una grande atención, de leer guías y documentos y si posible de consultar y discutir con un peregrino que haya hecho la peregrinación".

10Manuel Bermúdez21 diciembre 2003

Manuel Bermúdez recorrió la Vía de la Plata a pie desde el 29 junio al 16 julio de 2003 entre La Linea de la Concepción y Fuenterroble de Salvatierra. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje, el camino bien señalizado (en general), la gente muy amable y los pueblos, algunos desconocidos y pintorescos". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las etapas largas, que es muy solitario (durante todo el camino solo me encontré con 3 peregrinos a pie y 7 en bicicleta), los llanos de Cáceres sin sombra alguna". De este Camino piensa que es "agradable en la primera parte, muy arbolado y fresco; pero a medida que se deja la costa se va endureciendo el clima, aumentando la temperatura y por tanto el calor, llegando a sitios muy duros; en general con calor, pero soportable". Por último, aconseja lo siguiente: "Iniciar el camino informado, conocer las etapas, ir provistos de líquidos si se hace en verano, llevar lo mínimo indispensable en la mochila y mucha ilusión y mentalización. Entrenar antes de empezar y llevar movil: es un camino muy solitario".

9Alfonso Biescas Vignau8 diciembre 2003

Alfonso Biescas Vignau recorrió la Vía de la Plata a pie en marzo 2002 entre Sevilla y Caceres. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la gente, la naturaleza, y los productos del cerdo...". Lo que menos le agradó, en cambio, fueron "las lluvias torrenciales que sufrí (el año anterior hube de abandonar por las crecidas), el barro y los perros". De este Camino piensa que es "Maravilloso. Estaba en forma y no tuve ningún problema físico (ni siquiera una pequeña ampolla). Me limité a disfrutar de la experiencia hasta que se me acabó el dinero". Por último, aconseja lo siguiente: "Buena preparación fisica, mental y material. Saber a qué se va a enfrentar uno y cómo".

8Esther16 noviembre 2003

Esther recorrió la Vía de la Plata a pie en julio del 2002 entre Sevilla y Muxia. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "el paisaje y la poca masificacion". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor y la falta de fuentes". De este Camino piensa que es "agradable porque ya hay peregrinos, albergues y buena gente". Por último, aconseja lo siguiente: "tener mucha ilusion y muchas ganas".

7Joan Rossinyol23 octubre 2003

Joan Rossinyol recorrió la Vía de la Plata a pie en octubre del 2003 entre Cáceres y Puebla de Sanabria. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la hospitalidad en los pueblos pequeños, gente encantadora que trata maravillosamente al peregrino. También, como no, las bellísimas dehesas entre Cáceres y Salamanca, y los frondosos bosques de Sanabria". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "encontrar algunos albergues en un estado, digamos, poco higiénico. Sin ninguna duda seria mejor que no fuesen gratuitos a cambio de un pequeño mantenimiento de los mismos". De este Camino piensa que es "duro por las distancias entre los pueblos y los pocos servicios. Apasionante por el intenso contacto con la naturaleza. Enriquecedor por las gentes y la cultura de los pueblos y ciudades". Por último, aconseja lo siguiente: "poco peso en la mochila, preparación física previa y a ser posible ir en primavera o en otoño. Cargar con mucha agua y si se viaja solo llevar el movil por seguridad y informar a algún amigo de cada etapa".

6Pierre Giraud9 octubre 2003

Pierre Giraud recorrió la Vía de la Plata a pie en junio/julio de 2003 entre Sevilla y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "personas maravillosas, paisajes grandiosos, todos los lugares". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor: 45°C". De este Camino piensa que es "agradable y duro ". Por último, aconseja lo siguiente: "tomar su tiempo. el camino no es un maraton".

5Paca y Salva19 septiembre 2003

Paca y Salva recorrieron la Vía de la Plata a pie en julio y agosto de 2003 entre Sevilla y Santiago. Lo que más les gustó de esta ruta jacobea fue "que es un camino poco transitado, la bellísima dehesa, los numerosos puertos de montaña, la gente tan buena, la soledad frente a la naturaleza, los pueblos desconocidos...". Lo que menos les agradó, en cambio, fue "el calor excepcional que ha hecho incluso en zonas tradicionalmente frescas como Galicia, también la travesía de algunas fincas entre ganado suelto de tremenda estampa". De este Camino piensan que es "duro, porque algunas etapas tenían que ser necesariamente largas al no haber pueblos intermedios o carecer los que había de servicios de todo tipo". Por último, aconsejan lo siguiente: "que afronten este impresionante camino con mucha ilusión y, si les es posible, con compañía".

4Jordi19 agosto 2003

Jordi recorrió la Vía de la Plata en bicicleta en verano de 2002 entre Mérida y Astorga. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "que es una ruta muy tranquila, con bonitos paisajes y gente encantadora". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "el calor y una mejorable señalización". De este Camino piensa que es "agradable, salvo algún rodeo excesivo por nuestros despistes o una deficiente señalización". Por último, aconseja lo siguiente: "vigilar las señales y cargar abundante agua y comida energética".

3Celia4 julio 2003

Celia, de Zaragoza, recorrió la Vía de la Plata a pie en junio de 2003 entre Mérida y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "la interacción con los lugareños: la gente es estupenda, y los paisajes maravillosos. Los albergues de Sta Croya de Tera, Lubián, Vilar de Barrio y Cea son de lujo". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "que el camino esta impracticable en muchas zonas, hay demasiados tramos por carretera, los perros, el calor hasta Zamora, las distancias tan largas entre poblaciones, la escasez de albergues hasta que llegas a Galicia". De este Camino piensa que es "duro por la falta de peregrinos. Me gusto mucho el Camino Francés por la cantidad de peregrinos con los que conversar en cualquier parte del camino". Por último, aconseja lo siguiente: "No escatimar el cargar con agua y sobre todo no ir solos. Una compañera salió andando sola y tras un golpe de calor y fatiga se perdió y tuvo que avisar al 112. A mí me dio una pájara el primer dia, pero como iba con mi marido, me animó a seguir adelante".

2Joan Rossinyol3 julio 2003

Joan Rossinyol recorrió la Vía de la Plata a pie en junio del 2003 entre Puebla de Sanabria y Santiago. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue "los albergues son más que aceptables, y el recorrido trascurre en buena parte por bonitos y densos bosques en un entorno rural. La lugareños son gente agradable con ganas de hablar con los pocos peregrinos que pasan". Lo que menos le agradó, en cambio, fue "la señalización poco uniforme, en algunos casos excesiva y en otros escasa. También, como no, las desagradables entradas a las grandes ciudades, en este caso Ourense y Santiago". De este Camino piensa que es "duro por la soledad, al ser todavía escasa la presencia de peregrinos por esta ruta, y agradable por el contacto directo con una naturaleza no explotada turísticamente". Por último, aconseja lo siguiente: "los normales, poco peso en la mochila, una preparación física previa, y a disfrutar con intensidad y sin prisas de todo lo nuevo que nos trae cada paso ".

1Jean-Claude Albertin8 junio 2003

Jean-Claude Albertin, peregrino francés, recorrió la Vía de la Plata a pie en mayo de 2002 entre Sevilla y Merida. Lo que más le gustó de esta ruta jacobea fue que "los paisajes están muy bien y los raros albergues también; y la acogida de la poblacion es muy calurosa". Lo que menos le agradó, en cambio, fue que "las flechas amarillas son muy raras". De este Camino piensa que es "el camino es duro a causa del calor". Por último, aconseja lo siguiente: "en mayo es la romeria de san isidro y muchos pueblos están desiertos".